Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
6 junio 2014 5 06 /06 /junio /2014 18:54

ARTÁIZ XV – DESCENDER A LOS INFIERNOS

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (06-06-2014) 

 

P3210213-1.jpg

-Pues la verdad sea dicha, personalmente me resultaría muy difícil interpretar en profundidad las manifestaciones artísticas de religiones como la judía, la islámica o la budista, por ejemplo. 

-¿Por qué dices eso? ¿No has estudiado Historia del Arte Universal a lo largo de la carrera de Historia? ¿O no te fue bien? 

-¡Que si estudiamos Arte! ¡A lo largo de los diez semestres de la carrera! ¡Y era uno de los temas que se me daba mejor! 

-¿Entonces? 

-Lo digo porque una cosa es conocer las formas, los estilos, las expresiones y otra, quizás lo principal, vivir y conectar con la mentalidad, el pensamiento, las creencias de donde surgen. Pienso que en estos casos me falta una parte esencial para poder ver más allá de lo que externamente veo y poder captar todo lo que estas expresiones artísticas comunican. 

-¿Quieres decir que para comprender el arte de cualquier civilización has de sintonizar lo más posible con su mundo de creencias? 

-Así es. ¿No se tendrá más facilidad para ver la totalidad de una manifestación artística si además se comparte la fe que la origina? Por eso digo que me muevo mejor y comprendo más en profundidad las manifestaciones artísticas del entorno de mis propias creencias, que es lo cristiano.  

-Entonces ¿Si no crees o profesas una determinada religión no puedes comprender sus manifestaciones artísticas?  

-Quizás si. No lo sé. Es la duda que yo tengo a la vista de lo que personalmente siento. Ya te digo. Llego más lejos en el arte cristiano que en el islámico, por ejemplo. En lo islámico puedo identificar lo externo de sus manifestaciones, pero se me escapa su mundo interno, su simbolismo, su fe, pues al fin y al cabo el arte es la plasmación externa del mundo de las ideas y creencias del artista. 

-Pues ya conoces lo que pienso respecto a la religión. Para mí, Dios no existe y sin embargo intento conectar con lo que aquí se representa. A mí también me dice algo todo lo que hemos visto hasta el momento. También en esta hermosa fachada de Artáiz hay mensajes para los simples humanos que no creemos en Dios. Hay valores básicos aquí esculpidos que no son ni cristianos, ni judíos, ni budistas, ni islámicos, ni corresponden a una creencia en exclusiva, pero que a todas ellas pertenecen, al igual que a los agnósticos y ateos. Aunque a lo mejor puede ser también que a los que os profesáis creyentes, vuestra misma fe os ciegue y os impida ver el vasto mundo de ideas que hay en el mundo y por pretender ir más allá os olvidéis del más acá, es decir, del denominador común que tenemos las personas de cualquier raza o lugar. 

Así dialogan dos amigos entendidos en Arte frente a la fachada de San Martín de Artáiz. El matiz es que uno se declara creyente en Jesús y el otro ateo. Los dos parten de lo que ven. Los dos con ojos críticos de expertos observan esta metopa.  

Yo he seguido su conversación sin intervenir, pues no tenía vela para ese entierro y discretamente, mientras seguía sacando fotografías de cada escena y detalle, me he interesado por su reto para ver quién de los dos interpretaba correctamente la siguiente metopa y por la reacción de ambos he tenido la impresión de que tanto al creyente como al ateo esta escena se les resistía. He dejado mi trabajo y me he sentado en el banco de piedra, a la sombra de la acacia. He sacado mi tablee y me he puesto a describirla. 

La escena que aquí se reproduce recoge una de las creencias de los cristianos. La de que Jesús, en el tiempo que estuvo muerto fue o bajó a "los infiernos" o sehol judío, que no el infierno de los cristianos con diablos, fuego y tormento eterno, para rescatar de "ese lugar indefinido" a las almas de las personas que en su vida habían sido buenas y llevarlas al "cielo", comenzando por Adán, el padre de la humanidad. 

Curiosamente esta escena, como casi la totalidad de las que se muestran en Artáiz, no está sacada de la Biblia, aunque tenga un componente espiritual cristiano y se recuerde en la liturgia que se celebra en la iglesia católica en la celebración de la noche de Pascua de resurrección.

Quien esto desconoce muy difícilmente puede identificar la escena y mucho menos leer básicamente lo que en ella se comunica. De ahí que a ambos amigos les resultara difícil, si no ya describir lo que veían, sí interpretar e identificar correctamente a los personajes. 

 

-Esta otra metopa, comenta el guía a los visitantes, nos narra una de las afirmaciones del credo cristiano. La denominada “anástasis” o descenso de Jesús a los infiernos para rescatar a los justos del Antiguo Testamento. Personas buenas anónimas, reyes, profetas, jueces, patriarcas, hasta llegar a Adán y Eva.

No responde a la representación de ningún texto bíblico, porque este pasaje no está en la Biblia, aunque sí es una creencia de la tradición de la iglesia a la que uno de sus hombres sabios, san Epifanio, allá por el siglo IV, dedicó una hermosa narración.

Con el tiempo entró a formar parte de la liturgia de la vigilia de la noche de resurrección y dice así: 

Antes de leer él mismo, pide como siempre un voluntario o voluntaria para hacer la lectura. Un señor entrado en años se ofrece. Su cara le resulta conocida al guía de la visita. Saca sus gafas de lectura, se las coloca con parsimonia y con voz recia y bien templada, lee. 

“¿Qué es lo que hoy sucede? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio y una gran soledad. Un gran silencio, porque el Rey duerme. La tierra está sobrecogida, porque Dios se ha dormido y ha despertado a los que dormían desde antiguo. Dios hecho hombre ha muerto y ha conmovido la región de los muertos. 

En primer lugar, va a buscar a nuestro primer padre, como a oveja perdida. Quiere visitar a «los que yacen en las tinieblas y en las sombras de la muerte». Él, Dios e Hijo de Dios, va a liberar de los dolores de la muerte a Adán, que está cautivo, y a Eva, que está cautiva con él. 

El Señor se acerca a ellos, llevando en sus manos el arma victoriosa de la cruz. Al verlo, Adán, nuestro primer padre, golpeándose el pecho de estupor, exclama, dirigiéndose a todos: «Mi Señor esté con todos vosotros». Y Cristo responde a Adán: «Y con tu espíritu». Y, tomándolo de la mano, lo levanta, diciéndole: «Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos y Cristo será tu luz». Yo soy tu Dios, que por ti y por todos los que han de nacer de ti me he hecho hijo tuyo. Y ahora te digo que tengo poder de anunciar a todos los que están encadenados: «Salid», y a los que están en tinieblas: «Sed iluminados», y a los que duermen: «Levantaos». Y a ti te mando: «¡Despierta, tú que duermes!», pues no te creé para que permanezcas cautivo del abismo. ¡Levántate de entre los muertos!, pues yo soy la vida de los que han muerto. Levántate, obra de mis manos; levántate, imagen mía, creado a mi semejanza. Levántate, salgamos de aquí, porque tú en mí y yo en ti formamos una sola e indivisible persona. 

Por ti, yo, tu Dios, me he hecho hijo tuyo. Por ti, yo, tu Dios, me revestí de tu condición de siervo; por ti, yo, que estoy por encima de los cielos, vine a la tierra, y aún bajo tierra. Por ti, hombre, me hice hombre, semejante a un inválido que tiene su lecho entre los muertos; por ti, que fuiste expulsado del huerto del paraíso, fui entregado a los judíos en el huerto y sepultado en un huerto. 

Mira los salivazos de mi cara, que recibí por ti, para restituirte tu primer aliento de vida que inspiré en tu rostro. Contempla los golpes de mis mejillas, que soporté para reformar, según mi imagen, tu imagen deformada. Mira los azotes de mi espalda, que acepté para aliviarte del peso de tus pecados, cargados sobre tus espaldas; contempla los clavos que me sujetaron fuertemente al madero de la cruz, pues los acepté por ti, que en otro tiempo extendiste funestamente una de tus manos al árbol prohibido. 

Me dormí en la cruz y la lanza penetró en mi costado, por ti, que en el paraíso dormiste y de tu costado salió Eva. Mi costado ha curado el dolor del tuyo. Mi sueño te saca del sueño de la muerte. Mi lanza ha eliminado la espada de fuego que se alzaba contra ti. 

¡Levántate, salgamos de aquí! El enemigo te hizo salir del paraíso; yo, en cambio, te coloco no ya en el paraíso, sino en el trono celestial. Te prohibí que comieras «del árbol de la vida», símbolo del árbol verdadero: «¡Yo soy el verdadero árbol de la vida!» y estoy unido a ti. Coloqué un querubín, que fielmente te vigilara, ahora te concedo que los ángeles, reconociendo tu dignidad, te sirvan. 

Tienes preparado un trono de querubines, están dispuestos los mensajeros, construido el tálamo, preparado el banquete, adornados los eternos tabernáculos y mansiones, a tu disposición el tesoro de todos los bienes, y desde toda la eternidad preparado el Reino de los cielos”. 

Los asistentes escuchan en silencio y con atención. Sus miradas fijas en la metopa comprueba que tal como se escucha, así el cantero medieval lo describe en la piedra y comprenden ahora que esta escena muestra claramente la creencia cristiana de la victoria de Jesús sobre la muerte, representada en la calavera dominada por la cruz que porta. El infierno o Hades está representado por la cabeza de un monstruo, Leviatán, por cuya gran boca salen los justos rescatados por Jesús.  

-Pero no todos ganan la batalla, les comenta el guía, a juzgar por la presa humana que retiene otro fiero animal en la parte superior izquierda de la metopa.  

Terminada la lectura, el voluntario lector de voz recia se quita las gafas lentamente, las guarda en su funda y comenta:  

-Ahora entiendo lo que mi amigo quería decir el otro día, cuando vinimos por nuestra cuenta a ver esta magnífica fachada. Si no estás en la onda, sólo veras lo externo, ¡y si lo ves!  El escrito de este San Epifanio me lo ha hecho comprender. Otra cosa es que yo me lo crea… ¡pero no viene nada mal ampliar el conocimiento!

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
7 febrero 2014 5 07 /02 /febrero /2014 16:50

ARTÁIZ-XIII: UNA PRUEBA IRRACIONAL

 

 Por Simeón Hidalgo Valencia (07-02-2014)

 

 

Hay noticias desgarradoras que nos resultan muy difíciles de asimilar. Si nos repugnan es porque sus protagonistas han ido en contra del sentir natural que nos impulsa a defender y proteger la vida por nosotros creada. Si se quiere lo podríamos llamar el instinto de supervivencia, que nos impele a reproducirnos, a contribuir a la pervivencia de la especie y a defender a nuestra progenie. Al fin y al cabo somos animales. 

 

Estas noticias nos hablan de padres que matan a sus propios hijos. A veces por vengarse de su ex pareja, a veces para cobrar una herencia, a veces porque la persona en cuestión ha llegado a una situación de la que no atisba en su propio horizonte ninguna salida y decide acabar con su vida y la de los suyos.  

 

Últimamente hemos tenido varios casos en España que impresionan a cualquiera por su propia crueldad. Mientras escribo esto, en estos instantes, oigo en la radio el caso de una niña gallega que ha sido hallada muerta en el monte y la posible implicación de sus padres adoptivos en el hecho. Un caso más que periódicamente se repite, que nos hiela la sangre, con el que los medios de información nos tendrán ocupados durante largo tiempo. 

 

Recuerdo un escrito que alguien puso a la vista de los vecinos haciendo saber a otro, con el que había tenido ciertas desavenencias, que él por sus hijos mataba. Una frase que con frecuencia se oye también en ciertos programas televisivos en boca de personajes populares, que refleja ese instinto natural a defender a la propia descendencia. 

 

A veces, también entre una pareja de enamorados, surge la pregunta típica para valorar la firmeza del amor que hay entre ellos. 

 

-¿Qué estarías dispuesto o dispuesta a hacer para demostrarme tu amor?

-¡Por ti haría lo que me pidas! ¡Cualquier cosa!

-¿Matarías por mi? 

 

...

 

-¿Que pensaríamos de alguien, por más poderoso que fuera, que como prueba de fidelidad hacia él nos pidiera que matáramos a nuestro único hijo y se lo ofreciéramos en sacrificio? ¿Tendríamos valor para hacerlo? 

 

1347-1---copia.jpgPues si seguimos con la siguiente metopa nos encontramos con Abraham. Es el protagonista de esta historia. Aunque esté algo deteriorada se puede apreciar todavía la escena que narra la Biblia. En ella Abraham tiene que tomar una decisión muy importante en la que entran en lucha su propio sentir natural y la obediencia a su Dios, quien formula la petición. Una gran lucha interna se le presenta cuando se le pide que mate a su hijo y se lo ofrezca en sacrificio a su Dios. 

 

La figura de Abraham es muy importante en la Biblia y en ella aparece como el paradigma de los creyentes. Desde el capítulo 12 hasta el 25 se habla de él en el libro del Génesis con ese halo de leyenda, que resulta poco comprensible para las mentes occidentales y racionalistas del siglo XXI, lo que hace pensar a más de uno que todo eso es un cuento. 

 

Si leemos esos capítulos del Génesis nos sorprenderán sin duda. De la importancia que tiene este personaje de la antigüedad  para las gentes de hoy en día se puede comprobar a través de contabilizar los millones de personas que le tienen como origen de sus propias creencias y le consideran, de un modo u otro como su padre. El padre Abraham, como le llamaba el rico de la metopa anterior. 

 

Pues bien, si hacemos esa cuenta veremos que más de los dos tercios de la población mundial actual tienen a Abraham en el origen de su fe y le denominan "Padre de los creyentes". Son las denominadas religiones del Libro constituidas por el Judaísmo, el  cristianismo y el Islamismo. 

 

Si alguna vez tenéis la ocasión de leer estos capítulos que hablan de Abraham en la Biblia, veréis que a punto estuvo esto de no ser así, por la historia que aquí se nos narra, que de pequeños, cuando nos la contaban en la catequesis, atraía la atención de todos los niños.  

 

Dice así: 

 

"Después de estas cosas sucedió que Dios tentó a Abraham y le dijo:

-¡Abraham! ¡Abraham!

El respondió:

-Heme aquí .

Díjole:

-Toma a tu hijo, a tu único, al que llamas Isaac, vete al país de Moria y ofrécele allí en holocausto en uno de los montes, el que yo te diga.

Levantose, pues, Abraham de madrugada, aparejó su asno y tomó consigo a dos mozos y a su hijo Isaac. Partió la leña para el holocausto y se puso en marcha hacia el lugar que le había dicho Dios. Al tercer día levantó Abraham los ojos y vio el lugar desde lo lejos. Entonces dijo Abraham a sus mozos:

-Quedaos aquí con el asno. Yo y el muchacho iremos hasta allí, haremos oración y volveremos donde vosotros.

Tomó Abraham la leña del holocausto, la carga sobre su hijo Isaac, tomó en su mano el fuego y el cuchillo, y se fueron los dos juntos. Dijo Isaac a su padre Abraham:

-¡Padre!

Respondió:

-¿Qué hay, hijo?

-Aquí está el fuego y la leña, pero ¿dónde está el cordero para el holocausto?

Dijo Abraham:

-Dios proveerá el cordero para el holocausto, hijo mío.

Y siguieron andando los dos juntos.

Llegados al lugar que le había dicho Dios, construyó allí  Abraham el altar, y dispuso la leña; luego ató a Isaac, su hijo, y le puso sobre el ara, encima de la leña. Alargó Abraham la mano y tomó el cuchillo para inmolar a su hijo.

Entonces le llamó el Ángel de Yahvéh desde los cielos diciendo:

-¡Abraham!, ¡Abraham!

Él dijo:

-Heme aquí.

Dijo el Ángel:

-No alargues tu mano contra el niño, ni le hagas nada, que ahora ya sé que tú eres temeroso de Dios, ya que no me has negado tu hijo, tu único.

Levantó Abraham los ojos, miró y vio un carnero trabado en un zarzal por los cuernos. Fue Abraham, tomó el carnero, y lo sacrificó en holocausto en lugar de su hijo. Abraham llamó a aquel lugar "Yahvéh provee", de donde se dice hoy en día: "En el monte Yahvéh provee."

El ángel de Yahvéh llamó a Abraham por segunda vez desde los cielos, y dijo:

-Por mí mismo juro, oráculo de Yahvéh, que por haber hecho esto, por no haberme negado tu hijo, tu único, yo te colmaré de bendiciones y acrecentaré muchísimo tu descendencia como las estrellas del cielo y como las arenas de la playa, y se adueñará tu descendencia de la puerta de tus enemigos. Por tu descendencia se bendecirán todas las naciones de la tierra, en pago de haber obedecido tú mi voz.

Volvió Abraham al lado de sus mozos, y emprendieron la marcha juntos hacia Berseba. Y Abraham se quedó en Berseba.” 

 

... 

 

-Este es el relato y así lo ha reflejado el maestro tallista, siendo fiel al momento central de la narración. Podemos ver a Abraham en el momento de alzar el cuchillo, a Isaac sobre el altar del sacrificio y al carnero enredado por los cuernos en unas zarzas.

 

Para los ojos de su Dios, Abraham había superado la prueba o tentación interna pues en esa lucha decidió que tenía que obedecer al ser superior que le mandaba algo que iba contra el sentir natural de un padre. Por eso fue bendecido y recompensado. 

 

-¡Ya!, pero ¿qué Dios tan bárbaro puede mandar eso? 

 

-Esa es una de las cuestiones que nos podemos plantear, desde luego, pero creo que nos aleja y nos despista de la cuestión principal. Por delante de ella está la siguiente: ¿Qué decisión tomaría yo si se me pidiera lo mismo?

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
13 enero 2014 1 13 /01 /enero /2014 19:51

ARTÁIZ- XII- DE EPULONES Y MARGINADOS

 

 

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (13-01-2014)

 

 

 

PAMPLONA-VIEJO--2----copia--800x600-.jpgLa fuerte crisis económica que estamos padeciendo ha puesto de manifiesto las debilidades del sistema económico capitalista. Ha agudizado, aún más, el abismo que hay entre los que la padecen y la aguantan -la gran mayoría de la humanidad- y los que están por encima moviendo los hilos -la pequeña minoría-.

 

 

 

Yo no estoy, desde luego, dentro del segundo grupo, pero siento que en esta crisis soy uno de los que la aguantan bien. En primer lugar porque mis ingresos del mes los tengo por ahora asegurados, aunque cada mes se nota que la vida sube más y más. En segundo lugar porque mi estilo de vida es más bien sencillo y porque he aceptado ir contra corriente y tener criterio propio para desligarme de muchas de las ataduras supérfluas con que nos quieren atar. En tercer lugar porque he puesto en práctica desde niño lo que mi madre logró enseñarme con su ejemplo y he procurado administrarme de acuerdo a mis posibilidades.

 

 

 

-Cuando empieces a trabajar y cobres el sueldo cada mes, tienes que lograr que en tu libreta de ahorros a final de cada mes tengas, al menos, una peseta más que el mes anterior.

 

 

 

-¡Pues con una peseta de más, poco puedo hacer!, le decía yo al principio.

 

 

 

-¡Con una peseta sola, claro!. ¡Ni para pipas!, añadía. ¡Pero una peseta, más una peseta, más una peseta... a la larga serán muchas pesetas! y como dice el refrán: "Un grano, no hace granero, pero ayuda a su compañero" y si guardas en los momentos que te vaya bien, tendrás para cuando tengas un apuro, que siempre hay en la vida.

 

Otra cosa. Cuando vayas a comprar algo, cómpralo si tienes dinero para pagar al contado. No dejes nada a deber, porque te saldrá más caro.

 

 

 

Así que, ahora, cuando prácticamente ni peino canas y mi vida pende de un hilo,  miro hacia atrás y veo que eso que me inculcó ha sido una norma que he cumplido en general y puedo decir que no he tenido problemas económicos insalvables a lo largo de mis años. He vivido según mis posibilidades y no por encima de ellas. El lujo y la ostentación no me han atraído. No me quejo. He tenido suerte y me ha ido bien. La verdad es que me lo he currado, como mucha gente que conozco.

 

 

 

No he olvidado que mi padre era un obrero que trabajaba duro en Altos Hornos de Vizcaya para traer unas pocas pesetas al mes. Con ellas, a pesar de que no siempre llegaban íntegras a casa, mi madre hacía maravillas económicas y sacó a ocho hijos adelante y cuando, sola, lo tuvo que hacer, no se achantó y demostró el coraje que tenía.

