Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
14 abril 2014 1 14 /04 /abril /2014 11:09

ZUAZU: UNA ESTELA Y UN TERCER RELOJ

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (14-04-2014)

 

El sábado, día 5 de Abril, en mi paseo vespertino por Izagaondoa me acerqué desde Reta hasta Zuazu y allí me entretuve, además de en tomar el sol, en limpiar el aska de la fuente medieval para que el día 12, se pudiera contemplar el conjunto en buen estado de revista. 

Antes pasé por su iglesia románica, pues me gusta la paz que respira su entorno y observé, una vez más, sus piedras y, como casi siempre pasa, descubrí algo nuevo no catalogado hasta este momento. Me refiero a un tercer reloj de sol que, de tanto pasar junto a él, queda en el olvido. 

No sucede lo mismo con la estela que forma parte del muro perimetral que rodea la zona frontal de la iglesia, donde se aprecian las jambas de piedra de un antiguo vano donde había una puerta. Quizás es la que diera paso al primitivo camposanto situado en el lado sur, igual que en Lizoáin en la actualidad. Testigo de ello serían algunas estelas encontradas en esa zona. 

BOCETO-DE-LA-IGLESIA-DE-ZUAZU---copia--800x600-.jpgSi a la izquierda de tal puerta contemplamos los restos de la estela, en la jamba derecha del hueco para la puerta está el tercer reloj de sol de Zuazu.

De esta estela y de este reloj voy a hablar hoy. 

RELOJ-EN-ZUAZU-1---copia--800x600-.jpg

Ni el estudioso en estos temas de relojes, Pedro Novella, cuando habla de los relojes de la merindad de Sangüesa, ni yo mismo cuando escribí sobre los relojes de sol de Izagaondoa lo tuvimos en cuenta, pero hoy, quizás por la incidencia del sol de media tarde, lo descubrí. 

Como siempre hago cuando estoy ante un reloj de sol, sea en Artáiz o en Guerguitiáin, que están al alcance de una persona, lo pongo en funcionamiento incorporándole el gnomon para que su sombra indique la hora. 

Como se puede comprobar marca la hora de Nona aproximadamente, que serían alrededor de las 5:00 de la tarde en nuestro horario de verano. 

 

RELOJ EN ZUAZU-2 - copia [800x600]El tercer reloj de sol de Zuazu. 

Afortunadamente quien construyó el tapial delantero de la iglesia cuando incorporó esta estela al muro dejó a la vista sus dos caras, por lo que, aunque no esté completa, se pueden apreciar aún los motivos que talló en ellas. 

ESTELA-ZUAZU-1---copia--800x600-.jpgESTELA-ZUAZU-3---copia--800x600-.jpgA esta estela, aunque conocida porque está a la vista de todos, no siempre se le presta la debida atención. Hoy me he detenido a observarla y tomar sus posibles medidas, pues ya he dicho que no está entera.

El diámetro total de su disco sería de 33cm. y el diámetro interno de la orla de unos 27. Su orla de unos 3cm.

El pie ha desaparecido por lo que ignoramos su altura total. 

ESTELA-ZUAZU-6.jpgReconstrucción del disco de la estela a partir de lo que se conserva.

Sus dos caras reproducen motivos geométricos que en su conjunto representan sendas flores abiertas.  

En una de sus caras se aprecia una flor abierta con 10 pétalos grandes e, intercalados, las puntas de otros 10 que parten de un pequeño círculo central. 

En la cara opuesta se representa una flor de 12 pétalos alrededor de una cruz griega, cuyos cuatro tramos se convierten en otras tantas cruces. Esta cruz se inserta en un círculo. 

Técnicamente el maestro artesano que realiza este trabajo parece que no da importancia al replanteo previo de su trabajo y, como en otras muchas ocasiones, realiza su trabajo a “mano alzada” fiándose de su propia experiencia. Aún así, el resultado del conjunto transmite la idea de vida abierta y dinámica. 

Esta estela pudiera pertenecer al primitivo cementerio de Zuazu de época medieval.

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ESTELAS
Comenta este artículo
24 marzo 2014 1 24 /03 /marzo /2014 18:09

TRES ESTELAS NUEVAS EN LIZOÁIN

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (24-03-2014)

 

PC012284-1---copia--800x600-.jpgLas obras que se llevan a cabo en la antigua iglesia de San Miguel de Lizoáin y en su entorno han sacado a la luz cuatro estelas. De las cuatro, una es de particular categoría pues presenta inscripción escrita incisa a lo largo de cuatro renglones. De ella adelanté parte del  estudio realizado en este blog, titulando el artículo “La estela emparedada de Lizoáin”. 

