Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 febrero 2014 5 07 /02 /febrero /2014 16:50

ARTÁIZ-XIII: UNA PRUEBA IRRACIONAL

 

 Por Simeón Hidalgo Valencia (07-02-2014)

 

 

Hay noticias desgarradoras que nos resultan muy difíciles de asimilar. Si nos repugnan es porque sus protagonistas han ido en contra del sentir natural que nos impulsa a defender y proteger la vida por nosotros creada. Si se quiere lo podríamos llamar el instinto de supervivencia, que nos impele a reproducirnos, a contribuir a la pervivencia de la especie y a defender a nuestra progenie. Al fin y al cabo somos animales. 

 

Estas noticias nos hablan de padres que matan a sus propios hijos. A veces por vengarse de su ex pareja, a veces para cobrar una herencia, a veces porque la persona en cuestión ha llegado a una situación de la que no atisba en su propio horizonte ninguna salida y decide acabar con su vida y la de los suyos.  

 

Últimamente hemos tenido varios casos en España que impresionan a cualquiera por su propia crueldad. Mientras escribo esto, en estos instantes, oigo en la radio el caso de una niña gallega que ha sido hallada muerta en el monte y la posible implicación de sus padres adoptivos en el hecho. Un caso más que periódicamente se repite, que nos hiela la sangre, con el que los medios de información nos tendrán ocupados durante largo tiempo. 

 

Recuerdo un escrito que alguien puso a la vista de los vecinos haciendo saber a otro, con el que había tenido ciertas desavenencias, que él por sus hijos mataba. Una frase que con frecuencia se oye también en ciertos programas televisivos en boca de personajes populares, que refleja ese instinto natural a defender a la propia descendencia. 

 

A veces, también entre una pareja de enamorados, surge la pregunta típica para valorar la firmeza del amor que hay entre ellos. 

 

-¿Qué estarías dispuesto o dispuesta a hacer para demostrarme tu amor?

-¡Por ti haría lo que me pidas! ¡Cualquier cosa!

-¿Matarías por mi? 

 

...

 

-¿Que pensaríamos de alguien, por más poderoso que fuera, que como prueba de fidelidad hacia él nos pidiera que matáramos a nuestro único hijo y se lo ofreciéramos en sacrificio? ¿Tendríamos valor para hacerlo? 

 

1347-1---copia.jpgPues si seguimos con la siguiente metopa nos encontramos con Abraham. Es el protagonista de esta historia. Aunque esté algo deteriorada se puede apreciar todavía la escena que narra la Biblia. En ella Abraham tiene que tomar una decisión muy importante en la que entran en lucha su propio sentir natural y la obediencia a su Dios, quien formula la petición. Una gran lucha interna se le presenta cuando se le pide que mate a su hijo y se lo ofrezca en sacrificio a su Dios. 

 

La figura de Abraham es muy importante en la Biblia y en ella aparece como el paradigma de los creyentes. Desde el capítulo 12 hasta el 25 se habla de él en el libro del Génesis con ese halo de leyenda, que resulta poco comprensible para las mentes occidentales y racionalistas del siglo XXI, lo que hace pensar a más de uno que todo eso es un cuento. 

 

Si leemos esos capítulos del Génesis nos sorprenderán sin duda. De la importancia que tiene este personaje de la antigüedad  para las gentes de hoy en día se puede comprobar a través de contabilizar los millones de personas que le tienen como origen de sus propias creencias y le consideran, de un modo u otro como su padre. El padre Abraham, como le llamaba el rico de la metopa anterior. 

 

Pues bien, si hacemos esa cuenta veremos que más de los dos tercios de la población mundial actual tienen a Abraham en el origen de su fe y le denominan "Padre de los creyentes". Son las denominadas religiones del Libro constituidas por el Judaísmo, el  cristianismo y el Islamismo. 

 

Si alguna vez tenéis la ocasión de leer estos capítulos que hablan de Abraham en la Biblia, veréis que a punto estuvo esto de no ser así, por la historia que aquí se nos narra, que de pequeños, cuando nos la contaban en la catequesis, atraía la atención de todos los niños.  