 

 

 

Con todo, a pesar de que no soy millonario en euros, aunque sí, pienso, en otros valores para mí más apreciados, cuando salgo a la calle y veo a personas en situaciones extremas de pobreza tiradas en las calles mendigando una ayuda para poder comer ella o sus hijos, una punzada se clava en mi conciencia y me siento impotente y en parte responsable. A veces colaboro con algunas monedas. Otras me he dicho a mí mismo:

 

 

 

-Si doy a cada uno que me encuentro pidiendo por la calle, al final me tendré que poner yo también a pedir... Y he pasado de largo.

 

 

 

Paso de largo, sí, y pongo excusas para no responder al joven que sonriente me para por la calle y solicita poder robarme un minuto de mi tiempo para informarme de lo que hace la Cruz Roja en ayuda de estas gentes y pide mi colaboración mensual en la medida de mis posibilidades. ¡Hay tantos pidiendo y tantos que desean informar...!

 

 

 

Me acuerdo, y se me grabó para toda la vida, que un profesor que tuve nos decía que si nos ponemos a pensar sobre estas desigualdades sociales llegará un momento que nos daremos cuenta de que a pesar de que seamos currelas que llegamos justos a fin de mes, realmente estamos en el grupo de los privilegiados. A pesar de que para nada somos millonarios, realmente lo somos si tenemos en cuenta a la inmensa mayoría de las personas que en el mundo no tienen las condiciones básicas mínimas para vivir como personas.

 

 

 

Y luego, claro, está el evangelio para los que nos decimos cristianos, que aunque sea buena noticia, nos echa cada jarro  de agua fría que nos deja helados. Cualquiera que lea su postura ante estas desigualdades, sea creyente en Jesús o no, sea agnóstico o ateo, como la cuestión de las creencias no quita la de ser persona, se verá seriamente interpelado y como simple ser humano habrá de tomar decisiones ante estas desigualdades.

 

 

 

...

 

 

 

P3210216-2--800x600-.jpg-En la siguiente metopa se plasma la parábola del rico Epulón y del pobre Lázaro. Jesús era un maestro y como maestro puso ejemplos muy claros creando historias fácilmente comprensibles por su público, de las que saca unas enseñanzas. Son las parábolas, les digo a un grupo de jóvenes que con su profesora han venido a ver la iglesia de San Martín para estudiar in situ un ejemplo de arte románico.

 

 

 

La profesora les ha hablado ya en el aula de las características artísticas de este tipo de arte en todas sus manifestaciones y me ha pedido que les explique yo la cuestión iconográfica.

 

 

 

Les recuerdo lo del viaje en el tiempo, lo de situarse en el contexto histórico, lo de saber leer en este libro de piedra, lo de tratar de fijarse en los detalles, lo de aprender a leer los símbolos, lo de la actualidad de los mensajes que aquí se esculpen, lo de cristianizar los pensamientos, ritos y mitos antiguos, y veo mientras les hablo que sus rostros siguen con atención, quizás extrañados ante la novedad y actualidad de lo que escuchan.

 

 

 

Pido voluntarios o voluntarias para leer teatralizando un texto de más de dos mil años de antigüedad, les digo. Repartidos los papeles comienza el teatrillo leído y mientras lo escuchan veo que más de uno y más de una observan atentamente la metopa en cuestión.

 

 

 

-NARRADOR: “Era un hombre rico que vestía de púrpura y lino, y celebraba todos los días espléndidas fiestas. Y uno pobre, llamado Lázaro, que, echado junto a su portal, cubierto de llagas, deseaba hartarse de lo que caía de la mesa del rico... pero hasta los perros venían y le lamían  las llagas. Sucedió, pues, que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham. Murió también el rico y fue sepultado.

 

Estando en el Hades entre tormentos, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abrahanm y a Lázaro en su seno. Y gritando dijo:”

 

 

 

-EL RICO: “Padre Abraham, ten compasión de mí y envía a Lázaro para que moje en agua la punta de su dedo y refresque mi lengua, porque estoy atormentado en esta llama.”

 

 

 

-NARRADOR: “Pero Abraham le dijo:”

 

 

 

-ABRAHAM: “Hijo, recuerda que tú recibiste bienes durante tu vida y Lázaro, al contrario, males; ahora, pues, él es aquí consolado y tú atormentado. Y además, entre nosotros y vosotros se interpone un gran abismo, de modo que los que quieran pasar de aquí a vosotros, no puedan; ni de ahí puedan pasar donde nosotros.”

 

 

 

-NARRADOR: “Replicó:”

 

 

 

-EL RICO: “Con todo, te ruego, padre, que le envíes a la casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les avise, y no vengan también ellos a este lugar de tormento.”

 

 

 

-NARRADOR: “Díjole Abraham:”

 

 

 

-ABRAHAM: “Tienen a Moisés y a los profertas; ¡Que les oigan!”

 

 

 

-NARRADOR: “Él dijo:”

 

 

 

-EL RICO: “No, padre Abraham; sino que si alguno de entre los muertos va donde ellos, se convertirán.”

 

 

 

-NARRADOR: “Le contestó:”

 

 

 

-ABRAHAM: “Si no oyen a Moisés y los profetas, tampoco se convencerán, aunque un muerto resucite.”

 

 

 

Terminada la lectura les pido que observen con atención el grabado en cuestión.

 

 

 

-Ya veis cómo el cantero que hizo esta metopa recoge al rico en pleno banquete. Tan hinchado está de comer y de la buena vida que se da, que no puede ni mantenerse sentado delante de la mesa y por eso uno de sus criados le agarra por el brazo derecho para que no se desplome y pueda seguir comiendo y bebiendo lo que los otros dos criados le sirven. A este personaje le conocemos por el apodo de "El rico Epulón".

 

 

 

-¿Dónde esta Lázaro el pobre? Pregunta un chica.

 

 

 

-Está, ahí, a los pies de la mesa. A la izquierda. Está tirado en el suelo y se le representa con una gran cabeza y junto a ella un perro le lame las heridas, le contesta uno de sus compañeros. Yo lo vi el otro día en internet.

 

 

 

-No conocía esta historia de ricos y pobres en la que al final gana el pobre y al rico le castigan, contesta la compañera.

 

 

 

-¿No te la han explicado en la catequesis? Le pregunta.

 

 

 

-Yo no soy cristiana y no voy a las clases de religión, pero si esto está en el evangelio... ¿Cómo es que la Iglesia tiene tanto poder y riqueza? Aquí parece como que se refleja la desigualdad entre las personas. Unas tiene mucho poder y dinero y otras viven en la más absoluta pobreza. Además parece que el rico al morir se va a lo que los que creéis llamáis infierno y el pobre a vuestro cielo, si es que existen, claro.

 

 

 

-Sí, tercia otro de los alumnos, es la representación de la lucha social entre ricos y pobres.

 

 

 

-¿Lucha social entre ricos y pobres? ¿No será más bien la resignación de estos sin fuerza para hacer nada?, interviene uno más...

 

 

 

 Se arma un pequeño barullo entre los asistentes a cuenta de ricos y pobres, explotación y resignación...

 

Salen a relucir los indignados  ante tanta desigualdad en este mundo y vuelan por los aires el G-8,  el G-20, el capitalismo y el comunismo, la Primavera Árabe, la banca y la corrupción, la prima de riesgo, la especulación y la revolución... y hasta el Sánchez Gordillo y su sindicato denunciando situaciones como ésta y asaltando supermercados y ocupando fincas, ...

 

 

 

-¡Bueno! ¡Bueno! ¡Chicos! ¡Un poco de calma! les pide su profesora. Ya debatiremos en clase lo que el guía nos ha enseñado en este detalle de la iglesia, pues como se ve ha despertado vuestro interés y sigue siendo de actualidad. ¿Veis cómo el Arte y la  Historia no son ajenos a nuestro tiempo?

 

 

 

P9294901--800x600-.jpg-Así es, al contrario, les digo. Aunque tenga más de ochocientos años, esta talla nos sigue hablando y nos lleva, como otras que veremos, a la raíz de las situaciones humanas. En este caso es el mundo de la riqueza versus el mundo de la pobreza. Ricos que viven como Dios y pobres diablos que no tienen donde caerse muertos. Primer mundo privilegiado en el que vivimos nosotros y  emigrantes  saltando la verja o  arriesgando la vida viniendo en pateras con la esperanza de un mundo mejor donde vivir... aunque aquí mismo tenemos cada vez más pobres a causa de la crisis originada por la especulación de unos cuantos aprovechados... hay mucho que resolver. Lo importante es qué hacemos cada uno de nosotros ante esta situación.

 

 

 

-¿Por qué esperar a que se haga justicia después de la muerte si todo acaba con ella? ¿No cabe una solución en vida?... Se oye al fondo del grupo... y de nuevo el barullo de opiniones llena la explanada de la iglesia y parece que hasta sus personajes de piedra se meten en la conversación y dan las suyas.

 

 

 

Han visto y oído mucho a lo largo de estos siglos.

 

Si, como piedras que son, hablaran...

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
8 diciembre 2013 7 08 /12 /diciembre /2013 17:47
ARTÁIZ - X - EL NACIMIENTO
 
 Por Simeón Hidalgo Valencia (08-12-2013)
 
PAULA-24-06-2013--9----copia--800x600-.jpg
Las campanas de la iglesia repican con sones de alegría anunciando a los cuatro vientos la buena nueva. ¡Por fin, la señora Esperanza ha dado a luz! Nueve meses de reposo obligado por el médico han permitido que el niño se haya gestado sin problemas y que a eso de la media tarde la comadrona haya anunciado que todo estaba bien. 
 
-Es un niño. Él y su madre se encuentran perfectamente. 
Es un misterio el de la vida que incluso al hombre más duro de carácter le hace tierno y sensible cuando acoge entre sus fuertes brazos a criatura tan pequeña y débil, sangre de su sangre y carne de su carne. Un beso sobre la frente del nuevo ser le recibe con júbilo en la familia y un silencioso abrazo une a los esposos. Son padres primerizos y todo un nuevo mundo se abre ante ellos centrados en su retoño.
 
... 
 
Las campanas de la iglesia repican con sones de alegría anunciando a los cuatro vientos que un nuevo cristiano forma parte de los miembros de la Iglesia. Las aguas bautismales han cubierto el cuerpecito desnudo del nuevo vecino, a quien se le ha puesto el nombre de Miguel Martín. 
-Miguel Martín, yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo... 
 
Los padrinos hablan en nombre del niño y juran delante de los asistentes a la ceremonia que renuncian a todo mal y afirman que creen en Jesús, en sus enseñanzas y en los dogmas de la Santa Madre Iglesia. 
 
A la salida de la iglesia espera la chiquillería del lugar dispuesta a recoger las monedas y caramelos que los padrinos lanzan al aire. Es el primogénito de la casa y son generosos, pues no se contentan con céntimos o reales, sino que alguno de los niños más mayores, a base de empujones y trompazos, ha recogido hasta tres monedas de duro, amén de no sé cuantas perras y céntimos y tiene sus bolsillos llenos de caramelos, almendras y peladillas. En la casa hay música y fiesta y chocolate caliente con buenos churros y pastas y copas de coñac para los hombres y de anís para las mujeres. Es el primogénito de la casa y todos los vecinos del pueblo están invitados. Hasta Don Miguel, el párroco, ha acudido a la invitación y se ha agregado al coro espontáneo que entona canciones populares. 
 
También los músicos del alero de la portada de su querida iglesia han acudido y han amenizado la fiesta para dar la bienvenida a este nuevo ser.  
... 
PARTURIENTA---copia--800x600-.jpg-Conviene que nos acerquemos y contemplemos el siguiente canecillo desde todos los puntos de vista, sobre todo desde nuestra derecha, les comento a los asistentes. Veremos una escena que no es muy frecuente contemplarta tan explícita, tallada en la piedra.  
 
Los asistentes hacen un movimiento de abanico hasta descubrir que la mujer que en este canecillo se representa está pariendo. A simple vista lo que mejor aprecia la mayoría es que está desnuda. Sólo cuando les pregunto si es un desnudo integral se dan cuenta de que su cabeza se mantiene cubierta al estilo de su época. Los que tienen mejor vista llegan a distinguir entre las piernas de la mujer la forma ovalada de su sexo dilatado y la gran cabeza del recién nacido. 
 
-¡A ver quién descubre lo que este niño lleva en la mano! 
 
Si difícil para algunos era distinguir al niño recién nacido, el nuevo reto que les propongo resulta casi imposible de conseguir. Sólo los más ingeniosos, que se han traído hasta unos pequeños prismáticos o su moderna réflex con teleobjetivo, aciertan a ver que algo alargado asoma por debajo de la cabeza infantil. Alguno más decidido y sin reparos dice que es el cordón umbilical, algún otro que lleva un pene enorme para un crío, otra más, en tono de broma, nos recuerda lo del venir al mundo con un pan bajo el brazo y la mayoría me mira resignada pidiéndome la solución. 
 
Para ver estos detalles con claridad me he confeccionado un bloc de fotos tamaño Din A-4 y los visitantes se arremolinan a mi alrededor para observar de cerca la lámina correspondiente y salir de dudas. 
 
NINO-PUNAL---copia--800x600-.jpg-Pues bien. Esta es la gran cabeza. El niño ya tiene una hermosa manta de pelo bien peinada. Hay que fijarse en la expresión de su rostro y darse cuenta de la forma oblicua de sus ojos orientales y de su mirada siniestra así como en el rictus de su boca. Es al menos inquietante. Pero veamos qué lleva realmente este niño recién nacido. Mirad, este es el brazo derecho. Lo lleva doblado por el codo y... ¿Qué es lo agarra con su mano? 
 
-¡Ahora lo veo!, exclama alucinada una señora. ¡Pero es imposible! ¡Nos amenaza con un puñal! 
 
Se arma un pequeño barullo de revueltos comentarios: ¡Un recién nacido asesino desde su nacimiento! ¡Esto es alucinante! ¡Lo nunca visto! Hasta uno de los niños presentes, sorprendido al verlo busca la seguridad en su madre y le dice:  
 
-Ama, ¿A que no nacemos así?
 
-No, mi amor. Es la imaginación del artista que lo hizo así para decirnos algo, le dice la madre. 
 
Aprevecho la respuesta de la madre y les pregunto: -¿Por qué el artista lo ha hecho así? ¿Qué quiere decir? 
 
-Realmente nadie nacemos con un puñal en la mano, les comento... ¿O sí? Tenemos que tener en cuenta que lo que aquí vemos en estas tallas son como metáforas que hay que saber interpretar para dar con el mensaje adecuado y comprender de esta manera lo que hay detrás de lo que físicamente vemos. Eso es lo importante.
 
Hay quien comenta sobre esta mujer que es una mujer casada, como denota la cabeza cubierta, que ha cometido adulterio con el paisano desnudo que está a su lado y como consecuencia de este pecado ha parido su propio mal y se basa en la carta de Santiago, como si esta fuera la tesis de dicha carta.
 
Cuando vamos a las fuentes y, como yo, te lees el escrito de Santiago, se ve que la tesis es otra. Santiago defiende que la fe y las obras son necesarias para ser un buen creyente seguidor de Jesús. La fe sin obras es una fe muerta.
 
Personalmente veo aquí la figura de la madre originaria que según la Biblia pare al nuevo ser en pecado. El famoso pecado original, con que la Iglesia dice que todas las personas nacemos. Así que realmente nacemos a la vida portando el mal y la muerte. Es decir, nacemos espiritualmente muertos, igual que este niño que ha nacido con el mal en su mano representado por el puñal. Desde el punto de vista del cristianismo, claro. No olvidemos que estamos en el siglo XII en una época netamente cristiana, por lo que... ¿No estaremos ante la representación del mismo pecado original?
 
¿Pero se queda ahí el mensaje? 
 
-PUCHERO---copia--800x600-.jpgPara completarlo volvamos a observar el canecillo de la parturienta.  
 
-¿Qué lleva en su mano derecha?
 
-Un cántaro, dice una señora mayor. 
 
-Un puchero de barro como el que hay en casa de mi abuela, dice un joven. 
 
-¿Para qué sirve, ya sea el cántaro ya sea el puchero? Vuelvo a preguntar. 
 
-Para llevar el agua o para hacer la comida, se oye desde el fondo. 
 
-La imagen del cántaro o del puchero es importante tenerla en cuenta y no dejarla de lado al interpretar este canecillo, ya que  sirven para contener o preparar el alimento básico para la vida. Por lo que tenemos a la mujer que cumple su función como madre al dar la vida y al mantenerla con el alimento, pues en este canecillo simbólicamente se está representando el nacimiento de cada uno de nosotros con el pecado original y a su vez el nacimiento espiritual que se nos ofrece por la misma madre, a través de las aguas del bautismo, que es el alimento que la Iglesia, como buena madre, nos proporciona. 
 
Ésta, creo yo, les digo, pudiera ser una interpretación más acertada para comprender a esta señora y lo que hace, que de modo alguno es una adúltera. Si lo vemos con ojos y mentalidad reprimida veremos sólo el mal representado en él, pero su desnudez nos comunica el propio nacimiento en el espíritu. Veremos un puchero idéntico al que lleva esta mujer en uno de los canecillos bajo el alero de la cabecera de la iglesia, insistiendo en la misma  idea del alimento espiritual. 
 
-¿Por qué hago esta interpretación?, les pregunto, y yo mismo me respondo delante de los visitantes.
 
010--MENSULA-PARTURIENTA-DE-LIZARRAGA-XIII--800x600--1.jpg-Lo que aquí vemos representado corresponde posiblemente al último cuarto del siglo XII. Si ampliamos el abanico geográfico por la comarca y vamos a contemplar la portada de la iglesia de Santa Eulalia en el cercano Lizarraga, cuya portada  corresponde al siglo XIII, descubriremos que en la ménsula izquierda del guardalluvias según miramos, también se representa a una mujer, en este caso una reina, en el momento del parto del infante. Los laterales moldurados del guardalluvias se convierten es manos en sus extremos que sujetan al niño por sus muñecas y ayudan a la reina en el parto. La parturienta agarra con fuerza con su mano derecha la muñeca del brazo derecho del guardalluvias y se apoya en él. Con la mano izquierda se agarra la túnica y la mantiene recogida por encima de sus rodillas. Es como si la misma iglesia materialmente hiciera de comadrona para traer al mundo a uno de sus nuevos hijos. En la comarca de Izaga la Iglesia se aprovecha de estas representaciones para catequizar a sus habitantes y decirles que a lo que han de aspirar es a ser buenos hijos de la Santa Madre Iglesia. 
 
-¿Pero no serán estas representaciones una forma de poner ante nuestros ojos la realidad del pecado de la carne, como el adulterio en el caso de la mujer y el onanismo o masturbación en el caso del hombre que tiene a su lado?, pregunta un señor alto, de rostro serio y mirada incisiva, que sigue la explicación haciendo movimientos con la cabeza indicando que no está de acuerdo con la misma. 
-Puede ser así también, desde luego, pero creo que personalmente le veo más sentido a la visión que les he dado, pues no hay que olvidar que estas tallas se hicieron en el siglo XII, época en que estas imágenes eran muy normales verlas por muchas de las iglesias que se construían y que podemos aún contemplar en pueblos cercanos. Además en esa época estaban habituados a verlas, pues estos aspectos eran normales en su vida diaria. Es más tarde cuando estas escenas empiezan a inquietar y a eliminarse y se censuran por una corta visión literal de lo que aquí se contempla. Hemos dicho desde el principio de la visita que mucho de lo que aquí vemos son metáforas que si las leemos literalmente nos parecerán aberraciones, pero si las sabemos interpretar más allá de su literalidad podremos descubrir su auténtico mensaje.  
 
 
HOMBRE MASTUR - copia [800x600]-Es lo que han hecho con el hombre de la derecha, que le han mutilado el miembro viril, que a juzgar por lo que ahora se ve, sería bien hermoso, dice una señora entre los comentarios afirmativos de los asistentes.
     
 
-Pues ahí donde lo ven, resulta claro que alguien, seguramente para evitar tentaciones a los muchachos y muchachas del pueblo, mandó cortar. Aunque se aprecia claramente que lo que quedan son los testículos, alguien en internet escribe que esta pieza representa a un hombre que ha defecado en su orinal y que lo está recogiendo. Sorprendente, ¿no? 
 