Ahora voy a comentar brevemente otras tres nuevas estelas que, si bien están muy fragmentadas, tienen su interés si observamos los motivos tallados en sus caras. 

Me decía mi amigo y más perito que uno mismo en esto de las estelas, Koldo Colomo, con el que estoy plenamente de acuerdo e igualmente lo defiendo, que es muy importante la labor educativa que se haga hacia las nuevas generaciones para la “recuperación de la sensibilización y pedagogía de las estelas.”  

Me comenta:  

“Las estelas traen una reflexión interesante sobre la vida y nos aportan una cosmovisión diferente a la actual y por ello enriquecedora.

En estas temáticas lo más importante es no perder de vista el objeto de estudio que es el ser humano. En su obra se reflejan valores y en la discusión de esos valores y contraste con los actuales está el enriquecimiento.

La segunda cuestión es que entendiendo nuestro patrimonio lo amaremos más y esto a su vez nos da herramientas para entender y valorar otras culturas.

Creo que son dos lecciones importantes en el área cultural.”  

Hablar de este tipo de piezas es conectar indudablemente con el hecho seguro de la propia muerte, pues son testigos mudos de tal hecho y surge a la par preguntarse por los hombres o las mujeres que yacían bajo ellas. 

Los siglos pasados de alguna manera se nos revelan y nos hablan de las gentes normales y corrientes que en ellos vivieron e inmediatamente surge, en mente inquieta, el intentar saber y conocer más de esas personas cuyos nombres a veces aparecen escritos en las estelas, sus formas de vida, sus inquietudes, … en definitiva su y nuestra propia Historia.  

En las estelas muchas veces se habla sin palabras y aunque aparentemente sean piedras mudas, se puede conocer, o al menos atisbar, el mundo de creencias vigentes en el fuero interno del difunto a veces alejado de las ideas imperantes en su época y otras, así se graba en la piedra, el propio oficio del difunto: herrero, costurera, caminero, ganadero, panadero, maestro,…  

Las tres estelas que aparecieron en Lizoáin el año 2013 en el proceso del desmantelamiento de un banco corrido de piedra adosado a la fachada sur de la antigua iglesia, aunque estén incompletas nos hablan, si se sabe leer su simbología. 

Veámoslas una a una. 

Estela-de-Lizoain-1.jpgDe esta primera estela se ha recuperado la parte discoidal, aunque fragmentado en dos trozos.  

Sus medidas aproximadas son: 37cm. de diámetro y 10 de grosor.  

Las dos caras presentan una orla circular de unos 3cm. y en sendas caras aparecen cruces de un grosor también de 3 cm. Estos motivos están en el plano original. Se ha desbastado el interior de las caras por lo que resaltan como 0,50cm. del fondo. 

En una de sus caras se labra una cruz latina y de sus brazos laterales penden unos trazos que se encuentran en la base de la cruz formando un triángulo. 

¿Es el símbolo de la victoria? ¿Es el símbolo de la muerte representada en la cruz vacía de la que pende el paño blanco? En la otra cara también se talla una cruz latina cuyos extremos superior y horizontales se abren en la flor de lis o runa de la vida. El simbolismo, por contraposición a la muerte, habla de vida. 

Es una estela claramente cristiana en la que a través del simbolismo nos comunica la creencia del difunto en la esperanza de una vida eterna después de su muerte.  

Estela-de-Lizoain-2.jpgEsta segunda estela, aunque bastante incompleta, llamaría la atención en su momento debido al fuerte simbolismo que se aprecia a simple vista. 

Sus medidas aproximadas son: 31cm. de diámetro del disco, siendo su radio interior hasta la orla de 13,50cm. y el radio hasta el exterior de 15,50cm. El grosor del disco es de 10cm. 

El pie está muy reducido. 

Muy interesantes son los motivos tallados en sus caras que aparecen en relieve por desbaste del fondo de las caras, manteniéndose las orlas y los motivos en el plano original del disco. 