 

Dice así: 

 

"Después de estas cosas sucedió que Dios tentó a Abraham y le dijo:

-¡Abraham! ¡Abraham!

El respondió:

-Heme aquí .

Díjole:

-Toma a tu hijo, a tu único, al que llamas Isaac, vete al país de Moria y ofrécele allí en holocausto en uno de los montes, el que yo te diga.

Levantose, pues, Abraham de madrugada, aparejó su asno y tomó consigo a dos mozos y a su hijo Isaac. Partió la leña para el holocausto y se puso en marcha hacia el lugar que le había dicho Dios. Al tercer día levantó Abraham los ojos y vio el lugar desde lo lejos. Entonces dijo Abraham a sus mozos:

-Quedaos aquí con el asno. Yo y el muchacho iremos hasta allí, haremos oración y volveremos donde vosotros.

Tomó Abraham la leña del holocausto, la carga sobre su hijo Isaac, tomó en su mano el fuego y el cuchillo, y se fueron los dos juntos. Dijo Isaac a su padre Abraham:

-¡Padre!

Respondió:

-¿Qué hay, hijo?

-Aquí está el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?

Dijo Abraham:

-Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío.

Y siguieron andando los dos juntos.

Llegados al lugar que le había dicho Dios, construyó allí  Abraham el altar, y dispuso la leña; luego ató a Isaac, su hijo, y le puso sobre el ara, encima de la leña. Alargó Abraham la mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo.

Entonces le llamó el Ángel de Yahvéh desde los cielos diciendo:

-¡Abraham!, ¡Abraham!

Él dijo:

-Heme aquí.

Dijo el Ángel:

-No alargues tu mano contra el niño, ni le hagas nada, que ahora ya sé que tú eres temeroso de Dios, ya que no me has negado tu hijo, tu único.

Levantó Abraham los ojos, miró y vio un carnero trabado en un zarzal por los cuernos. Fue Abraham, tomó el carnero, y lo sacrificó en holocausto en lugar de su hijo. Abraham llamó a aquel lugar "Yahvéh provee", de donde se dice hoy en día: "En el monte Yahvéh provee."

El ángel de Yahvéh llamó a Abraham por segunda vez desde los cielos, y dijo:

-Por mí mismo juro, oráculo de Yahvéh, que por haber hecho esto, por no haberme negado tu hijo, tu único, yo te colmaré de bendiciones y acrecentaré muchísimo tu descendencia como las estrellas del cielo y como las arenas de la playa, y se adueñará tu descendencia de la puerta de tus enemigos. Por tu descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra, en pago de haber obedecido tú mi voz.

Volvió Abraham al lado de sus mozos, y emprendieron la marcha juntos hacia Berseba. Y Abraham se quedó en Berseba.” 

 

... 

 

-Este es el relato y así lo ha reflejado el maestro tallista, siendo fiel al momento central de la narración. Podemos ver a Abraham en el momento de alzar el cuchillo, a Isaac sobre el altar del sacrificio y al carnero enredado por los cuernos en unas zarzas.

 

Para los ojos de su Dios, Abraham había superado la prueba o tentación interna pues en esa lucha decidió que tenía que obedecer al ser superior que le mandaba algo que iba contra el sentir natural de un padre. Por eso fue bendecido y recompensado. 

 

-¡Ya!, pero ¿qué Dios tan bárbaro puede mandar eso? 

 

-Esa es una de las cuestiones que nos podemos plantear, desde luego, pero creo que nos aleja y nos despista de la cuestión principal. Por delante de ella está la siguiente: ¿Qué decisión tomaría yo si se me pidiera lo mismo?

Compartir este post

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de simeonhidalgo.over-blog.com
  • El blog de simeonhidalgo.over-blog.com
  • : Este blog quiere recoger mis inquietudes y trabajos sobre el Patrimonio del Valle de Izagaondoa y valles vecinos en torno a Izaga, en Navarra. Igualmente pretende dar a conocer el Patrimonio de nuestros pueblos.
  • Contacto

Recherche

Liens