   
-Leyendo este  canecillo vemos que, como la mujer, el personaje que representa está desnudo, aunque no del todo pues su pie izquierdo lleva una bota. Se está masturbando y esparciendo su semilla. Después, cuando demos la vuelta al edificio contemplando el resto de los canecillos del alero nos encontraremos con una pareja, un hombre y una mujer, que se abrazan amorosamente. También nos encontraremos con unos enormes genitales masculinos. Aquí su visión nos puede resultar más cruda y fuerte si no conectamos con la auténtica intención del cantero tallista, que no parece ser otra que comunicarnos que la sexualidad es parte de la creación de Dios que nos ha dado un claro mensaje desde los comienzos del libro del Génesis: “Creced y multiplicaos y dominad la Tierra”.
 
Con estas imágenes se nos quiere decir, en una época en que el estado matrimonial se veía como inferior al estado del celibato, que por otra parte muchos clérigos no lo cumplían, que también la procreación y la relación sexual forma parte del plan divino y así se escribe en las fachadas de muchas iglesias de la época, frente a corrientes que se consideraron heréticas que tomaban con todo rigor el celibato aún para los no clérigos.
 
La música mala. El sexo malo. ¿Todo es malo? ¿Todo es pecado? Pues la misma iglesia del siglo XII o al menos los  que estas tallas mandan hacer, no piensan lo mismo y defienden, frente a los puros y perfectos, que el sexo y la procreación son algo natural, bueno y querido por Dios. 
 
-¿Qué hacen, pues, estos personajes de la parturienta y del hombre masturbándose?, me pregunto delante de mi auditorio. 
 
-Participar en el plan creativo de Dios, me contesto. Y por ello hay música y fiesta. Y por ello se baila y se canta. Y por ello se hacen y traen niños al mundo aunque vengan con un puñal en su mano. Nacerán a la vida espiritual a través del bautismo y vivirán en la luz, aunque tengan que luchar desde su infancia contra los males que les acecharán a lo largo de su vida para mantenerse en la luz. Pues al fin y al cabo la vida es lucha y como buenos cruzados venceremos con la fuerza de la fe en Jesús, pensaban en el siglo XII y así lo reflejan los canteros tallistas en esta iglesia de San Martín de Artáiz..
 
... 
 
Pero dejemos para más tarde el estruendo de las espadas sobre los escudos enemigos y el toque del olifante dirigiendo a los ejércitos.
 
 
Guardemos silecio.
 
Nuestro recién nacido podrá descansar protegido por Miguel desde lo alto de la cumbre de Izaga y por Martín el obispo del Camino, sus dos guardianes, que por algo con sus nombres se le ha bautizado.
 
 
 
 
 
 
 
 
Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
25 noviembre 2013 1 25 /11 /noviembre /2013 16:31

ARTÁIZ - IX - DE MÚSICA Y FIESTA

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (24-11-2013)

 

P8253118-1---copia--800x600-.jpg

 

SE PREPARAN LAS FIESTAS DE ARTÁIZ - 2012 

 

Todo empezó a comienzos del año. Recibo una llamada telefónica invitándome a participar en las fiestas de Artáiz en Agosto. 

 

-Ya que has escrito sobre la iglesia de San Martín y tienes el tema reciente, ¿Estarías dispuesto a colaborar? Además uno de sus capítulos se ajusta como anillo al dedo en el enfoque que queremos dar a las próximas fiestas en torno a la iglesia. En cuanto he leído el enunciado "De música y fiesta", he pensado en ti. 

 

-¿Y qué me propones, Carlos? 

 

-Pues que hagas una visita guiada dentro de las fiestas que con el Concejo estamos preparando para este año, porque queremos que giren en torno al patrimonio. Habrá desde conciertos hasta charlas sobre los instrumentos medievales, exposición de los mismos y hasta un espectáculo de música y proyección.  Pero bueno, aún está todo por definir. Ahora estamos buscando los colaboradores y hemos pensado en ti como experto. 

 

-Bueno, ya sabes lo que digo siempre en estas circunstancias en que se me proponen proyectos a tan largo plazo. En principio te digo que sí, pero no sé cómo estaré... Si todo va bien, pues sí, pero si hay contratiempos... 

 

-¡Hombre, no te preocupes! ¡Todo irá bien!... pero ya sabes que la colaboración sería voluntaria, pues esto de la crisis no nos permite gratificaros como merecéis. 

 

-Nada, Carlos, que ya me conoces como pienso. Por eso no te preocupes. Yo lo hago desinteresadamente. Al fin y al cabo es algo que me gusta y disfruto con dar a conocer lo mucho y bueno de nuestro patrimonio rural, tan abandonado y orillado en las altas esferas.  

 

-Pues nada, Simeón, cuento contigo y ya te iré informando puntualmente del programa a medida que se vaya definiendo. 

 

-Venga, Carlos, ya me dirás y gracias por contar conmigo. Es un honor colaborar. 

 

En estos términos, más o menos, transcurre la primera conversación en la que se me informa de las próximas fiestas de Artáiz, que según he podido imaginar serán fuera de lo normal y romperán con los actos tradicionalmente programados.  

 

Durante los próximos meses se sucederán las comunicaciones. Borradores, email en uno y otro sentido, pensar en hacer una visita guiada atractiva y sugerente, pedir ayudas para realizar el "disfraz" del personaje en el que me encarnaré para la misma y alguna reunión que otra para perfilar al detalle el programa y los criterios a la hora de ponerlo en marcha, para que cuando llegue el día todo salga como tiene que salir. Desde luego que no son fiestas al uso y ello obliga a los organizadores a prepararlas con tanto tiempo de antelación, como todo lo interesante e importante en la vida.  

 

...

 

SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XII 

 

Hasta el lugar de Arteyz han llegado mensajeros desde la capital del reino. El gran señor de Pamplona, el sabio y poderoso obispo Pedro, que gobierna cual rey en sus vastas tierras, ha dictado mandatos muy claros para los maestros tallistas contratados, que junto a los maestros mazoneros y carpinteros  levantan la iglesia de San Martín. 

 

El maestro de obras les ha conducido hasta la misma logia donde trabajan sus maestros tallistas. Allí podrán observar si el trabajo encomendado se ajusta a los deseos de su amo y señor. Allí les comunicarán, de viva voz, sus nuevos deseos  y se asegurarán de que no haya excusa ni objeción posible para no ejecutarlos al pie de la letra.   

 

Como es de rigor la pena de excomunión pende sobre sus cabezas, por lo que los maestros están muy atentos a lo que los delegados del obispo les comunican. 

 

-Nuestro Señor os manda que seáis fieles cumplidores de su voluntad y ejecutéis puntualmente las tallas que él desea luzcan en la portada de su iglesia, para que a su vista, los fieles cristianos y peregrinos hacia la casa del Señor Santiago, conozcan las verdades de nuestra verdadera religión y abandonen los ritos y creencias antiguas y paganas y contemplen los peligros que les acechan si no lo hacen. 

 

-Nuestro Señor os manda que en la puerta figure en sus capiteles la imagen del misterio de la Santa Trinidad. 

 

-Nuestro Señor os manda que esculpáis en el tímpano de la portada el anagrama cristiano de la manera y forma que se acostumbra y que todo el orbe gire en torno a Él, principio, fin y eje de la vida. 

 

-Nuestro Señor os manda que se vea en la portada las consecuencias del mal y del pecado para que al verlo grabado en la piedra los fieles cristianos y peregrinos hacia la casa del Señor Santiago, aspiren al bien, luchen y eviten los suplicios que les espera a quienes sigan al mal. 

 

-Nuestro Señor os manda que esculpáis escenas devotas recogidas en las santas escrituras y en los dichos de los santos padres de la Iglesia, para que su visión anime a caminar por el recto sendero a todos los que esto vean. 

 

Así siguen relatando los deseos del Señor obispo de Pamplona y los maestros toman buena nota de todos ellos. No ha especificado al detalle cada una de las escenas que deben realizar, así que se ven con la libertad de plasmar esos deseos por medio de las imágenes que ellos mismos elijan. 

 

006-1---copia--800x600-.jpgLos mensajeros han contemplado la marcha de las obras y revisado el trabajo de talla ya realizado y no han manifestado nada en contra de lo que han visto ya preparado para sostener la cubierta de la fachada, antes al contrario lo han alabado y aprobado en nombre de su Señor. Informarán de que realmente se cumplen sus deseos y según ordenó se trabaja con las formas y el estilo de la gran catedral del apóstol San Pedro de Jaca.  

 

Han comprobado cómo están ya realizados los canecillos de los músicos que expresamente tocan algunos de los mismos instrumentos que su señor Pedro vio tallados en el hermoso y gran capitel del rey David, colocado en el parteluz de la portada occidental de la catedral de Jaca, cuando visitó a su hermano en el episcopado, Esteban de San Martín. 

 

-Nuestro Señor ve con buenos ojos la fiesta, la música y las manifestaciones de alegría entre sus gentes y como el rey David, que bailó y entonó canciones acompañándose con el arpa, anima a bailar, a cantar y a hacer música y fiesta en honor del Señor Jesús, que también participó de la alegría de sus amigos en las bodas de Caná de Galilea, y está en contra de aquellos herejes que renuncian a toda alegría en esta vida y, en su afán de pureza suprema, consideran todo lo de este mundo como obra del diablo.  

 

...

 

12 DE MARZO DE 1750 

 

“Edicto en que se prohiben los bailes publicos, y danzas, uso de los Instrumentos profanos en Yglesias, y funciones Ecclesiasticas y se persuade a las personas Ecclesiasticas el mayor cuidado, y vigilancia sobre la Extirpacion de estos desordenes, y abusos.” 

 

“Don Gaspar de Miranda, y Argaiz, por la gracia de Dios, y de la Santa Sede Apostólica, Obispo de Pamplona, del Consejo de su Magestad, etc.

 

A todos los fieles de nuestro obispado, hacemos saver que estando alta y duramente reprendidos, los bailes publicos, y las danzas por los Santos Padres, Sagradas Escrituras, y prohibidos por los Sagrados Canones, Concilios, y por Santos, y Sabios Arzobispos, y Obispos, en estos y en demás Reynos; y por grandes, y piadosos Príncipes, Reyes, y Monarchas, Sus Consejos, y Reales Tribunales, por estos con grandissimas penas, y así mismo continuamente reprendidos, y reprovados por los mas savios, y zelosos Misionistas Apostolicos, aun siendo los bailes de aquellos antiguos siglos de hombres, ô de solas megeres; aora por la injuria de los tiempos, y por la infeliz, y común relaxacion de las personas de ambos sexos, se ha introducido esta mezcla de hombres, y megeres, tanto mas nociva, y perjudicial a las almas, con la libre, y desenfrenada vista de los jóvenes, proximo trato, y comunicación de unos, y otros, con escandalo publico, sones y sainetes los mas sucios, carreras, y encuentros libidinosos, y repiques, que llaman de fuga, infernales, provocativos, y llenos de un mortal y executivo veneno, en acciones, ademanes, movimientos, y tocamientos impuros, paradas, refrescos, y Arcos por donde pasa el Demonio en danzas, assi en los pasages publicos, como en los Encubiertos, Portales, Zaguanes, y transitos estrechos, que de proposito, y con poco motivo se solicitan, profanando frecuentemente los Sagrados Templos, Hermitas, sus Atrios y Cementerios, de día, y de noche, en plazas Públicas, y en los caminos, y despoblados: en que no pocas veces, y con mucho dolor nuestro, se mezclan personas Ecclesiasticas, y aun los pretendientes de Ordenes al mismo tiempo, que las solicitan, de que hay vastantes exemplares, y aun de ser alguno, ô algunos Maestros de Danzas y de tener por officio el enseñarlas â personas de ambos sexos:... 

 

...y mandar como mandamos en fuerza de precepto Ecclesiastico, y pena de Excomunion mayor bajo setencia, en que ipso facto incurran, y de cinquenta ducados, aplicados conforme â concesiones Apostolicas, y con apercivimiento de que procederemos â lo demas, que aya lugar, que ningunas personas, de qualquiera estado, sexo, condicion, y calidad que sean, exerzan, ni executen dichos bayles publicos y danzas de hombres, y megeres, al tiempo de la Missa, Divinos Officios, ô de noche, como si en otro tiempo alguno en Atrios, ô Cementerios de Yglesias, Santuarios, Basilicas, Hermitas, ô en sus contornos, ni en caminos, despoblados, ni fuera de la Plaza, ni en cubiertos, Portales, Zagoanes, transitos, lugares ocultos, ni en pasages retirados, ô estrechos... 

 

...Mandamos tambien, baxo dichas penas, y Censuras, no dar en las Iglesias, ni en Letanias, Procesiones, funciones de Cofradias û otras Eclesiasticas de Juglares, ni  otros instrumentos profanos que sirven para los bayles, y son contra la disciplina Ecclesiastia por tales esta prohivido el uso de ellos en las Iglesias, y Choros de ellas por las Sagrados Canones, â excepcion de las festividades Corpus Chisti, y del Nacimiento de Nuestro Señor Jesu Christo, en estas Solamente se permiten dichos instrumentos profanos, y las danzas de Solos hombres, segun el uso commun, y universal de los fieles.

 

Asi mismo mandamos â dichos Abades, Rectores, Curas, Vicarios, y sus sirvientes, bajo las mismas penas, y Censuras, lean, y publiquen este nuestro Edicto en el primer dia festivo al tiempo de la Missa Pascual, para que ninguno pretenda ignorancia de lo en el prevenido, mandado, y en caso de contravencion, publiquen por Excomunion y eviten de los Divimos Officios â los transgresores, y que cada uno de los referidos ponga una copia a la letra de este Edicto en los libros de la Yglesia, despues de los Mandatos de Visita, y la lean y publiquen annualmente el primer dia de Pascua de Resurreccion de Nuestro Señor Jesu Christo, y en los dias festivos, que juzgaren conveniente, ô necesario. Dado en la ciudad de Pamplona a 12 de Marzo de 1750= Gaspar Obispo de Pamplona= Por mandato de Su Señoria Ylustrisima, el Obispo mi Senor”. 

 

... 

 

AGOSTO - 2013 

 

-Debajo del alero están los músicos de Artáiz que amenizan con sus canciones la fiesta y nos invitan a gozar de la vida y a compartir la alegría, comenta el particular guía en la visita programada dentro de los actos de las fiestas. 

 

P6271060-1---copia--800x600-.jpg-Cuando construí la iglesia hace más de ochocientos años, prosigue, yo, de quien las crónicas dicen que fuí  el sabio y poderoso obispo Pedro de París o Pedro de Artajona, ni imaginar podía que llegaran los días en que se prohibiera la fiesta, la música y la alegría en la vida de las gentes. En que, como la antigua herejía que combatimos en nuestros dominios, hubiera en la iglesia cristiana quien considerara que la música, la fiesta y los bailes, fueran obra del Diablo. 

 

-¿Cómo iban a serlo si en los mismos escritos sagrados la música está presente en todas las celebraciones y hasta el gran rey David se puso al frente de su pueblo bailando, cantando y tocando el arpa? ¿Cómo iban a ser cosa del Diablo cuando en nuestros tiempos no había ni pequeña iglesia como la de Artáiz o gran catedral como Jaca, Santiago o Pamplona que no mostrara la alegría terrena y la celestial a través de la música y la danza? 

 

-Por eso mismo hoy estoy aquí y he dejado por unos instantes mi puesto junto a los dioses y he querido hablaros y mostraros mi obra, pues he visto pasar los tiempos y desde mi puesto privilegiado me he dado cuenta de cómo cambia la vida, la mente y las costumbres de las gentes. 

 

-Cuando envié mensajeros con mandatos para los canteros que para mí trabajaron, les orienté para que en medio de tanta lucha que hay en la portada de esta iglesia hubiera quien nos dijera que en este valle de lágrimas, que es la vida en este mundo, también hay sitio para la alegría de la fiesta, para la música y para el baile. De lo contrario, además de valle de lágrimas, nuestra vida sería del todo insípida y triste. Por eso podemos ver a los músicos tocando sus instrumentos y entonando canciones. Son hombres y mujeres que celebran y cantan a la nueva vida que nace, aunque esta vida esté llena de peligros que nos acechan constantemente mientras caminamos por esta tierra. 

 

-¿Y cuáles son los instrumentos que tocan, Señor?, le pregunta una niña, que está impresionada con este personaje que les habla y que viste igual que el obispo de piedra que hay en la pared de la fachada. 

 

-Son instrumentos que había en mis tiempos, hace más de ochocientos años. Ahora no se ven apenas, pero todavía hay quien los construye y toca, como he podido escuchar esta mañana, pero son muy pocos, aunque antiguamente eran los que más se tocaban en las fiestas y celebraciones.

 

Pues bien, en la parte superior y a la izquierda de esta gran fachada, tenemos a la vista a un grupo formado por tres hombres con instrumentos y a una mujer, que es la que canta. El de la esquina toca una especie de arpa de doble cuerda. Está sentado y se la apoya sobre sus rodillas. Toca con las dos manos.

 

009---copia--800x600-.jpgLuego está la mujer. Es una chica joven. Tiene larga cabellera bien peinada y... 

 

-Señor, ¿A que está cantando una jota?, dice la niña de antes. 

 

-¡A que sí!, le contesta el señor obispo bajado de lo alto. El maestro que hizo esta talla la esculpió con las manos sobre sus caderas, como se ponían entonces para cantar. Lo mismo hacen en estos tiempos, por eso es a la que mejor se la reconoce de los cuatro.

 

-Pero no ha sido así siempre, dice dirigiéndose al nutrido grupo que le escucha con atención. Yo, desde mi altura y a lo largo de los tiempos, he escuchado explicaciones muy extrañas sobre esta mujer. He llegado a escuchar que era una mujer de mala vida y a los curas ponerla como ejemplo del pecado y de la encarnación del Diablo que tienta  a los hombres y no sé cuántas barbaridades más. Yo, en mis tiempos, también lo pensé de las mujeres, pero los años hacen a uno más comprensivo ante la vida que pasa delante y por experiencia sé que la moral y las costumbres cambian. Así que mejor veamos lo positivo de las personas y no entremos a juzgar, pues me he dado cuenta de que no nos corresponde a nosotros hacerlo.  

 

011---copia--800x600-.jpg-Veamos al siguiente de los músicos. Ahora está en parte mutilado y no se aprecia muy bien qué instrumento toca. Está sentado con las piernas cruzadas y sus mofletes están hinchados, pues el aire es muy necesario para hacer sonar el instrumento que toca. Es el alboque o la alboka, como siempre he oído decir en su lengua a mis siervos. Cuando demos la vuelta a la iglesia veremos un canecillo de la parte del ábside que la reproduce de nuevo en solitario. No es muy frecuente verla grabada en las iglesias de mi tiempo, por lo que estas dos de Artáiz tienen un valor muy grande, que hacen a mi obra única entre las demás de la época. 

 

Uno de entre el público, que es vecino del lugar toma la palabra y dice a los asistentes: 

 

P8253093-1---copia--800x600--copia-1.jpg-En la Sala de Interpretación de la Escultura Románica tenemos este instrumento expuesto, por si hay alguno que no ha visitado la exposición. Al final de la visita la pueden ver y los que han estado esta mañana en el concierto han podido escuchar la riqueza y los matices de sus sonidos. 

 

-Así es, dice el guía, y al escucharlos desde lo alto, he vuelto a vivir en mi época y a recordar a las gentes de los pueblos viniendo en romería a venerar al santo patrón, san Martín, y hacer música y bailes en su honor, a niños escuchar las historias de sus mayores y a jóvenes amantes jurarse amor eterno, mientras los ritmos de estos músicos de piedra acompañaban las historias sobre héroes legendarios, de misterios y milagros de santos peregrinos o mecían secretos amores. ¡Eran otros tiempos!, dice con tono de nostalgia. 

015---copia--800x600-.jpg

-El cuarto personaje de este conjunto de músicos es un señor respetable que luce barba y bigotes bien definidos y que toca uno de los instrumentos de cuerda más populares en mi época. Se trata del rabel o de la giga. Este instrumento aparece en muchas de las iglesias de mi época y hasta al rey David se le representa tocándolo de la misma manera que hace este músico de Artáiz. 

 

-Pero les voy a enseñar algo que muy pocos ven si no se les indica, pues hay algún músico e instrumento más, pero hay que verlos desde su lugar apropiado. Salgamos por la puerta frontal de la explanada del templo y miremos a los canecillos que hay sobre la portada. 

 

 

092---copia--800x600-.jpgMás de sesenta personas se desplazan hacia el lugar indicado y miran atentas. Bajo el alero de la cubierta de la iglesia descubren unos canecillos que normalmente pasan desapercibidos para el visitante. Allí está otro de los músicos de Artáiz. Entornan los ojos forzando la visión y poco a poco un rumor se extiende en el grupo al descubrirlo. Los recuerdos infantiles de algunos de los asistentes afloran al descubrir de qué instrumento se trata y ven a la figura del afilador gallego que venía por los pueblos para afilar cuchillos, navajas, tijeras y toda clase de elementos de corte por unos reales. Los vecinos sabían de su presencia al escuchar el sonido inconfundible del chiflo que tocaba. 

 

-¡Ya esta aquí el afilador!  A ver, Paulino, lleva las tijeras de la costura y este cuchillo para que los afile, que tengo el puchero a la lumbre a punto de hervir y no lo puedo dejar.  

 

Carpeta-8 2134-1 - copia [800x600]Al sonido ascendente y descendente de la música van saliendo de sus casas niños, hombres y mujeres a dar trabajo al afilador y miran al cielo precavidos por si se ven ya nubes grises, pues es tradición popular asimilar al afilador y su música con la llegada de las lluvias. 

 

 

-Ahora desplacémonos hasta la cabecera de la iglesia para ver otros instrumentos musicales. A ver quién ve antes la representación de la alboka y cerca de ella el olifante o cuerno, les dice el obispo Pedro, que por un día hace de humilde y voluntario guía turístico a pesar del atuendo ceremonial y solemne que viste...

   

 

106 - copia [800x600]104 - copia [800x600]... A fin de cuentas es el que mejor conoce el edificio ya que él lo patrocinó y ha tenido tiempo además de aprenderse de memoria lo que tantas y tantas veces ha escuchado desde ahí arriba, junto a los dioses.

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
11 noviembre 2013 1 11 /11 /noviembre /2013 10:43

 

    ARTÁIZ - VIII - EL EMPAREDADO

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (11-11-2013)

 

Agosto del año de 2013. Visita guiada.

 

VISITA-GUIADA-ARTAIZ--16-06-2013--5--1---copia--8-copia-1.jpg-Pasemos ahora, después de conocer al constructor de esta iglesia, a ver al emparedado de Artáiz - comenta con voz misteriosa el guía que dirige la visita guiada al grupo de interesados, que han acudido al reclamo de la actividad veraniega titulada "ARTÁIZ TE ESPERA EN AGOSTO". 

 

Entre los asistentes se escuchan  comentarios de sorpresa y como siempre, al oír sus reacciones, al guía de la visita se le nota una pequeña sonrisa y cruza con alguno de los mayores miradas de complicidad. Ha captado su atención y la de los niños.     

 

-¡Jo, tío! ¡Qué guay! ¡Un  hombre emparedado en la iglesia de Artáiz! ¡Como en las pelis!, dice espontáneamente uno de los niños. 

 

-¡Qué interesante se pone esto!, comenta una señora de mediana edad. 

 

-¿De verdad hay un muerto entre los muros de esta iglesia?, asevera un señor con cierto aire de escepticismo. 

 

-¡El pobre estará en los huesos!, como yo, ironiza un joven alto y realmente delgado que bien pudiera dedicarse al baloncesto. 

 

-¡No! !No! ¡Está enterico!, contesta el guía. 

 

Niños y grandes siguen al guía deseosos de ver lo que detrás de la puerta se esconde y escuchan con atención expectante la historia y los posibles motivos por la que se cerró hace ahora 468 años, en torno al 1545. 

 

-Necesito ayuda para abrir la puerta, pues no puedo hacer esfuerzos, dice el guía. 

 

Al momento hay voluntarios dispuestos a abrirla para ver lo que detrás se esconde. 

 

Cuando la abren aparece el hueco del antiguo paso de la iglesia a la abadía. Los vecinos desmontaron en su día solo el muro exterior porque el que da al interior de la iglesia tenia una sorpresa que supuso un gran descubrimiento, que muy pocos contemplan en la actualidad. 

 

P6293004-2---copia--800x600-.jpgLos ojos de los visitantes ven en un principio sólo unas garrafas de gasoil y una pared de ladrillo raseada.  Al momento, alguno de los más observadores lanzan al viento gestos y frases de admiración. Han descubierto un pequeño ventanuco horizontal en la pared de ladrillo reseada. Cuando el guía ilumina con la linterna en el interior del ventanuco aparece la sorpresa. Los visitantes, con los niños en primer lugar, se agolpan ansiosos, pero tienen que hacer cola para mirar de uno en uno y ver al emparedado de Artáiz. 

 

Ahí está. Ante sus ojos. Como ha dicho el guía está muy bien conservado y aparece con ropa y todo. Cuando los visitantes miran por el ventanuco descubren que el emparedado es de piedra. Quizás, después de los 444 años que estuvo ahí escondido hasta que se descubrió por los vecinos, haya sufrido una metamorfosis y su carne se haya petrificado. ¡Quién sabe! 

 

Siempre hay alguien que se fija con más detalle y describe ante los que esperan su turno lo que ve. 

 

-¡Pero si parece un canecillo! Lleva zapatos. Está como sentado y viste de sotana. La cara está muy bien conservada. No hay muestras de momificación. ¡Anda! ¡Pero si lleva un libro sobre el pecho!  

 

Esto último hace que los que están a la cola tengan aún más ganas de verlo por sus propios ojos y apremian al que les relata la autopsia a que deje paso a los demás. Así van pasando y cada cuál emplea unos segundos para observar y fijarse en el personaje emparedado en su día y hacen preguntas sin parar. Que quién es este personaje, que si pone algo en el libro, que dónde estaba antes, que por qué se le emparedó, que qué es lo que hay escrito... Así, mil. 

 

El guía, que ya sabe que esto pasa, les relata y aclara entre supuestos, los interrogantes a los que ha podido dar respuesta con cierta seguridad, pues algunos todavía pertenecen al grupo de  los misterios sin resolver. 

 

-Pues bien. Esta puerta comunicaba la iglesia con la vivienda del rector o párroco del pueblo y ya sabemos, porque además lo hemos visto los más mayores, que aunque los sacerdotes hacen voto de castidad, es decir de no casarse y mantenerse sin relaciones sexuales de ningún tipo, no por ello dejan de sentir lo que sienten todos los hombres. 

 

-También hay que tener en cuenta que antes era habitual que algunas mujeres se encargaran de la iglesia como  sacristanas. Eran las sorores y seguro que a más de una le gustaría el Abad o párroco que habían elegido en el lugar y recíprocamente al señor rector, que era hombre al fin y al cabo, también le atraería alguna de las mozas del lugar o señoras que colaboraban como sacristanas. La existencia de un paso discreto entre la iglesia y la casa parroquial favorecían encuentros gratificantes para el abad aunque poco, entre comillas,  edificantes para sus feligreses. Aunque ya sabemos que era habitual y un secreto a voces consentido entre las gentes.  

 

-Al fin y al cabo es un hombre como los demás y tiene sus necesidades como todos, justificaban algunos vecinos.

 

-¿No lo hacen hasta los abades y abadesas, obispos y cardenales y hasta el papa? Decían otros. 

 

-Mejor fuera que se les permitiera casarse y tener hijos como antes. ¿No tuvo Jesús apóstoles y discípulos que estaban casados? ¿No había curas y obispos casados hasta que llegó a ser papa Gregorio VII? comentaban los más eruditos. 

 

-Otro hecho a tener en cuenta, que pudo motivar la orden de cerrar estas puerta en las iglesias, puede estar en los nuevos tiempos que se avecinaban para la Iglesia católica, prosigue diciendo el guía a su grupo. Me refiero a que precisamente a finales del año 1545, unos días después de la visita que hizo el inspector de la diócesis a esta iglesia, como se ve por su libro de cuentas, se convocó el concilio de Trento, que entre otros asuntos trató sobre los sacerdotes y su adecuada formación, pues debían ser modelos de vida para sus feligreses y para su correcta formación se crean los seminarios. Ya saben que el concilio de Trento fue el concilio de la denominada Contrarreforma, en oposición a la reforma eclesiástica que defendieron los denominados Protestantes, con el famoso Lutero al frente. El obispo de entonces de Pamplona, Pedro Pacheco, fue convocado al concilio y quizás, quizás digo, atisbando por dónde se iba a caminar y para crear buena impresión entre los poderosos de Roma, pues aspiraba a ser nombrado cardenal, se adelantó a estas reformas y mandó cerrar estas puertas. 

 

-Bueno, les dice. Ya tenemos la orden y como es bajo pena de excomunión, que era la mayor pena de todas y más para un clérigo, el Abad se apresuraría a cumplir con el mandato. 

 

-¿Por qué se emplea este canecillo para tapiar la puerta? pregunta una señora. 

 

-Parece ser que en un momento determinado, posiblemente en fechas muy cercanas a aquella visita de 1545, parte de las zonas altas de los tapiales norte y sur se desprendieron. Lo pueden comprobar si se fijan en el alero, pues en esas zonas ni hay canecillos ni el alero sigue la estructura del resto. Tenían el material a mano para cerrar las puertas  indicadas y echaron mano de él, quizás no sin cierta intención de ocultar en concreto este canecillo. Seguro que si ahora abriéramos los huecos cegados en el siglo XVI encontraríamos nuevos canecillos ocultos.  Pero este en concreto pudo ser ocultado bajo la esperanza de que no volviera a ver la luz, por lo que en él está escrito. La respuesta la podemos tener en el mismo canecillo. 

 

-Fíjense en los detalles. Se trata de un clérigo a juzgar por la vestimenta talar. Con dignidad sus manos sostienen un libro abierto como hacían los diáconos lectores. Y lo más importante. Hay algo escrito en el libro, así que todo aquel que supiera leer y no fuera ciego, podía comprender el mensaje que aquí se escribe.

 

Desde mi punto de vista esta es la talla más importante de la iglesia de Artáiz porque es el único, hasta el momento, que nos comunica un mensaje por escrito, y lo escrito, como bien se dice, escrito está. Lo que me extraña es que se contentaron con ocultarlo en la esperanza de que no se volvería a abrir la puerta y no lo destruyeran e hicieran pedazos y con ellos rellenaran el hueco. Ya ven. La vida da muchos cambios y resulta que sí se abrió y gracias a ello, ahora, podemos visitarlo y comentar toda la historia que hay detrás. 

 

P6292979-2---copia--800x600-.jpgUn niño, impaciente, mientras el guía da la anterior explicación, ha estado levantando una y otra vez la mano para preguntar. Por fin cuando se le da la palabra dice: 

 

-Tengo una pregunta. ¿Qué pone en el libro? 

 

-Muy buena pregunta, le dice el guía, que ha notado que sigue la visita con mucho interés lo mismo que su hermana mayor y otro niño más pequeño. Han venido con sus padres, que les han acostumbrado a visitar museos y acudir a exposiciones y eventos culturales. 

 

Al guía, que ha sido maestro de niños y jóvenes a lo largo de su vida laboral, le caen muy bien y en muchas de las explicaciones se dirige directamente a ellos, pues no es muy frecuente ver tanto interés en gente joven. De hecho, suelen acudir  personas de mediana o avanzada edad, cuya espontaneidad está muy mermada y temen responder a las preguntas que se les formula a lo largo de la visita, por miedo a meter la pata. Los niños, sin embargo, son pura intuición y su mente limpia de prejuicios suele atinar claramente con la respuesta e interpretar la simbología mejor que cualquier docto estudioso del tema. 

 

-Muy buena pregunta, porque, ¡Mirad!, dice mirando a los niños. Lo que pone en el libro pudo haber sido el motivo por lo que aprovechando que se cayó, alguien que no estaría de acuerdo con lo que en él está escrito lo ocultó aquí, en lugar de volverlo  a colocar en su sitio original. El alero. 

 

Y el guía muestra a todos los presentes la fotografía del libro y lo que pone. Para que se vea bien y se pueda leer sin dificultad con el Paint ha marcado en rojo las letras y así se ve perfectamente. 

 

Los visitantes se arremolinan para leer. 

 

P6293029-4---copia--800x600-.jpg-Veis, está escrito en latín, pero es un latín muy popular y sin saber mucho de esta lengua se puede comprender fácilmente. Pone lo siguiente: 

 

IS       RE

MEI    DEVS

EO     NDV 

 

Pero observad cómo en la parte superior derecha se ha roto el libro y posiblemente falta una X a continuación de RE. El verbo está sobreentendido y después de REX vendría EST. También está sobreentendida la partícula IN delante de EO. Además  hay que interpretar la última palabra NDV que sería la abreviatura de MVNDV, por lo que la lectura todo seguido sería: 

 

“IS RE(X)  (EST)  MEI  DEUS  (IN)  EO  (MU)NDU” 

 

-¿Alguno se atreve a traducirlo al castellano? Es fácil. 

 

-Este...rey...mi...Dios...del mundo, van completando entre todos los que se atreven. 

 

-Así es. “ESTE REY ES MI DIOS EN ESTE MUNDO”  dice el guía e invita a los asistentes a regresar hacia atrás en la Historia para ver de tratar de situar esta aparente declaración de fe, pero que en realidad es una reivindicación política, en su posible contexto.  

 

-Para ello tenemos que ir a una época en que ni existía la iglesia de san Martín de Artáiz y salir de las propias fronteras del reino de Navarra. Hagamos el viaje en el tiempo.

...

 

Corre el año de 1073. Hildebrando Aldobrandeschi es elegido Papa.  Toma el nombre de Gregorio VII. Enrique IV es el emperador del Imperio Romano Germánico que, heredero del imperio Carolingio, se extiende por tierras alemanas e italianas cuyos príncipes, sean civiles o religiosos, le han jurado vasallaje. Frente al poder del emperador está el poder del Papa de Roma, que domina políticamente como un rey más sobre sus Estados Pontificios. Además como Papa de la cristiandad impone su autoridad por toda la Europa cristiana y es el que corona al emperador. Ambos, el Emperador y el Papa, son muy poderosos y como poderosos dominan grandes tierras y tienen o contratan sus propios ejércitos.  

 

Pues bien, Gregorio VII inicia una fuerte reforma de la iglesia empezando por prohibir el matrimonio de los clérigos. También dicta normas para acabar con la simonia, que consistía en comprar títulos religiosos como el de obispo, y reclama para sí el derecho del nombramiento e investidura de los obispos otorgándoles el báculo y el anillo. El emperador lo ve como una clara injerencia en sus asuntos,  pues considera también a los obispos vasallos suyos, porque le han prestado juramento de fidelidad y de obediencia al comprometerse a dirigir el feudo entregado por el emperador. Considera que estos altos cargos de la iglesia han de ser nombrados e investidos por él y se ve también con poder para destituirlos. 

 

Para que se entienda más fácilmente esta situación parece que tanto el emperador como el papa hace la siguiente reflexión. 

 

El emperador  viene a decir: 

 

-Yo soy emperador por la gracia de Dios y por Él he sido elegido para gobernar sobre todas los reinos, principados, marquesados, ducados de mi imperio y sobre todos mis vasallos de cualquier condición. Por ello estoy por encima de ti que eres rey de tus estados y me has prestado vasallaje. Tú, aunque seas el papa o seas obispo, eres mi vasallo, pues al ser el jefe de tierras sobre las que tengo poder como emperador, me debes obediencia. 

 

A ello el papa, que busca la separación de los poderes, le contestaba: 

 

-¡Que te lo has creído!, y hace llegar sus embajadas ante el emperador para decirle que aunque  Enrique IV sea el emperador está sujeto a su obediencia como cristiano e hijo de la Iglesia que es y que él es el Papa, es decir, el representante de Dios en la tierra, puesto por el Espíritu Santo al frente de la iglesia cristiana y que es a él y sólo a él a quien corresponde elegir, nombrar e investir a los cargos eclesiásticos y hace valer su posición amenazándole con la excomunión, lo que inmediatamente lleva consigo el dejar de ser emperador. 

 

Así, pelean verbalmente, se destituyen mutuamente y levantan las espadas uno contra el otro, pues ninguno de los dos da su  brazo a torcer y no admiten injerencias del otro en sus dominios y funciones. Sus sucesores respectivos tardarán en dar con una solución que satisfaga a sendas partes y en el resto de Europa sobre todo en Francia, Inglaterra y España ni tan siquiera sus reyes dan a conocer el decreto papal imponiendo su autoridad en todo el orbe, pues se consideran señores de sus reinos y con poder para decidir e intervenir en el nombramiento de los clérigos de sus iglesias respectivas.

 

... 

 

Lo que en el siglo XI comenzó, se mantiene a lo largo del tiempo y a escalas más locales se reproduce en reinos, principados y señoríos de toda Europa.  

 

También en Artáiz parece que hay que dejar las cosas claras y separar el poder político del poder religioso y el obispo constructor de esta iglesia, que es señor poderoso en Pamplona y estos lares navarros, indica a su tallista que grabe en el libro que sostiene el clérigo de turno, las palabras: “IS REX MEI DEVS EO NDV” y que lo coloque bajo el alero de la fachada sur de la iglesia para que todos, ahora y siempre, lo vean y los que sepan leer y no sean ciegos que se lo cuenten a los analfabetos. Esta iglesia no se somete a señor civil ninguno y tributa directamente a la Diócesis de Pamplona porque su obispo es su hacedor. 

 

-¿Por qué entonces cuando en 1545 se manda cerrar a cal y canto los huecos de la iglesia se oculta este canecillo? ¿Por qué no se colocó de nuevo a la vista de todos en el alero? ¿Qué había cambiado en los casi trescientos años transcurridos desde la erección de la iglesia de Artáiz? ¿Tuvo algo que ver en esta decisión la anexión de Navarra por Castilla? ¿Intervino en esta decisión directamente el señor obispo Don Pedro Pacheco, colocado en la sede pamplonesa al ser claramente partidario del emperador Carlos V de Alemania, I de Castilla y IV de  Navarra?, pregunta a los asistentes el guía y deja en el aire las respuestas para tanto interrogante con otro más.  

 

-¿O todo esto son elucubraciones mías? 

 

obras-1985--2----copia--800x600--copia-1.jpgPuerta tapiada al fondo de la iglesia donde apareció el “emparedado”. 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
4 noviembre 2013 1 04 /11 /noviembre /2013 11:03

     

EL BESTIARIO DE SAN MARTÍN DE ARTÁIZ

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (03-11-2013)

 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--800x600--copia-1.jpgLa iglesia de San Martín de Artáiz tiene una buena colección de animales, reales o mitológicos, cuya presencia ayuda en algunos casos a identificar, comprender o interpretar las escenas en las que están incluidos.

Desde los primeros pasos de la Humanidad la representación de animales en las manifestaciones de expresión humana es habitual, sea en lo recóndito de las cuevas o en los abrigos rocosos, en las entradas a las ciudades o en los templos de cualquier civilización a lo largo del tiempo y del espacio.

A cada uno de ellos los humanos otorgamos y concedemos características definidas de carácter positivo o negativo.

Por eso, desde antiguo, se tendió a reunir a las bestias en catálogos, fueran animales reales o creados por la imaginación y a cada una de estas bestias se les otorgó  cualidades en consonancia con la experiencia que los humanos tuvieron de ellas. Aparecieron los bestiarios.  

 

Con el nombre de bestiario nos referimos a una Colección de Bestias, recogidas en códices o publicaciones a las que se describen y se ponen como ejemplo, para la ética  humana. 

 

Desde las culturas antiguas de Mesopotamia, Egipto, Grecia, Roma, Judía, Culturas Asiáticas, Musulmanas o Precolombinas, todas las civilizaciones y culturas han mirado a su alrededor y han ponderado las cualidades y defectos de la fauna con la que convivieron.

La Primera Obra de  estas características es el: PHYSIOLOGUS (Grecia s. II-IV)

Se popularizan en la Edad Media: Inglaterra y Francia (XII)

Visión moralizante: Bestiario Positivo (reales o fantásticos)

                                  Bestiario Negativo (reales o fantásticos)

El más famoso de época medieval: BESTIARIO DE ABERDEEN (Inglaterra XII)                         

 

 En Navarra se editó en el año 1982 el “Bestiario esculpido de Navarra”, cuyo autor Ignacio Malaxecheverría Rodríguez nos habla de 33 especies de animales recogidos por toda su geografía.

Pero sólo en Artáiz podemos hablar de 19 especies distintas, más 3 sin determinar, lo cual me parece muy interesante destacar.

En el bestiario de Artáiz podemos identificar con claridad a los siguientes animales reales: al león, al perro, a la liebre, al caracol, a la vaca o toro, al cerdo, al caballo, a las águilas, al pez y al sapo.

También hay seres imaginarios o mitológicos como: el leviatán, las arpías o el dragón.

Se adivinan el murciélago y el gato y camuflados podemos identificar algún otro. Pudiera encontrarnos hasta con el hipopótamo.

Otros son más difíciles de identificar como ciertos rostros entre persona y animal, así como alguno que se ha deteriorado más por la acción humana que por el paso del tiempo, dado que las tallas de San Martín de Artáiz se conservan en bastante buen estado en general.

De su fachada se ha perdido la serpiente, huída por la mutilación de uno de sus personajes. 

 

Coincido con Ignacio Malaxecheverría, autor del magnífico libro citado, en que más allá del aspecto artístico, como en general en el Románico, lo que promueve el interés por la representación de animales en la escultura de estas épocas es tratar de descubrir el significado de todas estas tallas. ¿Cuál es su significado? ¿Qué se nos quiere decir con su presencia? ¿Cómo leerlos e interpretarlos adecuadamente? ¿Cuáles eran las claves o razones de su presencia? 

Sin duda que al hacer el esfuerzo de lectura de estos símbolos, insertados en la escena en que muchas veces aparecen, comprenderemos mejor lo que el maestro tallista medieval quiso expresar y comunicar en su obra. Si están ahí, ante la vista del espectador, no es de manera gratuita, sino para cumplir con su importante función didáctica.  

 

Recordemos que la mayoría de la población de la época en que se construye la iglesia de Artáiz era analfabeta, por lo que la transmisión del conocimiento se hacía a través de la palabra y de la imagen. Pero para que esta palabra quedara para siempre, a falta de adelantos modernos, se esculpía la piedra para transmitir a muchas generaciones el pensamiento de la época. Época dominada por la fe cristiana, pero que participaba también de los conocimientos clásicos ajenos al cristianismo a los que asumía en la medida que lo reforzaba, sea al confirmar parte de su doctrina  o al poner un elemento de contraste con la misma, que había que rechazar.

 

El problema con que nos encontramos en el siglo XXI es que también en gran parte somos analfabetos frente a los conocimientos del XII y su mundo simbólico e interpretativo. Por ello nos resulta tan difícil descubrir los mensajes grabados en las piedras medievales y comprender el fondo de estos grabados. Parece que así lo veía ya el tallista de la portada de Artáiz y por dos veces esculpe a sus personajes con el dedo índice extendido hacia su cara, indicándonos que observemos con atención, pero como buenos analfabetos que somos de un mundo pasado, nos quedamos mirando el dedo y el exterior y clasificamos, ordenamos, establecemos dependencias y escuelas, pero nos olvidamos de la verdadera intención del tallista medieval al hacer su obra. El mensaje.  

 

Así pues, al hacer el estudio del bestiario de la iglesia de Artáiz, me preocupa más dar con las claves de su correcto simbolismo. Difícil es, pero hay que intentarlo.

Veamos uno a uno a los animales que componen el bestiario de San Martín de Artáiz. 

 

EL LEÓN: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--2---800x600-.jpgBESTIARIO-DE-ARTAIZ--3---800x600-.jpgSon las dos grandes representaciones de los leones de la fachada, las que más llaman la atención del espectador, tanto por su tamaño como por su colocación y por su talla. En el libro citado, Ignacio Malaxecheverría hace un compendio sobre la figura y simbolismo del león cuya lectura se recomienda.

 

Los leones de Artáiz, aunque muy diferentes en las formas, en las que se asemejarían a Leire, su mensaje está en la línea de los representados en el tímpano de Jaca, lo mismo que el crismón del tímpano de la portada.

 

En Artáiz la interpretación más aceptada, con la que estoy de acuerdo, es la que habla de su simbolismo cristológico, representando a Jesús como salvador y dador de la nueva vida, aunque también como Juez del final de los tiempos, en consonancia con el Alfa y la Omega del crismón. El León-Jesús nos pare, da vida y fuerzas para dominar el mal.

 

De todas formas no hay que olvidar lo que dice el apóstol San Pedro en su primera carta 5, 8: “Sed sobrios y velad. Vuestro adversario, el Diablo, ronda como león rugiente, buscando a quién devorar.” ¿Pudiéramos ver, según esta cita, en el león de nuestra izquierda al Diablo y en el de la derecha a Jesús?  

 

Podemos descubrir un tercero león en el capitel interior izquierdo según miramos desde el exterior.

 

Físicamente se le talla con grandes melenas que  cubren cabeza, cuello y toda su espalda. Su rostro muestra unas fauces abiertas que dejan ver sus poderosos dientes. Sus fuertes extremidades terminan en  potentes garras dispuestas a atacar en cualquier momento. Su rabo aparece recogido entre sus patas traseras. Su fuerza y potencia parecen contenidas, quizás en consonancia con el capitel del que forma parte. Si se desataran, su fuerza bruta nos eliminaría en un momento.

 

Desde mi punto de vista se muestra aquí al león como símbolo de una de las edades humanas. La edad adulta. Edad de plenitud física, de fuerza y potencia, de reinado indiscutido, de relación creativa,… Su reinado termina malogrado por el paso del tiempo y con los años toda esa fuerza y potencia física se convertirá en fuerza espiritual y en conocimiento. 

 

EL PERRO: 

 

El animal más veces representado en la iglesia de San Martín de Artáiz es el perro. Al menos lo vemos por cuatro veces repartido en distintas escenas. Aparece en la metopa correspondiente al “Rico Epulón”, en sendos capiteles interiores de la portada y en uno de los capiteles interiores del ábside.

 

En cada situación o escena parece que se ponen de manifiesto los diferentes simbolismos de este animal, tan cercano al ser humano. Veamos cada una de sus apariciones en esta iglesia. 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--10---800x600-.jpgEste perro, que se asemeja a un galgo, se encuentra esculpido en el capitel interior izquierdo, en el denominado capitel de “las edades del hombre”. Habíamos visto ya al león. Ahora nos fijamos en el segundo animal que representa una de estas fases humanas. En este caso es un perro. Perro al que se le notan todas sus costillas, parece escuálido, con paso tranquilo y husmeando en el terreno con la cabeza gacha. Su estado de postración la logra el tallista a través de un semicírculo que forma desde el arranque del rabo, igualmente caído, hasta su hocico alargado besando la tierra. Su debilidad, su necesidad, su falta de recursos, así como su sumisión y humildad hacen relación a los primeros años de vida de las personas: la infancia. Como este perro necesitado de cuidados también el niño, al que representa, ha de ser protegido, alimentado y defendido hasta tanto llegue a la edad adulta. 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--17-.jpgEste otro perro se encuentra en el capitel interior derecho. Lo que resalta de él es su aspecto fiero. Nos enseña sus fauces para llamarnos la atención, mientras parece emitir un sordo gruñido. Todo su rostro infunde pavor comenzando por su mirada y aunque sentado aparentemente tranquilo y obediente, mejor será tener un poco de prudencia y mantenerse a cierta distancia. Sus garras se asientan con seguridad en el suelo. Su rabo, al igual que los leones de la fachada, se retuerce entre sus piernas y se apoya sobre su lomo. Aunque también el maestro tallista deja ver su costillar, sus potentes y musculosas extremidades armadas  están dispuestas a saltar sobre su presa y defender su territorio.

 

Actitud muy diferente al anterior perro. Ahora se muestra como poderoso, fiero, defensor. La fidelidad a su dueño le lleva al ataque del intruso. Como el can Cerbero protege la entrada de este templo e impone su respeto a todo el que pasa por su lado. Sólo quien lo conoce, lo controla y sólo a quien conoce, obedece. ¿Seremos como el saltimbanqui que se apoya en su lomo con pericia y lo domina? 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--47-.jpg“… pero hasta los perros venían y le lamían las llagas.” 

 

En el episodio del Rico Epulón, se cita ex profeso a los perros y el cantero que labró las metopas de San Martín de Artáiz mete a uno de ellos en la escena. Lázaro, enfermo y lleno de llagas está tendido a los pies de la mesa del rico, pero sólo le llega ayuda y consuelo de un perro. La piedad, la ayuda, el socorro, están representadas en el perro que alivia el dolor de las llagas de Lázaro.

 

Fijándonos con atención en la imagen veremos la lengua del perro lamiendo el dolor. Es el perro caritativo y generoso, fiel y cariñoso con su amo, a quien no abandona ni en el dolor ni en la muerte.

 

Los que tenemos perro bien sabemos de lo que son capaces y hemos podido comprobar el amplio abanico de sus actitudes. 

 

BESTIARIO DE ARTÁIZ (34) [800x600]En el capitel izquierdo del interior del ábside, según miramos, junto a una serie de caras humanas, aparece tallado el cuarto de los  perros. Conserva aún parte del colorido que tuvo en su momento. Su tosca talla sigue el estilo del resto de caras existentes en sendos capiteles del ábside, de marcado sabor popular.

 

Estos capiteles son de ejecución más tardía que los de la portada y no dejan de tener similitudes importantes con los del pórtico de la iglesia de Eusa, por lo que pudiéramos estar ante algún representante de la escuela de Petrus de Guerguitiáin.

 

Al estar fuera de toda escena resulta difícil ver un significado propio a este perro. Aparece representado en la cara derecha del capitel, en su parte superior. No parece ir más allá del propio divertimento del artista popular, aunque su simplicidad también atrae, como lo hacen las caras que se muestran. 

 

Pudiera existir un quinto perro en la metopa correspondiente al “Descenso de Jesús a los Infiernos”, pero después de estudiar la representación con mucho detenimiento y viendo sus características, he optado por mostrarlo como un animal nuevo, que en su momento identificaré y mostraré. 

 

EL CABALLO: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--48---800x600-.jpgBESTIARIO DE ARTÁIZ (22) [800x600]En la metopa del “Torneo”, como es lógico en esta época, el caballo está presente. Es la pieza esencial de los caballeros y base de su posición social. Una vez domado, el caballo se hace uno con su jinete y le otorga fuerza, destreza y seguridad. Le transporta de un lugar a otro y en su embestida derriba y hace huir al enemigo.  

 

En uno de los canecillos del alero del extremo occidental de la fachada sur, aunque bastante deteriorado, se puede identificar todavía lo que fue una cabeza de caballo. Se le representa como a los caballos del torneo con su bridón correspondiente, de donde le cuelgan las riendas para dirigirle. Todavía hoy se conservan pese a ser una de las zonas más débiles del canecillo.

 

Cualidades como su nobleza, obediencia, docilidad,  fuerza, agilidad, velocidad, versatilidad, valor, coraje, resistencia  y energía las pone a servicio de su amo y son cualidades muy convenientes, a la vez, en las personas. 

 

EL BÓVIDO: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--29---800x600-.jpgUno de los canecillos del alero representa la cabeza de un bóvido. Magistralmente esculpido conserva aún hoy, a pesar de los efectos de la erosión, la frescura de hace siglos.

 

Cada una de sus partes está perfectamente proporcionada y representada: los cuernos, las orejas, los ojos, las fosas nasales y la boca. El maestro tallista le confiere vida mostrando la lengua del animal hurgándose la nariz, en un gesto natural observado a diario.

 

Igual que en el caso del caballo su proximidad a los humanos hace que se valore profundamente sus cualidades, tanto como vaca, toro o buey. Su fuerza, su docilidad, su paciencia su tesón, su recurso como alimento hacen que  este animal haya sido apreciado en particular entre los humanos, que desde los orígenes de su existencia los introdujo en el círculo familiar. De su importancia nos hablan sus apariciones por la comarca además de en Artáiz en Villaveta. 

 

EL CERDO: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--31---800x600-.jpgEste precioso canecillo nos muestra el trabajo de un maestro cantero lleno de imaginación, creatividad y virtuosismo que a la hora de plasmar a un nuevo animal  del establo familiar, supone estas cualidades en la mente del espectador y reclama su colaboración para recomponer la pieza, a manera de  acertijo o adivinanza.

 

 “El animal que aquí se esconde no tiene desperdicio y por San Martín, seguro, se ofrece en sacrificio”.   Parece que nos pregunta. ¿De qué animal se trata? Es fácil adivinarlo: El cerdo.

 

Me asombra la maestría de su ejecución. Enroscado sobre sí mismo, la cabeza del animal está en el centro del círculo. Para verlo bien hay que girar la pieza. Las patas cuelgan de la parte superior del canecillo y entre ellas ha tallado unos elementos decorativos que dan un aire exótico al motivo.

 

Hay que señalar que frente a esta hermosura de canecillo, su simbología en cuanto animal, por lo general, es negativa. Es considerado animal impuro por el Judaísmo y prohibido igualmente por el Islam. Su nombre está en boca de todos cuando se quiere causar mofa. Es muy rico el vocabulario que a él se refiere y con frecuencia se aplica a las personas. Sin embargo contemplar a los lechones cuando son alimentados por su solícita madre enternece.

 

Hay un estudio muy interesante sobre este animal y su repercusión en el lenguaje humano realizado por Kamilla Tutaeva, de la Universidad de Kazán titulado: “La simbología del cerdo en la fraseología inglesa, rusa y española”. Se puede leer en Internet en la siguiente dirección: “elies.rediris.es/Language_Design/LD11/LD11-01-Tutaeva.pdf”. ¡Cuánta riqueza de vocabulario se ha creado en torno del cerdo!

 

A pesar de su simbolismo tan negativo hay que reconocer que es un buen animal de granja para los pueblos que no lo tienen como tabú en su alimentación. En la cultura cristiana es un animal importante para su dieta. Antiguamente cada familia, en los pueblos y aldeas, con las sobras de la comida alimentaba a uno o dos cerdos. Durante todo el año se les engordaba y llegados a Noviembre, en el veranillo de San Martín, con el buen tiempo se hacía la matanza. Del cerdo se aprovechaba todo y era un recurso importante para tener alimento adecuado para el invierno junto a los frutos recogidos en el campo: grano, vino, frutas y verduras, frutos secos. Terminado este quehacer doméstico de subsistencia podían llegar las nieves y el rigor del invierno, dado que estaban las despensas llenas con las provisiones adecuadas. 

 

LA LIEBRE 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--14---800x600-.jpgEl capitel exterior derecho es el más deteriorado de los seis que forman parte de la portada. En sus dos caras se labra una liebre agazapada. La del lado derecho se ha conservado bastante bien, mientras que la de la izquierda se ha perdido por el mal de la piedra que ha atacado a este capitel. De todas formas la silueta que se aprecia sirve para identificar al mismo tipo de animal y en similar actitud.

 

Las dos veces que en la comarca de Izaga se representa en el románico a este animal se hace prácticamente en la misma postura prudencial. Agazapada y tímida aparece también en la portada de la iglesia de Santa Eulalia, en Lizarraga, debajo del peregrino que va decidido andando por el camino hasta la meta. La actitud que en Artáiz se muestra, si nos fijamos en el resto del capitel, es la de la prudencia, incluso hasta la de la cobardía, frente a la de decidida observación a la que el personaje de la izquierda nos invita.

 

La liebre es símbolo también de la rapidez, aunque no lo sea a veces de la constancia, como sucede en la fábula popular de La Liebre y la Tortuga. Su debilidad y timidez le hacen ser también precavida. También nos habla de fecundidad.  

 

EL CARNERO: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--53-.jpgEn la metopa que representa el sacrificio de Isaac, a pesar del evidente deterioro, se adivina la presencia del carnero del relato. Enredado entre las zarzas Yahvé se lo ofrece a Abraham para que lo sacrifique en lugar del niño.

 

Es un animal muy cercano al hombre medieval como la liebre o el conejo, el cerdo, la vaca, el caballo y el perro. Imprescindible para el crecimiento de los rebaños, se muestra aquí como víctima para el sacrificio en alusión clara a la figura de Jesús, cordero sacrificado por la salvación de todas las personas.

 

En Artáiz hay que contemplarlo desde su aspecto positivo y redentor, como más tarde se representará como objeto de adoración pintado en el ábside.

 

Su simbolismo es ambivalente pues va desde la visión de Jesús como protector del rebaño hasta la visión de Diablo como presidente de conjuros, aquelarres y desenfreno sexual. 

 

EL CARACOL: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--27---800x600-.jpgEntre la fauna recogida en el alero también se encuentra el caracol. El canecillo está muy deteriorado y se está descomponiendo. De todas formas se aprecia aún que se trata de la cabeza y parte delantera del pie del caracol, que en día luminoso después de la lluvia sale a pastar y “saca sus cuernos al sol”.

 

En ningún otro lugar más que en Artáiz he visto a este animal esculpido, por lo que su aparición le aporta interés. Sin duda alguna que ya en la Edad Media sería valorado por sus cualidades culinarias e incluso medicinales, aunque como pasa con otros animales se le puede valorar desde aspectos contrarios.

 

Por su lentitud se le califica de perezoso. Por no separarse de su casa, que lleva a cuestas, egoísta y avaro. Por arrastrarse por los suelos se le tiene como animal negativo al igual que a la serpiente. Sin embargo sus cualidades son muy importantes gracias a su baba regenerativa de tejidos por lo que simboliza la vida. También es símbolo de la fecundidad y del crecimiento progresivo como indica la espiral de su caparazón. 

 

EL GATO: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--25---800x600-.jpgAunque el estado de conservación no es el óptimo a la hora de catalogar este canecillo me decido por considerarlo como la representación del rostro de un felino. Un gato posiblemente. Sus orejas puntiagudas, su mirada y sus carrillos rechonchos así me lo sugieren.

 

Estamos ante otro de los animales importantes para el ser humano, pues desde los albores de la civilización aparecieron formando parte del núcleo de los humanos. La importancia y consideración  que en la civilización egipcia tuvieron fue tal que alcanzó la categoría de dios, representado como la diosa Bastet, culto que pasaría a Europa a través de las legiones romanas.

 

Se puede leer el artículo “El simbolismo del gato a lo largo del tiempo” en captelnet.campusinstituto.com.ar/...gatos/, donde se hace una recensión de las vicisitudes de este animal a lo largo de los tiempos. Hoy día valoramos su papel en nuestra cultura y de alguna forma ha vuelto a recibir la categoría de dios, pues en muchos hogares son formalmente los dioses de la casa. Han recuperado su estatus antiguo y son considerados como animales positivos, limpios, libres, cariñosos, femeninos y sensuales. No siempre fue así, pues en el tiempo en que se talla y coloca en el alero de esta iglesia era perseguido y asimilado a lo pagano, al mal y se le tiene como símbolo del Diablo y de la brujería.

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--24---800x600-.jpgEste otro canecillo, situado en el alero por encima del tejaroz de la portada, parece representar también un felino, si observamos con detenimiento la cabeza. Posiblemente otro gato. Contemplarlo resulta más difícil por la zona donde se ubica.  

 

Si el gato estaba tan mal considerado por la Iglesia ¿Por qué, entonces, se le representa en el recinto sagrado?  Como hemos visto en otros lugares de la zona de Artáiz, caso de la portada de Santa Eulalia de Lizarraga, parece ser que los cultos, costumbres y ritos anteriores al cristianismo en parte seguían practicándose en el siglo XII. Aunque la iglesia los prohibía, perseguía y castigaba, no siempre los desarraigaba del todo. En relación al gato, como se ve, a pesar de la maldad intrínseca que poseía a tenor de los clérigos, se le representa en el alero de la iglesia por dos veces como uno de los animales cercanos y beneficiosos para el ser humano. De esta manera, el tallista que lo esculpe y lo adorna y el albañil que lo coloca sosteniendo la cubierta, están transmitiendo la visión popular antigua sobre este animal, al que consideraban positivo para sus vidas. 

 

EL MURCIÉLAGO: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--21---800x600-.jpgEl grado de miedo y temor que transmite esta talla de la ménsula derecha que sostiene el tímpano, según miramos la portada, es todavía lo suficiente, a pesar del deterioro al que intencionadamente le ha sometido la mano humana. Sus orejas puntiagudas y sus ojos redondos y saltones me dan pie para pensar en el animal que aquí se representaba: el murciélago.

 

Estamos ante otro de los animales negativos  en la Edad Media como símbolo del mal y del Diablo que era. Por su carácter nocturno se le encuentra formando parte de los ritos mágicos y conjuros de las brujas. En la cultura occidental su presencia crea inquietud y anuncia males.

 

La identificación con el diablo aparece cerca de Artáiz en la iglesia de Ekai, donde a uno de los diablos de las pinturas se le representa con alas de murciélago.

 

Su presencia en esta parte de la portada está bien justificada, pues muestra lo negativo frente a la representación positiva de su pareja, que desgraciadamente se ha perdido. 

 

EL ÁGUILA: 

 

BESTIARIO DE ARTÁIZ (11)En el capitel denominado de “Las edades del hombre”, en relación con la etapa de la vida que representa la ancianidad, se muestra la cabeza de un águila. En ella destaca su mirada. Un gran ojo de mirada penetrante. Desde la altura de los años, años que dan sabiduría, la persona anciana puede adoptar posturas de contorsionista y amoldarse con sabiduría a todas las circunstancias y salir airosa. La experiencia hace contemplar los problemas con distancia y ver la totalidad de los mismos. La solución es más fácil.

 

045 L. O. Exterior - Cabeza rapaz - copiaEn el  monasterio de La Oliva hay un sillar en el interior del recinto religioso que tiene grabada también una cabeza de águila. En el libro titulado “Canteros Románicos por los Caminos de Navarra” la recojo a tamaño natural y aquí la reproduzco, dada su similitud con la cabeza de Artáiz. 

 BESTIARIO DE ARTÁIZ (20) [800x600]

    También en Artáiz contemplamos a esta pareja de águilas posadas sobre la pareja de los simbólicos luchadores greco-romanos. Reposan sus picos sobre las nucas de los dos personajes. ¿Se recoge en este capitel las creencias antiguas sobre el hecho de posarse águilas sobre alguna persona?

 

Julius Evola escribe un artículo, cuya lectura se recomienda, titulado “Simbolismo del águila”, recogido en www.alconet.com.ar/varios/mitologia/simbolismo.../el_aguila.html. En él dice lo siguiente: “Era tradicionalmente admitido que aquél sobre el cual se posaba un Águila estaba predestinado por Zeus a un alto destino o a la realeza, signo de la legitimidad olímpica o de una u otra.

 

Conocer estas costumbres antiguas nos lleva a comprender mejor este capitel de Artáiz y poder contemplarlo con los ojos y mentalidad del hombre del siglo XII que aún las tenía in mente.

 

Desde este punto de vista la interpretación de estas águilas posadas sobre las personas que luchan simbólicamte consigo mismas, que reposan sus picos sobre las sienes de los personajes, se puede ver como la transmisión de todo lo positivo que el águila simboliza. Para el cristiano representa a Jesucristo que otorga la regeneración y la salvación a las personas. Su simbolismo nos habla de luz, vida, libertad, sabiduría, conocimiento profundo, rejuvenecimiento. Los labradores la ven como ave positiva, pues defiende sus cosechas de roedores y reptiles. Ataca al mal, que estos representan. 

 

LAS ARPÍAS: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--15---800x600-.jpgEl motivo único del capitel central derecho son las arpías. Estos seres fabulosos están compuestos por cabeza humana, mayoritariamente de mujer con gran cabellera ondulada al viento, tronco de ave rapaz, patas de cabra y cola de serpiente, según la versión de las dos que se representan en Artáiz.

 

¿Se muestra aquí a la pareja de arpías originarias Aelo (Viento tempestuoso) y Ocípete (Vuelo rápido)?

 

Estos animales mitológicos son imágenes del mal, persiguen a los hombres y se los comen. Son crueles, pestilentes y saqueadores, como dice su nombre. Todo en ellos es maldad.

 

Dado su fuerte simbolismo se les representa con bastante frecuencia en el románico. También en Navarra. En Artáiz serían la oposición a las águilas del capitel interior derecho. La simbología de Cristo frente a la simbología del mal. 

 

EL DRAGÓN: 

 

   BESTIARIO-DE-ARTAIZ--23---800x600-.jpg Uno de los canecillos que más llama la atención una vez descubierto, pues se encuentra por encima del tejaroz de la portada y por lo mismo es difícil de ver, es éste que representa a un dragón. Tiene cabeza humana de varón, cuerpo de serpiente, alas y garras en sus extremidades superiores. Está muy bien conservado y a juzgar por su faz no se aprecia su maldad o fiereza, antes bien parece mostrar un rostro sosegado y relajado.

 

Como sucede con otros animales analizados el dragón presenta visiones opuestas según las épocas y civilizaciones. Desde la visión positiva de culturas orientales hasta el concepto negativo que occidente tiene de este animal fantástico y más en la época que nos ocupa.

 

    Para el cristianismo el dragón es imagen  y símbolo del Diablo. Su mismo nombre lo relaciona con la serpiente y BESTIARIO DE ARTÁIZ (56) [800x600]desde las primeras páginas del Génesis se muestra a este animal como encarnación del Ángel Caído. Por ello la mayor hazaña del ser humano será vencerlo y con su triunfo asimilarse a los dioses, pues la sangre del dragón le hace invulnerable. Así se muestra a los héroes antiguos y a los santos cristianos, desde el arcángel San Miguel hasta a San Jorge, quienes pelean y vencen al dragón lanceándole en sus fauces.

 

Esta imagen es frecuente en la comarca. En Artáiz vemos al héroe cristiano venciendo al dragón en el canecillo derecho del alero de la portada y como luchador celeste en la batalla originaria entre ángeles fieles y rebeldes a Dios está en la Ermita-Basílica de San Miguel de Izaga o en la fachada de la iglesia de San Miguel de Lizoáin.

 

Símbolo de Luzbel, el rebelde, en la Edad Media se le considera sinónimo de traición, de apostasía, de la cólera y de la envidia. 

 

EL LEVIATÁN:  

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--51---800x600-.jpgEn la metopa que muestra la anástasis  o descenso de Jesús al infierno, sheol o hades, éste aparece representado por Leviatán o gran reptil acuático que se identifica en la Edad Media con el demonio o Satán. Sigue la línea del dragón. De la boca de este gran pez o monstruo marino salen los justos del Antiguo Testamento rescatados por Jesús, que los libera de la muerte en el caos primitivo en que se encontraban.

 

La Biblia habla en varias ocasiones de Leviatán. Donde lo hace con mayor extensión es en Job, 40,25 – 41,26. De su descripción resulta un ser terriblemente enorme, fuerte, fiero, poderoso y “todo él llena de espanto”. Veamos toda la cita: 

 

“Y a Leviatán ¿le pescarás tú a anzuelo, sujetarás con un cordel su lengua?

¿Harás pasar por su nariz un junco? ¿Taladrarás con un gancho su quijada?

¿Te hará por ventura largas súplicas? ¿Te hablará con timidez?

¿Pactará contigo un contrato para ser tu siervo por siempre?

¿Te divertirás con él como con un pajarillo, y lo atarás para juguete de tus niñas?

¿Traficarán con él los asociados? ¿Se le disputarán los mercaderes?

¿Acribillarás su piel de dardos? ¿Clavarás con el arpón su cabeza?

Pon tu mano sobre él: ¡al recordar la lucha no tendrás ganas de volver!

¡Sería vana tu confianza, porque su vista sola aterra!

Si le despiertan, furioso se levanta, ¿y quién podrá aguantar delante de él?

¿Quién le hizo frente y quedó salvo? ¡Ninguno bajo la capa de los cielos! 

 

Mencionaré también sus miembros, hablaré de su fuerza incomparable.

¿Quién rasgó la delantera de su túnica y penetró en su coraza doble?

¿Quién abrió las hojas de sus fauces? ¡Reina el terror entre sus dientes!

Su dorso son hileras de escudos, que cierra un sello de piedra.

Están apretados uno a otro, y ni un soplo puede pasar entre ellos.

Están pegados entre sí  y quedan pegados sin fisura.

Echa luz su estornudo, sus ojos, como los párpados de la aurora.

Salen antorchas de sus fauces, chispas de  fuego saltan.

De sus narices sale humo, como de un caldero que hierve junto al fuego.

Su soplo enciende carbones, una llama sale de su boca.

En su cuello se asienta la fuerza, y ante él cunde el espanto.

Cuando se yergue, se amedrentan las olas, y las ondas del mar se retiran.

Son compactas las mamellas de su carne: están pegadas a ella, inseparables.

Su corazón es duro como roca, resistente como piedra de molino.

Le alcanza la espada sin clavarse, lo mismo la lanza, jabalina o dardo.

Para él el hierro es sólo paja, el bronce, madera carcomida.

No le ahuyentan los disparos del arco, cual polvillo le llegan las piedras de la honda.

Un junco la maza le parece, se ríe del venablo que silba.

Debajo de él tejas puntiagudas: un trillo que va pasando por el lodo.

Hace del abismo una olla borbotante, cambia el mar en pebetero.

Deja tras sí una estela luminosa, el abismo diríase una melena blanca.

No hay en la tierra semejante a él, que ha sido hecho intrépido.

Mira a la cara a los más altos, es rey de todos los hijos del orgullo.” 

 

En otras representaciones de la anástasis en Navarra también se representa las grandes fauces del gran monstruo marino, como por ejemplo en la fachada de la iglesia del Santo Sepulcro, en Estella o en el Claustro de la Catedral de Tudela. 

 

¿EL   HIPOPÓTAMO? 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--52---800x600-.jpgEn la parte superior izquierda de la metopa anterior se representa a otra bestia que se resiste a dejar libre a una persona. Fuertemente agarrada entre sus fauces sigue esclava del mal.

 

¿De qué animal se trata? Aunque se ha hablado de un perro por algún estudioso, personalmente no lo veo como tal. Este animal tiene una gran cabeza y una gran boca. Si nos fijamos con atención los orificios nasales son redondos y se abren en el extremo de su hocico y sobre su frente apuntan dos ligeras orejas. Tiene un fuerte cuello con pliegues y muestra un cuerpo como de serpiente con al menos una fila de dos patas fuertes y cortas. ¿No suena todo esto a la representación de un hipopótamo, al menos en su parte delantera?

 

En cuanto al concepto que de este animal se tenía desde antiguo era positivo en cuanto a la hembra. No así con relación al macho que debido a su voracidad y a su agresividad era reflejo del mal. Cuadra, por tanto, su presencia en esta escena, pues representando al mal retiene a la fuerza a su presa, que no logra liberarse.

 

ANIMALES INDEFINIDOS: 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--30---800x600-.jpgBESTIARIO-DE-ARTAIZ--32---800x600-.jpgEstos dos canecillos muestran la cabeza de un animal. No tienen rasgos que permitan identificar al animal concreto conocido. Más bien parece que el tallista deja vagar su imaginación y labra tallas destinadas a infundir miedo. Sus grandes ojos, su nariz de felino, su gran boca que parece devorar a un gran pez, si no es su misma lengua bífida en la representación de la izquierda, o tallada sobre una persona en la derecha,  como sometiéndola, son señales que parecen transmitir sensaciones negativas.

 

Hay que indicar también la semejanza de estos dos rostros animales en los que se adivina la misma mano del tallista.

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--33---800x600-.jpgEl canecillo superior también contiene la talla de un animal. Está como clavado a la piedra por sus cuatro extremidades. El deterioro que presenta no permite identificarlo, pero recuerda a un felino o a un simio 

 

ANIMALES CAMUFLADOS: 

 

    BESTIARIO-DE-ARTAIZ--26---800x600-.jpg¿Dónde está el caracol? ¿Dónde están los peces? 

 

    Que los canteros medievales eran personas imaginativas no cabe ninguna duda. Con estos dos ejemplos siguientes encontrados en Artáiz además tendremos que decir que también eran personas divertidas y que en cierta manera jugaban a los acertijos. En sus tallas encontramos a veces detalles que lo muestran.

Con relación al bestiario estos dos ejemplos pasan completamente desapercibidos para el visitante normal.

 

    Fijémonos en este canecillo. Lo que normalmente se ve es el tronco de una persona cuyo rostro se ha perdido. Extiende sus brazos hacia delante uniendo aparentemente sus manos. Pero al observar éstas comprobamos que no son tales, sino que el maestro las ha transformado en una cabeza con boca sonriente y ojos, del que se ha mantenido perfectamente el de la derecha. Los brazos, semejando parte del pie del caracol, se unen y forman una sola cabeza.

 

BESTIARIO DE ARTÁIZ (40) [800x600]A su vez, si observamos los brazos desde los laterales, veremos cómo se convierten en sendos peces. El pez fue el símbolo usado por los primeros cristianos para darse a conocer como tales. 

 

¿QUÉ HAY EN EL RABO DEL LEÓN? 

 

BESTIARIO-DE-ARTAIZ--42---800x600-.jpgBESTIARIO-DE-ARTAIZ--43---800x600-.jpgEste descubrimiento realizado en un foro por Danieles me lo comunicó mi amiga Elena Aranda Vázquez, conocida como Nunilo en el mundo de los amantes del románico. Como buena observadora, cuando subida a una escalera sacó un plano en picado del león derecho de la fachada de Artáiz, pudo contemplar lo que los que nos contentamos con los contrapicados no podemos admirar. Me pasó la foto en cuestión preguntándome a ver si veía yo lo que pudiera ser una marca de cantería dentro del extremo del rabo del animal. Inmediatamente le contesté que sí y que la tal marca correspondía ciertamente a lo que ella veía. La cabeza de un ave. Se ve con toda claridad. Ahí está el pico, el ojo, la cabeza y el arranque del cuello. Hasta se podría hablar del tipo del ave. ¿Una zancuda? 

 

¿Cuántos más casos de este tipo no estarán esperando a ser descubiertos? 

 

EL POSIBLE ANIMAL PERDIDO: LA SERPIENTE: 

 

  BESTIARIO-DE-ARTAIZ--3-.jpgBESTIARIO-DE-ARTAIZ--50---800x600-.jpgCon toda probabilidad este personaje, que ha perdido el brazo, atraparía en su mano a una serpiente, pues sigue el modelo jaquense.  La serpiente, animal que por antonomasia representa al diablo y simboliza el mal es vencido. Su presencia está en el origen de la humanidad y cada persona ha de luchar contra él a lo largo de su vida.  

 

EL SAPO:

 

PB191064-1--800x600-.jpgAunque la mano humana ha mutilado, una vez más, parte del contenido del capitel exterior derecho de la portada de Artáiz, no ha hecho desaparecer a este otro animal devorador de hombres.

 

Mirando desde este punto de vista se llega a apreciar bastante bien su perfil izquierdo. Su cabeza con los ojos, el hocico y la boca, su pata delantera izquierda armada de garras y su panza llena y redondeada.

 

Estamos ante un nuevo animal, como demuestra el acabado de la piel, similar a la liebre, a los perros y al león que se plasman en los capiteles. ¿Cuál es este animal? Yo veo aquí a un gran sapo devorador de hombres, como se ve por la pierna humana desnuda que se está tragando y por la cabeza humana, muy deteriorada, que está debajo de la panza del animal. Si nos fijamos con atención, cuando vemos in situ el capitel, se aprecia aún su silueta y el ojo izquierdo de la misma. El aspecto feroz y depredador humano que tiene el sapo en este capitel está lleno de negatividad. Es fácil verlo asociado a lo oscuro y malvado. 

 

CONCLUSIÓN:

 

4-PERROS

3-LEONES

3-AGUILAS

2-CABALLOS

2-LIEBRES

2-CORDEROS

2-CARACOLES

2-GATOS

2-ARPÍAS

2-DRAGONES

2-PECES

1-BUEY

1-CERDO

1-MURCIÉLAGO

1-LEVIATÁN

1-¿HIPOPÓTAMO?

1-SERPIENTE

1-SAPO

1-AVE ZANCUDA

3-SIN IDENTIFICAR

19 ESPECIES DISTINTAS Y 34 ANIMALES + 3 SIN IDENTIFICAR 

 

Esta es la colección de animales que forman el bestiario de Artáiz. Pudiera haber habido alguno más y como en el caso de la serpiente se haya perdido. Quizás estén ocultos en los huecos que con el tiempo se cerraron a cal y canto. 

 

De todos ellos  podemos sacar alguna lección para nuestra vida. Es lo que he intentado comunicar con esta charla, pues aunque tallados en piedra, nos hablan. Sólo nos queda abrir nuestra mente y escucharles. 

 

Muchas gracias.

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
25 octubre 2013 5 25 /10 /octubre /2013 18:11

 

ARTÁIZ - VII - LOURDES Y FELISA

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (25-10-2013)

 

 

Año de 1984

 

Felisa.-¡Menudo frío que hace en la iglesia! ¡Se queda una pasmada!

 

Lourdes.-¡Y que razón tienes, Felisa! ¡De seguir así, mejor es quedarse en casa y seguir la misa por la televisión, que a nuestra edad también vale! 

 

Felisa.-Pues no sé qué diría Don Miguel si dejamos de venir con este tiempo tan malo, Lourdes. Otra cosa es ir a misa en el verano, con lo fresquito que se está dentro. Pero con estos fríos no hay quien aguante, chica. 

 

Lourdes.-Además para cuatro gatos que venimos, todos ya mayores, podrían poner alguna estufa para calentar un poco, que luego se nos acentúan los achaques. El otro día estuve en el funeral del pobre José en Urroz y ya tenían un poco de calor. 

 

Felisa.-¿Sabes qué te digo, Lourdes? Que habrá que hablar con el cura para que ponga remedio, porque de lo contrario los cuatro gatos se van a quedar al calorcito de su casa, que buena calefacción ya tenemos. ¿Qué te parece? 

 

Lourdes.-Pues que tienes toda la razón, pero ya sabes lo que nos dirá. Lo de siempre, que no hay dinero, que la iglesia es pobre y si queremos calefacción como en Urroz, que tendremos que colaborar entre todos los parroquianos. 

 

Felisa.-¡Pues se colabora, que al fin y al cabo es para nosotras y además no nos vamos a llevar nuestro dinero al otro mundo! Que pa cuatro días que nos quedan... 

 

Lourdes.-¡Ya estás de nuevo con tu otro mundo! ¡Cuando sea será, pero mientras hay que disfrutar, mujer, que no sabemos cuándo nos tocará la lotería! Aunque la verdad cada vez tenemos más boletos. 

 

Felisa.-Mira al pobre de José que así, de repente, se quedó en medio de los campos haciendo la cosecha. Con lo joven que era. Nunca sabemos, aunque a todos nos llegará. 

 

Lourdes.-Pues por eso mismo. Como no sabemos, mejor vivir y disfrutar que a lo mejor llegamos a ver el siglo veintiuno y todo, que dicen que habrá muchos adelantos. 

 

Felisa.-Con los fríos que hace en la iglesia, no lo creo. Cualquier día cogemos un pasmo que nos lleva al otro barrio y, aquí, al cementerio nos traerán a criar malvas. 

 

Lourdes.-Pues lo que dices. Habrá que hablar con Don Miguel y mejor hacerlo ahora mismo antes de que vuelva a Pamplona, que asoma ya por la puerta.  

 

Don Miguel.-¡Pero qué lozanas están estas dos flores de Artáiz! 

 

Lourdes.-Será porque nos sienta bien el frío y la humedad que hace dentro de la iglesia y a propósito de frío, Don Miguel...  

 

Así comentan dos de las vecinas del pueblo, que han acudido a la misa dominical, en un día de nieblas de este febrero loco. Tal como hablaban, decididas, han propuesto a su párroco que ponga solución a los problemas del frío y de la humedad que tiene la iglesia y éste, como bien pensaban, les ha comentado lo de que la Iglesia no tiene dinero, pero que mirando a través de Principe de Viana a lo mejor se les podría plantear el cambio del suelo de la iglesia quitando la tarima y levantando un suelo que no dé problemas de humedad y poner la calefacción.

... 

 

Se ha convocado a concejo y han acudido representantes de la mayoría de las casas. Como el día ha salido soleado y ha quedado una buena tarde tendrá lugar la reunión en la explanada de la iglesia. A las cuatro da comienzo la sesión. El tema único es hablar sobre cómo solucionar el problema de la humedad y del frío en la iglesia.  

 

Aunque hay propuestas concretas referidas al tema, alguien plantea una reforma en serio, pues después de haber hecho una cata se ha descubierto la presencia de termitas en la iglesia que devoran el entarimado y lanza la idea de levantar el suelo en su totalidad y aprovechar para poner la calefacción. 

 

-Total nos vamos a gastar un dineral y a la larga habrá que cambiar la tarima, pues está pidiendo a gritos que se cambie. Ya veis que se la están comiendo las termitas. ¿Por qué no hacer todo a la vez? 

 

A la mayoría les parece bien esta última idea. 

 

-De todas formas habrá que hablar con el párroco para que lo comente en el Arzobispado y con Príncipe de Viana a ver si están de acuerdo y dispuestos a echar una mano, dice uno. 

 

-De acuerdo. Lo que dice Pedro por supuesto, pero ya sabéis que se nos va a pedir la colaboración de los vecinos como siempre. ¿Estamos dispuestos a colaborar? 

 

-Por mi parte estoy dispuesto, pero habrá que tener en cuenta que cuando se haga la obra, si se hace, pues no sabemos lo que piensan ni el Arzobispado ni Principe de Viana, que no coincida con el tiempo de la siembra ni de la cosecha, porque entonces, aunque estoy a favor, no podría colaborar, dice otro. 

 

-Por parte de Don Miguel no habrá problemas pues es de la misma opinión y seguro que hará ver en Pamplona esta necesidad y dada la categoría artística de nuestra iglesia les informará positivamente, comenta uno más. 

 

Así, y en parecidos términos, se van expresando los vecinos asistentes al concejo abierto que se ha convocado y la mayoría está a favor de lo expuesto por lo que el primer paso será que los representantes del concejo se lo comuniquen al señor párroco y a Príncipe de Viana y tantear de esta manera su parecer. 

 

-Si no hay nada más  que plantear... ¡Se levanta la sesión!

... 

 

Las negociaciones han dado su fruto y tanto el Arzobispado como Principe de Viana han llegado a un acuerdo sobre cómo realizar la reforma planteada por el arquitecto de la Institución. Se lo explica Don Miguel, párroco de Artáiz, a los responsables del concejo. 

 

-Príncipe de Viana se hará cargo de la obra en el 75% de su presupuesto y la iglesia en el 25% restante pero, como saben, la Diócesis no tiene dinero para hacer frente a tanto deterioro que hay en las iglesias y casas parroquiales de Navarra, por lo que si no conseguimos como sea este 25% no se podrá ejecutar la obra aprobada. 

 

Todos los asistentes, que son duchos en materia de dineros, saben lo que viene a continuación, pues en otras ocasiones también se les ha solicitado la colaboración y participación de los vecinos y no todos están dispuestos a dar la limosna tan generosa y gratuitamente. Piensan que hay otras fórmulas para que todas las partes salgan ganando y se la exponen al párroco sin titubeos. 

 

-Si el problema es que no hay dinero, será en relación con la liquidez, porque la iglesia de Artáiz ya tiene propiedades desde tiempo inmemorial asignadas a su propiedad y así como se ponen a la venta las abadías para sacar un dinero con el que arreglar las iglesias también se podría echar mano de alguna finca de la iglesia de san Martín, venderla y así sacar ese 25%. 

 

Al señor párroco no le parece mal esta solución, pues es la que se está empleando como criterio en la Diócesis con el consentimiento del actual Arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, el señor Don José María Cirarda. Ve buena esta solución y trata de pulsar el interés de algún vecino en adquirir una finca  que, siendo de la iglesia, está dentro del término de Artáiz. 

 

Los miembros del concejo, que habían barajado en reunión preparatoria la posibilidad de que se ofreciera esta salida, ven una buena ocasión para hacerse con estas tierras para disfrute de la comunidad y presentan su oferta. Quizás así puedan construir en ellas el aprisco que el concejo necesita. 

 

-El concejo está dispuesto a colaborar y, aunque la tierra  que se propone enajenar no la vemos de mucho valor productivo, estaría dispuesto a abonar por ella la cantidad que ese 25% del presupuesto supone y así la iglesia podría poner su parte, según lo acordado con Principe de Viana y la obra se podrá realizar en los términos del proyecto ya aprobado. 

 

Al señor párroco le parece buena la oferta y la comunicará a sus superiores. 

 

-Además, prosigue el presidente del concejo, hemos decidido también, para evitar gastos, hacer una llamada al auzolán y entre los vecinos colaborar con nuestro trabajo en aquello que no requieran conocimientos especializados, pues todo lo que el proyecto recoge referido a quitar el entarimado, rebajar el suelo de la iglesia y otras partidas similares, bien las podemos hacer los vecinos y feligreses voluntariamente. 

 

A Don Miguel se le abren aún más las puertas del cielo con este ofrecimiento y por su parte está de acuerdo en todos los términos de sendas propuestas. Escribirá en esos términos al Arzobispado. 

...

 

Los vecinos acuden solícitos al auzolán y entre todos levantan el entarimado, rebajan el suelo de la iglesia y al hacerlo van apareciendo las tumbas de sus antepasados y se piensa en trasladar sus restos al cercano cementerio, pero es tal la cantidad que se decide incinerarlos. 

 

A medida que rebajan la cota del suelo van apareciendo nuevos escalones en la entrada de la iglesia y frente al presbiterio una tumba de lajas de piedra, sin losa que la cubra, se diferencia del resto. No se toca y se mantiene como testigo de la Historia. 

 

Bajo la tierra se descubre el suelo original formado de ladrillo macizo realizado a mano. Sobre su cara vista se aprecian las huellas de los dedos de los antiguos artesanos.  

 

-¿Por qué no reproducir este suelo en el que se ponga al terminar la obra?

 

-¡Sí, levanten un par de estos ladrillos como muestra! dice el técnico de príncipe de Viana al encargado de la empresa.

 

-En Valencia nos los pueden reproducir.

 

Con el suelo enladrillado antiguo al descubierto, la empresa sigue el proyecto diseñado y sobre él levantan las hiladas de ladrillo para la cámara de aire. Sobre ellos colocan el celetyp y sobre la capa de masa por encima se coloca el suelo actual en espiga reproduciendo el que hay casi un metro por debajo. 

 

Y siguen las obras comenzadas en 1985 y se remoza otra vez la iglesia de San Martín de Artáiz. Después de la gran obra de 1958 en la que se trabajó a fondo para consolidar y mantener todo el conjunto, ésta última da al interior de la iglesia una imagen más acorde con los tiempos y posibilitará a los vecinos y vecinas, también a Lourdes y Felisa, no resfriarse en sus rezos. 

 

Mientras han durado las obras se han acercado solícitas a seguir las misas, novenas y rosarios a la antigua escuela, que se ha habilitado como interina capilla. 

 

Ahora, cuando se van a reanudar los oficios en su iglesia renovada están locas de contentas y hasta han preparado nuevos manteles para vestir el altar. Los días anteriores se han dedicado a limpiar la iglesia y han sacado hasta brillo al nuevo suelo y un poco sorprendidas admiran el gran armatoste que se ha colocado al fondo de la iglesia. Es la calefacción.  

 

-Chica -le dice Lourdes a Felisa- no sé si pega mucho ente trasto tan grande en una iglesia de tanta categoría como dicen los entendidos que tenemos. A lo mejor se han pasado. 

 

-Quita, quita! –le responde Felisa- Mientras nos dé calorcito... ¡Quedan dos días para comprobarlo!

... 

 

Felisa.-Ya ves, Lourdes, lo que ha dado de sí el quejarnos del frío de la iglesia. ¡Lo bien que ha quedado con la calefacción y el nuevo suelo de ladrillo que han puesto! 

 

Lourdes.-Sí, chica, sí. Se nota hasta calor y todo. Ahora seguro que vendrán más vecinos a misa. 

 

Felisa.-Pues no sé, mujer. Estos jóvenes de hoy en día con tanta libertad que tienen, ya no pisan la iglesia. Ya ves. Hoy porque es la fiesta del patrono y se ha inaugurado la obra... que si no, estaríamos los cuatro gatos de siempre. 

 

Lourdes.-¡Mujer, tú siempre tan optimista! Aunque ahora esos cuatro gatos están bien calenticos. 

 

Felisa.-¡Eso sí! ¡Bien calenticos sí!... pero, ¿No te parece que dentro huele mucho a gasoil? ¡A ver si no tira bien y los cuatro gatos nos quedamos fritos un día...! 

 

Lourdes.-Ahí te doy la razón, que yo quiero estrenar el año 2000 y ver qué pasa. Habrá que volver a hablar con Don Miguel a ver si pone remedio.

...

 

Y don Miguel, aunque sólo fuera por evitarse las constantes sugerencias de  las señoras Lourdes y Felisa, sus feligresas más asiduas, claro que puso remedio, pues además no era muy complicado hacerlo ya que se trataba de cambiar de lugar los bidones de gasoil. 

 

-Si se volviera a abrir esta puerta podríamos dejar en su hueco los bidones, le sugieren...

... 

 

-¡Sí! ¡Sí! Has pensado bien, amigo lector. La misma puerta que  en 1545, casi cuatro siglos y medio atrás, mandó cerrar a cal y canto, bajo pena de excomunión al rector de entonces, Pedro de Urroz, el arcipreste de Ibargoiti, Don Miguel de Ollacarizqueta, en nombre del muy Ilustre y Reverendísimo señor Don Pedro Pacheco, obispo de pamplona, de noble cuna castellana, que con el tiempo llegó a cardenal. 

 

Así pues, una vez pedidos los permisos para tan sencillo trabajo se pusieron de nuevo manos a la obra los mismos feligreses. Sería algo rápido ya que sólo había que retirar el relleno que entonces pusieron... 

 

 ¡No se imaginaban la sorpresa que esta puerta, tapiada bajo la amenaza de tan máxima pena, les iba a deparar! 

 

(Continuará)    

obras-1985--5----copia-1.jpgCroquis a mano alzada realizado tras las explicaciones recibidas por un vecino.

obras-1985--3----copia--800x600-.jpgSuelo actual de ladrillo macizo reproduciendo el primitivo, que está oculto. 

obras-1985--2----copia--800x600-.jpgCaldera de la calefacción delante de la puerta tapiada hacia 1545.

obras-1985---copia--800x600-.jpgVista interior tras las obras de 1985 y situación de la  tumba que se conservó.

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
14 octubre 2013 1 14 /10 /octubre /2013 15:44

ARTÁIZ - VI - LA INSPECCIÓN DE 1545

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (14-10-2013) 

 

"Año de mil y quinientos y quarenta y cinco, a nueve días del mes de diziembre, en el lugar de Arteyz, en presencia de mi el notario infrascripto y el señor arcipreste don Miguel de Ollacarizqueta tomo cuentas de la primicia de la dicha yglesia del lugar de Arteyz, mediante juramento, al rector de Arteyz que de presente es y a Miguel Orzcoyti primiciero así de la recepta como gasto que se ha hecho hasta el presente día de hoy."[1]

 

PC272187-2--800x600-.jpgPedro de Urroz es el rector de la iglesia de san Martín de Arteyz. Recibe la visita del bachiller don Miguel de Ollacarizqueta, superior eclesiástico que viene a hacer la inspección en nombre del muy Ilustre y Reverendísimo señor obispo Don Pedro Pacheco, el gran obispo de Pamplona, noble de cuna castellana. 

 

La severa autoridad con que ejerce su cargo don Miguel de Ollacarizqueta hace que el señor rector lleve días preocupado. No es la primera vez que ha de rendir cuentas al delegado del obispo, pero siempre que se le anuncia la inspección se le nota nervioso y preocupado. Conoce de sobra al bachiller delegado, don Miguel de Ollacarizqueta. Aunque es hombre religioso como él, su rigor en el acto de pedir cuentas en nombre del obispo de la sede de Pamplona hace que sea una de las manos más efectivas del gran prelado y señor. Todos le reverencian y temen. 

 

Pero no sólo él anda nervioso estos días previos a la rendición de cuentas. También lo están las gentes del lugar. Temen estas inspecciones religiosas como temen al recaudador que viene en nombre del poderoso rey y emperador Carlos. Unos y otros esquilman sus ya mermadas bolsas y aunque en ocasiones han conseguido burlar a los recaudadores reales, ante los de la iglesia se sienten inermes, pues la amenaza de la excomunión y de la condenación eterna en los infiernos, expuestos a suplicios horribles, es algo difícil de asimilar para estos buenos y pobres cristianos. Llevan el miedo metido en el cuerpo y en el alma. 

 

Cuando en la celebración de la misa solemne en honor de san Martín su rector y guía espiritual, Pedro de Urroz, les comunicó la próxima visita del representante del obispo, a más de uno de los cabeza de familia presentes se les heló el rostro y  un murmullo  de comentarios, desaprobatorios unos y resignados otros, se extendió por la nave del templo.  

 

-Así que os recuerdo, mis queridos y fieles hermanos, que el amor cristiano obliga a cada uno de vosotros a cumplir fielmente con el mandato de la santa madre iglesia. Y para mí es una dura obligación recordaros, fieles hijos de la santa madre, que a todos los que aún tenéis pendiente la entrega de los diezmos y primicias de este año se os concede el plazo de dos semanas para hacerlo y tened fe en que Dios, en su infinita generosidad, pagará vuestra entrega con abundantes frutos en la próxima cosecha y os ganaréis un puesto cercano a Él en el cielo. Como dice el evangelio se os recompensará con el ciento por uno en esta vida y en la otra con la vida eterna. 

 

Ahora está él mismo resignado ante la presencia de su superior y observa al señor notario hacer los preparativos para tomar buena nota de su propio informe. 

 

Días atrás ha estado vigilante para que el sacristán y las sorores tuvieran toda la iglesia limpia y en perfecto estado de revista para que luzcan como nunca los manteles del altar y las imágenes del Crucificado y de María aparezcan relucientes y sin telarañas. Hasta las tumbas se han adornado con flores y ha aconsejado a sus fieles coloquen pan y vino sobre algunas de ellas para la ofrenda, siguiendo la costumbre antigua.  

 

Pedro de Urroz, rector de Arteyz, junto al primiciero secular, ha estado varios días atrás haciendo números meticulosamente con las ganancias y gastos de su iglesia. Ha revisado una y otra vez los beneficios que las numerosas posesiones de la misma han reportado, hasta cuadrar el último almut del diezmo y anotado hasta la última tarja de los cargos habidos. 

 

Pedro de Urroz, rector de la iglesia de Arteyz, no quiere causar a su superior la impresión de ser un clérigo descuidado, poco piadoso y sobre todo poco responsable con los dineros. Aunque sepa los justos latines de su oficio de pastor de parroquia de pueblo quiere demostrar que sabe ejercer los ritos católicos ante sus feligreses y sobre todo que es un buen administrador de los bienes materiales, tan importantes para el señor obispo.  

 

Por eso, ahora que está frente a frente al bachiller Miguel de Ollacarizqueta, que ha acudido con el notario Johan de Berrade para confirmar con su firma lo allí dicho y declarado, se esmera en no fallar en los términos de su relación y en mantener la cordura en gestos y palabras. Quizás logre así impresionar al bachiller inspector. Quizás se le mencione y recomiende ante el gran señor y obispo de Pamplona. Quizás ello le reporte poder medrar en el escalafón eclesiástico. 

 

-Como lo primero es lo primero, dice el señor visitador, procedamos a tomar el juramento de los informantes.  

 

Delante del libro sagrado y del santo Cristo crucificado el señor rector y su primiciero hacen la señal de la cruz y juran que el informe que van a realizar no tiene engaño ni trampa, siendo las cuentas del todo firmes y verdaderas. 

 

Una a una se relatan las partidas. El bachiller Miguel de Ollacarizqueta escucha y calcula con rigurosa atención. El notario, Johan de Berrade toma nota al pie de la letra, sin gesto ni distracción. Al terminar procede a leer en alta voz los términos de la declaración realizada por el aún  joven rector. 

 

Hállase que la dicha yglesia tiene dados ocho ducados viejos  y quarenta y dos tarjas y media a Pedro Segura y Pedro Durango, maçoneros, vecinos de la villa de Sangüesa, por dos retablos que han de hazer en menuzería a estimacion de maestros; y a dicha hacienda la dieron el sobredicho rector y primiciero de los frutos del año último passado y de ciertos robos de trigo que quedaron del año de mil y quinientos y quoarenta y tres.” 

 

Así, el señor notario lee sus notas, con clara y alta voz  recalcando y enfatizando las cantidades que la iglesia ha gastado en metálico y en especie para los retablos de las santas veneradas por la feligresía de Arteyz, María Magdalena y Catalina. 

 

Parece que la cosecha del año anterior, 1544, fue buena y aportó diezmos abundantes pues todavía quedan en el haber de la iglesia once robos de trigo, que sumados a los treinta y dos recogidos por la primicia del presente dan una buena reserva de cuarenta y tres robos que cubrirán posibles necesidades e imprevistos próximos, que como siempre aparecerán. A ello habrá que sumar seis robos y medio más de cebada y la cantidad de 35 tarjas logrados por los linos, sin contar los veintiséis cántaros de vino blanco. También se recoge puntualmente que la iglesia debe al señor rector y a su primiciero, Lope de Ayanz, la cantidad de 32 tarjas. 

 

Al oír estos resultados el bachiller inspector hace gestos de asentimiento y su rostro perfila una ligera sonrisa. A Pedro de Urroz, que con prudencia observa  atentamente la reacción de su inspector, no se le escapan estos detalles y a su vez se siente satisfecho. 

 

-Seguro que hace un buen informe y habla bien de mí ante su señoría, se dice para sí, pues desde que hace un par de años se atrevió a presentarse en el palacio episcopal de Pamplona junto al señor abad de Reta y don Miguel de Ardanaz para hablar con el muy Ilustre y Reverendísimo señor Don Pedro Pacheco, prelado de gran cuna castellana, para suplicarle les rebajase la cantidad de trigo que les mandaba llevar a la torre de los diezmos de Pamplona, le parece que no es muy bien visto y considerado por estas altas dignidades. 

 

Aprobado el estado de cuentas estampan sus firmas en el libro de fábrica tanto el arcipreste de Ybargoyti, como el abad de Artayz y el señor notario Johan de Berrade. 

 

Pero no con ello se acaba la sesión ya que aún ha de presentar el listado de los gastos habidos y así los expone uno a uno y los primeros tienen relación con el señor bachiller y arcipreste inspector. 

 

Primo se gastó  en la cena con el Señor arcipreste y su compaynía, lo que a la yglesia cupo tres reales castellanos”

“Ytem siete, tarjas y media al señor arcipreste por la visita, y más dos tarjas por firmar las cuentas de la yglesia” 

 

Y sigue  declarando una retahíla de comidas, compras de aceite, de cera, de lámparas, de donaciones de robos de trigo a sacristanes o a maestros talladores de altares de santas a dieciocho tarjas el robo y se acuerda hasta de los seis robos de cebada que hubo de comprarse al beneficiado Don Juoan, de los que medio se empleó en alimentar a las cabalgaduras del Señor visitador. Todo perfectamente anotado al tintineo de tarjas y cornados, de florines, ducados y reales. 

 

Es ya media mañana y al señor arcipreste  se le nota inquieto porque desde el ligero refrigerio que se le ofreció a su llegada a primeras horas del día no ha probado bocado y considera ya la hora de interrumpir este sonido tan apreciado y aplacar el de su estómago. Así que da el visto bueno y espera del rector una buena mesa. 

 

-Bueno, lo primero es lo primero y ya está hecho. Recemos la sexta para reponer las fuerzas espirituales y vayamos a comer para que las materiales nos acompañen por la tarde. 

 

"Año mil y quinientos y quoarenta y cinco, a nueve días del mes de deziembre, el señor bachiller don Miguel de Ollacarizqueta, arcipreste de Ybargoyti, mando al rector de Arteyz guardar los mandatos infra escriptos.” 

 

Al rector de Arteyz esta segunda parte de la inspección le apetece más que la anterior, pues con tiempo se ha limpiado la iglesia y el trabajo que el sacristán y las sorores han realizado para dejar impolutos tanto el altar como la pila bautismal, los ornamentos, el sagrario, las imágenes y las tumbas ha recibido su propia aprobación y seguro está que también la dará su superior.

 

Se ha convocado la presencia de los cabeza de familia, que puntualmente esperan a la hora de tercia frente a la iglesia.

 

El rector de Arteyz, después de pasar con éxito la prueba mayor de los dineros abre la portalada de la iglesia con la gran llave de hierro forjada recientemente, pues en contra de la costumbre de dejarla abierta en las horas diurnas, desde la víspera la ha mantenido cerrada para evitar que los fieles o animales que pululan sueltos por el lugar, sobre todos los perros, gallinas y gatos entren y ensucien lo que tanto ha costado hacer que brille. 

 

-Tenga cuidado al entrar, señor arcipreste, le advierte como en otras ocasiones, pues la iglesia al principio es un poco sombría. No se vaya a tropezar al bajar los escalones. 

 

Por si acaso el rector ha entrado el primero y vigila para que no haya ningún percance que desdiga el testimonio positivo que espera recibir. La poca luz que se derrama en el interior de la iglesia por los vanos de la puerta y por sendas ventanas del ábside y  pies de la misma, en esta ocasión aún es menor, pues no acostumbra a brillar mucho el sol en estos días del invierno. Fuertes lluvias han caído durante los últimos días del otoño y ya las nieves han hecho acto de presencia. 

 

-Mal día ha elegido para moverse de su casa, se atreve a decir el rector con cierto aire de confianza.

-El hombre propone y Dios dispone. Ya ve qué sacrificada es la misión que Él me encomienda, contesta éste al rector con cierto aire de  afectada resignación. 

 

Ambos clérigos, junto al resto de los asistentes, se postran de rodillas sobre el suelo de tierra del lugar sagrado y rezan en silencio unos momentos. Al intentar levantarse el arcipreste inspector siente que la gota que padece no le permite hacerlo con agilidad y solicita la ayuda del joven y fuerte rector. Este hecho parece humanizar en algo los rasgos serios mantenidos hasta el momento. El rector se da cuenta de ello y piensa para sí que todo va a salir bien y que, a pesar de los desperfectos y derrumbes que se han producido por la cara exterior de los muros norte y sur de la iglesia con las fuertes lluvias y nevadas de los últimos días, como todo el interior lo ve él en orden, no querrá prolongar en demasía la inspección. 

 

A la luz de las candelas la inspección comienza y lo primero que le llama la atención y provoca una mueca de desagrado son las ofrendas colocadas encima de algunos enterramientos así como los túmulos de tierra sobre un par de enterramientos recientes.

 

Se fija al detalle en la limpieza de la iglesia, en los altares, pila bautismal y demás mobiliario y como los ve limpios y bien cuidados toma la palabra y habla a los allí congregados mientras el señor notario Johan de Berrade anota en el libro de fábrica de la iglesia para que allí conste y se tenga en cuanta, como mandatos que son a guardar bajo la pena económica que se especifica. 

 

“Primeramente mandó el dicho señor arcipreste al dicho rector que todos los domingos y fiestas diga el Pater noster, Avemaría, Credo y la Salve Regina a alta voz inteligible a hora de misa o al offertorio o despues del comendón, donde le pareciese que más gente se hallará a oyr las dichas oraciones, so pena de diez libras fuertes. 

 

Y así uno tras otro  va desgranado los mandatos de obligado cumplimiento...so pena de diez libras fuertes, so pena de doze libras fuertes, so pena de seis libras fuertes... 

 

PC272226-1--800x600-.jpgEl señor visitador indica con evidente seriedad, a la mayor parte del pueblo allí presente y al señor rector, que el suelo de la iglesia ha de estar cuanto antes allanado y si hubiera que abrir alguna sepultura sus propietarios han de depositar en poder del rector una prenda que será recuperada después de pasados nueve días del enterramiento y de que se haya igualado y allanado el túmulo. Si pasado ese tiempo no se hubiera hecho, la prenda depositada se la quedará la iglesia y el familiar del difunto deberá pagar una multa de seis libras fuertes y todos los paños o sábanas de duelo que se pongan sobre la tumba habrán de retirarse después de un duelo de  nueve días. De no hacerlo pagarán una multa de cuatro libras fuertes. 

 

El notario toma buena nota mientras el señor rector comienza a impacientarse pues el tono de gravedad con que se manifiesta su superior le preocupa,  pues cada vez va a mayores. 

 

-¡Y mando que de ninguna de las maneras se consienta por el señor rector depositar sobre el suelo de las tumbas ni flores, ni pan, ni vino, a no ser que sean para la ofrenda de la iglesia!

 

Son costumbres ancestrales que perviven aún entre los habitantes del lugar que responden a antiguos ritos paganos, por lo que hay que erradicarlos de un lugar cristiano. 

 

Al rector esto le ha puesto muy nervioso y nota todas las miradas de sus feligreses de nuevo fijas en él. Después que él mismo les recomendó que siguieran la costumbre parece que vienen nuevas normas y obligaciones desde la sede de Pamplona y que el muy Ilustre y Reverendísimo Señor Don Pedro Pacheco, de noble cuna castellana, se ha vuelto más riguroso si cabe. Se rumorea en círculos eclesiásticos que aspira al capelo cardenalicio y que de modo alguno quiere ver su dignidad puesta en entredicho. Si no ataja estos resquicios de costumbres paganas que ofenden a la doctrina de la iglesia católica no lo logrará y menos ahora que ha sido convocado al concilio que se celebrará en Trento. Ha de imponer su autoridad  sin vacilación alguna. 

 

Pero lo que a continuación escucha de los labios del señor arcipreste paraliza al señor  rector. 

 

-¡¡Y mando al señor rector que se repare el Coro y la puerta que comunica con la casa de la abadía se cierre a cal y canto, so pena de excomunión!!

 

Un rumor de cuchicheos recorren de nuevo la nave de la iglesia y tanto el señor rector, como el sacristán, sorores y asistentes intuyen rápidamente el motivo de este mandato y la pena que conlleva, pues es un secreto a voces que el señor rector es hombre como los demás y que como tal tiene las mismas tentaciones y necesidades de la carne, aunque no comprenden tal severidad pues también se dice lo mismo de los príncipes de la Iglesia y hasta de sus papas. 

 

La esperanza de un buen informe que le hiciera escalar posiciones en su carrera eclesiástica se ha truncado de golpe y considera que la amenaza delante de sus feligreses de tal alta pena impone una pronta ejecución del mandato, si no quiere verse degradado a una capellanía con menos beneficios y alejada de la capital del reino. 

 

“Y assí todo lo sobreescripto dexó en el libro de la primicia escripto y firmado de su nombre y mano del señor arcipreste y del dicho rector y por mí el notario infrascripto, por que no pretienda ynorancia de lo que se le manda arriba.”

 

PC272249-1--800x600-.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] Los  textos en cursiva y las fotografías corresponden al Libro de Fábrica de la Iglesia de Artáiz.

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo
1 octubre 2013 2 01 /10 /octubre /2013 09:19

 

ARTÁIZ - V - EL MAESTRO CONSTRUCTOR

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (01-10-2013)

 

 SOLSTICIO-VERANO-ARTAIZ-23-06-2013--10---800x600--copia-1.jpg

 

Sentado bajo su portada recién acabada el maestro busca un momento de reposo. El día ha sido largo y ajetreado. No está ya para tanta ceremonia y ahora que todos se han ido ha dado un suspiro de alivio.

 

 Se ha quedado solo. Las fiestas de inauguración han terminado y todos los invitados, grandes señores, abades, priores, obispos y hasta el rey, con sus séquitos respectivos, han partido.

 

 Sentado bajo su portada siente el frescor del atardecer y con el ocaso del día su mente se llena de recuerdos. Uno tras otro se le amontonan y tiene que llamarlos al orden. Así puede recordarlos mejor. Sin prisas, con calma. Pasa el tiempo.

 

Sentado bajo su portada recién inaugurada el maestro piensa en retirarse. Los años no pasan en balde y los achaques de su cuerpo piden atención. Está cansado. En cuanto terminen estos faustos recorrerá a su ritmo y a su paso el camino de las estrellas. Allí, en el fin del mundo, quiere entregar su cuerpo a la tierra y su espíritu al infinito.

 

Cabizbajo repasa su obra y la ve hermosa y lograda. Su espléndida portada ha causado comentarios de aprobación y el mismo señor, el poderoso obispo y hombre sabio, Pedro, se ha mostrado generoso al igual que el también sabio y poderoso rey  Sancho, su rival aliado. Ambos le han dado audiencia para recompensarle por su buen hacer. La cita es en el cercano castillo de Legin, así que tendrá que permanecer todavía unos días más en esta aldea de Arteyz, en la humilde casa que ha sido su morada durante la construcción de la iglesia. 

 

Cuando levanta la mirada los primeros luceros de la noche ya brillan en el cielo y el resplandor del ocaso pugna con la oscuridad. 

 

-Esta es mi última obra, se dice.

-A partir de ahora atenderé cosas más importantes. 

 

P3210223-1--800x600--copia-1.jpgAlguien en su portada ha escuchado el pensamiento del maestro constructor. 

 

-¿Consideras acaso poco imparte lo que has realizado hasta ahora? Oye que a coro le hablan.

-Sólo con este edificio que has construido  mereces que tu rostro y nombre figuren en la fachada. 

 

El maestro constructor se sorprende al oír voces. Cree que la edad empieza a hacer de las suyas.

 

-No como el engreído del señor obispo, prosiguen, que una vez terminada la obra ha tenido que estropear su armonía. Ahí lo tienes haciéndonos la competencia a los dioses! ¡Y menos mal que se ha contentado con aparecer bajo el alero y no en los capiteles de la portada! 

 

-¿Es mi mente la que desvaría?  

 

Mira en rededor por ver quien así le habla. Nadie.  

 

-Habrá sido mi imaginación, que me hace oír voces, se dice. 

 

Pero son voces reales. Los sonidos penetran por sus oídos y la voz grave que los emite es dura como la piedra. 

 

-¿Quién puede conocer tu pasado, verte y guiarte en este momento y descubrirte el futuro? 

 

La voz suena por encima de su cabeza. Levanta la vista y contempla el bello y armonioso capitel de donde parece salen las palabras. 

 

-¡Imposible!, se dice. 

 

No da crédito a lo que ve ni a lo que oye. No es posible que la piedra hable. Por perfecta que sea la talla labrada no ha podido insuflarle vida. Por más que tenga tres bocas no puede hablar. Las ha tallado en la piedra. Son mudas. 

 

-Sí, soy yo quien te lo dice desde el futuro de los tiempos nuevos. ¿Acaso los dioses no tenemos desde los tiempos antiguos poderes que los humanos ansiáis? ¿Acaso tú mismo, creado a semejanza de los dioses, no nos has tallado con unas poses y gestos  congelando nuestra palabra en un momento? 

 

El maestro se yergue para mirar cara a cara  a quien le habla. 

 

-Sí, ya ves, soy yo. El que abre y cierra los tiempos. El que estoy junto a vosotros, los humanos, para guiaros en vuestras decisiones. 

 

El maestro constructor escucha con atención y de refilón le parece apreciar que el resto de las tallas giran sus rostros, guardan silencio y también escuchan. Retrocede unos pasos y desde la distancia observa claramente que las figuras del alero también han cobrado vida. Su cabeza le da vueltas en este mundo trastocado por la irrealidad, pero no le extraña ni asusta. Al fin y al cabo durante toda su vida ha puesto a prueba la mente de las gentes. Ha realizado figuras talladas en la piedra con gestos, posturas, expresiones, deformaciones y poses imposibles. Ha creado deformidades y engendros entre bestia y humano que más pertenecen al mundo extraño de los sueños. Pero esto es real. Oye el murmullo  de sus comentarios. Ve el movimiento de sus rostros que asienten.   

 

OBISPO-TRIFRONTE--800x600-.jpgHasta las tres águilas de la portada han abandonado su puesto y  han levantado el vuelo. Quieren contemplar desde la altura el rostro de este osado señor por ver si es merecedor, por el hecho de haber construido esta sagrada morada, de participar del don que los dioses reservan a muy pocos mortales. Desde la altura su potente mirada traspasa la piedra y  ve lo más recóndito de su alma. Su juicio es unánime. No ha hecho méritos suficientes como para ser merecedor de su contacto y pronto regresan a sus puestos y permanecen expectantes, como el resto de los personajes. 

 

-Ya ves, maestro constructor, aunque domines el arte antiguo de la talla de la piedra, aunque tú nos hayas creado y dado larga vida, aunque los dioses te hayan concedido el don de la creación, ante estos señores poderosos de esta época no eres más que su caballo.  

 

-Se creen poderosos por poseer oro y plata. Se creen fuertes por dirigir grandes ejércitos. Se creen libres por dominar a sus siervos. Se creen dioses por lucir vestimentas rituales, pero no superan la prueba profunda de la mirada. Ante ella son polvo y cenizas. No son dignos de figurar entre este elenco de actores, pero esas sus creencias les  permiten ordenar a su gusto en cualquier momento y lugar. No importa que el edificio ya esté terminado. Su voluntad y capricho de figurar como el constructor de esta iglesia ha hecho romper el equilibrio y la armonía  que habías conseguido con tu saber hacer. 

 

El anónimo maestro constructor escucha atentamente. No dice nada, pero desde su posición de hombre libre está de acuerdo con lo que acaba de escuchar.  

 

Él, ha dirigido su propio ejército formado por maestros, oficiales y aprendices de las distintas ramas de la edificación.  

 

Él, ha dado las órdenes, revisado y aprobado el trabajo de cada jornada.  

 

Él, ha velado por las necesidades del cuerpo y del espíritu de sus compañeros. Les ha garantizado el pan y la sal, el modo de vida y la asistencia espiritual mientras se realizaba  la obra.  

 

Él, ha estado al frente de este proyecto y con sus canteros, carpinteros, herreros y demás  gremios lo ha llevado a cabo. 

 

En más de una ocasión le tentó el orgullo y a punto estuvo de escribir su nombre abiertamente y añadir "ME FECIT " y comunicar así a las gentes instruidas el auténtico hacedor de esta obra. Sin embargo, su juicio le ha contenido y mantenido en el anonimato, aunque sabe que ya algún maestro ha osado rebelarse ante lo que es norma y costumbre. 

 

Leodegarius, el gran maestro de la obra de Santa María de Sangüesa ha sido el más atrevido y abiertamente lo ha escrito en el libro abierto que muestra la misma madre del Salvador. Toda persona que sepa las letras y no haya perdido el don de la visión  podrá leer su nombre porque no lo ha escondido. Está a la vista. 

 

-Cosas de la juventud rebelde, se dice. 

 

Él, a su edad, no quiere complicarse la vida. Sabe que lo importante no es su nombre, sino el conjunto de la obra realizada entre todos. Sabe que no es la firma sino el mensaje lo que ha de perdurar a lo largo de los tiempos y por ello no hay que distraerlo con detalles superfluos.  

 

-Observa conmigo la talla de este personaje, le dice una de los tres rostros del mismo dios.

-Acompáñame  a tiempos de gloria de los constructores antiguos. 

 

Siente cómo es elevado por los aires mientras pierde la conciencia por un instante. Despierta en un mundo distinto al suyo. Una ténue claridad ilumina el lugar. Cuando sus ojos se adaptan distingue con claridad lo que pasa a su alrededor. 

 

-¿Donde estamos? pregunta a su guía, a la vez que adivina los movimientos que en torno suyo realizan cientos de hombres, mujeres y niños. Le resultan familiares, aunque no haya contemplado en su vida tanto trajín y menos en las horas en que apunta el alba y el sol todavía no asoma por el horizonte. Casi desnudos van y vienen como hormigas de un hormiguero bien organizado. Cada cual realiza su trabajo.  

 

OBISPO-2--800x600-.jpg-Estamos en el mundo antiguo de los grandes faraones. Como en tu mundo, también en éste, grandes señores y reyes poderosos pretenden llegar al fin de los tiempos y se levantan monumentos a su propia memoria. Sus gentes, porque todos los trabajadores que alcanzan a ver tus ojos son vasallos del gran rey, viven por él y para él. Son sus siervos y su vida tiene sentido por servir a la encarnación del dios supremo. Aunque ellos mueren levantando la tumba del gran faraón y edificando las moradas de sus dioses, es él quien la levanta y los  construye. Son obra suya. 

 

Al maestro constructor todo eso le suena y se da cuenta de que poco se ha cambiado en este aspecto. A otra escala, también en su tiempo los grandes son los señores, los poderosos dominan y los dioses siguen encarnándose en humanos salvadores y protectores de las gentes humildes. Se pregunta si será una de las leyes divinas. 

 

-Observa la ceremonia que se realiza en la gran explanada que tenemos enfrente. La preside el gran faraón. 

 

Al maestro constructor no le resulta difícil reconocer el tipo de ceremonia que se realiza entre cánticos, salmodias, bailes rituales y ofrendas, pues no hace mucho tiempo que también él, sin tanto boato, realizó una operación semejante a la que, intuye, se va a realizar, pues el sol está a punto de aparecer por el horizonte.

 

Fue en el equinoccio de la primavera de hace tres años cuando llevaron a cabo la ceremonia de la orientación y replanteo de la iglesia que el poderoso señor y sabio obispo de Pamplona mandó levantar para ganarse personalmente el cielo, aunque lo que ve tiene un ceremonial que desconoce. 

 

El grupo de gentes de ricas vestimentas y tocados avanza en procesión entonando salmodias dirigidas a Ra, origen y sustentador de la vida. De dos en dos avanzan por el centro de la explanada. Sus largas túnicas blancas contrastan con los sencillos paños que cubren los cuerpos del gentío de trabajadores. Al paso del cortejo  dejan el trabajo y forman un largo y ancho pasillo por donde transitan los trescientos sesenta y cinco sacerdotes del dios solar. Se detienen a la vez cuando los que abren la comitiva llegan a un punto determinado. Uno frente al otro han formado un largo y amplio pasillo. El faraón, dios y gran sacerdote, cierra el cortejo. Sus hermosas vestiduras destacan sobre las de los demás. En su cabeza la tiara real. En su mano izquierda porta el ojo de Ra. A un gesto suyo cesan los cánticos. Un silencio expectante invade la explanada. 

 

El sumo sacerdote introduce la gran vara que sostiene el ojo divino en la tierra y sus ayudantes lo fijan y comprueban con las plomadas la perfecta verticalidad. Lo ha colocado entre los dos primeros sacerdotes que abrieron el cortejo. En el otro extremo el faraón, con su ojo divino, recibirá la luz y será quien marque el lugar que la luz y la sombra indiquen. En ese punto se colocará la efigie de Ra. Será la morada de dios en el nuevo templo que en su honor se inicia. A su vez dos de los sacerdotes, se acercan desde cada extremo hasta el centro del cortejo. Reciben el rollo de fina y nueva  cuerda de lino trenzada para esta ceremonia. Uno de ellos toma la punta de la cuerda. Frente a él su compañero lo mantiene por el carrete de madera donde está enroscada. Sin dejar de mirarse caminan despacio de espaldas cada cual hasta su lugar. La cuerda se extiende a todo lo largo, desde la señal colocada por el gran sacerdote hasta el punto que marcará el rey. Todo está ya dispuesto para recibir el primer rayo divino que indique el camino. 

 

Se ha hecho el silencio total y todas las miradas se dirigen al punto del nacimiento del sol. Aparecen los arreboles del alba. El sol está a punto de asomar. De repente, en un  parpadeo, el primer rayo divino incide sobre el testigo fijado en el suelo y su sombra se proyecta a lo largo. El faraón, desde el punto central de lo que será la morada del dios, busca la línea del sol y coloca el testigo en línea con el fijado por el sumo sacerdote y sus ayudantes.  Una vez conseguida la alineación otros dos sacerdotes lo sujetan al suelo. Con los dos testigos fijados y alineados, los portadores de la cuerda la tensan y sujetan a ras del suelo atándola a los testigos. El eje central del templo está conseguido. A partir de él los arquitectos seguirán el replanteo de cada una de las partes del templo. 

 

-Ya ves de dónde viene tu ciencia, maestro constructor. El conocimiento ha ido pasando de generación en generación y se ha mantenido vivo hasta tus días y tú mismo has realizado, sin saber sus orígenes, esta misma operación. Vuelve a oír que le hablan a coro.  

 

Sin saber cómo, se encuentra sentado de nuevo bajo la portada recién inaugurada. Le parece que se ha quedado dormido y que ha soñado. Se incorpora, toma su bordón y se encamina hacia su casa.  

 

Con las últimas luces del ocaso todavía se distingue la silueta del gran obispo constructor de la iglesia. Ahí, bajo el alero, rompiendo el equilibrio del templo, se muestra orgulloso y poderoso como un dios. Sus largas y ricas vestiduras son testigo de su categoría. La mitra con la que cubre su cabeza luce franja coronada, y además del círculus ha mandado a su sastre la adapte a la nueva moda y le coloque el títulus  vertical en la parte central de la misma. Su poder, su riqueza, su señorío se manifiesta en las largas ínfulas que le cuelgan por la espalda y en las piedras preciosas que ha mandado insertar. Con todo su poder se le ha retratado por cinceles magistrales. Las mismas manos que han esculpido al dios junto al que se encuentra, en la pretensión de ser uno más. Desde lo alto desafía al mismo rey a quien considera de rango inferior. Como gran señor poderoso y como obispo bendice con su mano derecha y clava en el suelo la pértiga con el ojo divino.  

 

Al verlo, el maestro constructor se rebela en su interior y tiene fuerzas para decirse:

 

P6230678-1--800x600-.jpg-Yo y sólo yo soy el auténtico constructor de esta iglesia, se atreve a pensar, a la vez que lanza una mirada compasiva a quien desde lo alto se lo considera. 

 

Mañana se levantará con los primeros momentos del alba. Ha de estar preparado y listo porque a la prima hora, con el nacimiento del nuevo sol, el obispo Pedro presidirá el rezo de laudes, dando así  inicio a los fastuosos actos de consagración  de su iglesia.  

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ARTÁIZ
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de simeonhidalgo.over-blog.com
  • El blog de simeonhidalgo.over-blog.com
  • : Este blog quiere recoger mis inquietudes y trabajos sobre el Patrimonio del Valle de Izagaondoa y valles vecinos en torno a Izaga, en Navarra. Igualmente pretende dar a conocer el Patrimonio de nuestros pueblos.
  • Contacto

Recherche

Liens