En una de sus caras, rodeado del círculo de la orla, se labra en el centro del mismo un cuadrado y del exterior de sus cuatro vértices se extienden, como brazos, sendas patas de la oca o runas de la vida. Fuerte simbología que parte del mundo material, de la vida terrena como centro representado en el cuadrado, vida que se expande por los cuatro puntos cardinales y de esta manera el cuadrado se convierte en el centro de una cruz que a través de los cuatro elementos llega a alcanzar el círculo, símbolo del mundo espiritual, de la totalidad y de la vida. 

En la otra cara también hay una figura central. En este caso es una estrella de seis rallos rodeada del círculo. De este sol irradia hacia la periferia una flor de seis pétalos en los que en cada uno de ellos se ha tallado una cruz.  

Todavía se aprecian algunos motivos fuera de esta flor: Un par de círculos muy desgastados difíciles de identificar en la parte superior izquierda. También a la derecha parece que se talló algo, pero es imposible de identificar.

En la parte inferior se distinguen muy bien otros dos motivos: Lo que pudiera ser una letra, quizás la M, si no una Omega y otra estrella de seis puntas. 

El simbolismo de esta cara nos habla otra vez de vida, pero de vida en la fe en el nuevo sol que rige desde el centro y se expande en todas las direcciones del universo. Es el nuevo “sol invictus” que para los creyentes cristianos simboliza a Jesús. 

Estela-de-Lizoain-5.jpgEste sería el aspecto del disco de la estela recompuesto. Las partes que faltan están señaladas con líneas discontinuas. 

Estela-de-Lizoain-3.jpgLa tercera estela es la más “pagana” de las tres, pues no hay  expresamente ningún dato que nos haga pensar en elementos cristianos claramente explícitos. 

Como las anteriores está realizada con la misma técnica del rebaje, dejando los elementos tallados al nivel original. También como las anteriores es de piedra arenisca, siendo el diámetro aproximado del disco de 36cm. y su grosor  de 18cm.

Es la única que también tiene decoración en la zona superior del pie que desde una anchura de 17cm. en su unión con el disco, se iría abriendo progresivamente. 

La decoración por sendas caras responde básicamente al mismo esquema. Un círculo en el centro que contiene ya sea una especie de flor que semeja vagamente a un rombo de cuyos ángulos externos se abre en tres pétalos, en una cara, ya sea una flor hexapétala en la otra. 

Sobre este centro se alternan dos series de tres secciones circulares cuyas intersecciones dan lugar a sendas flores de seis pétalos otra vez. 

La decoración florida del pie parece recoger y responder a una costumbre ancestral de acudir a ciertos elementos de la Naturaleza para obtener la protección ante el mal. Aún hoy en día se ve con frecuencia en algunas portadas de las casas de nuestros pueblos. Es el denominado “eguzkilore” o flor solar, en clara alusión a la luz y a la vida simbolizada en él. 

Estela-de-Lizoain-6.jpgComo he hecho con la anterior he completado el disco con trazos discontinuos para simular la pieza completa.

Tres estelas más que nos hablan de épocas pasadas, que responden a un mismo tipo de labra artesanal por lo que pudieran corresponder a un mismo taller y por lo tanto a una misma época. Este momento pudiera corresponder a la Baja Edad Media, sin poder precisar más. 

De todas formas, como se ha comentado al comienzo de este artículo, mucho podemos aprender de estos restos de nuestros antepasados y entender, a la vista de ellos, que son reflejo de una manera de pensar y de vivir muy distinta que la que se nos muestra en esos “siglos oscuros”, que creo no eran tal, pues a pesar de imposiciones externas se conservó la libertad en el fuero interno y se plasmó sobre la tumba de muchos hombres y mujeres en estas piedras silenciosas que llamamos estelas.

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ESTELAS
Comenta este artículo
14 febrero 2014 5 14 /02 /febrero /2014 11:26

LA ESTELA EMPAREDADA DE LIZOÁIN – NAVARRA

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (14-02-2014)

 P2261647-1---copia--800x600-.jpg

INTRODUCCIÓN: 

La antigua iglesia de San Miguel de Lizoáin ha devenido con el paso del tiempo de ser un edificio religioso dedicado al culto cristiano católico a ser una futura sede cultural donde se desarrollarán algunas de las actividades culturales del valle de Lizoáin-Arriasgoiti, cuyo Ayuntamiento adquirió no hace años el solar al Arzobispado de Pamplona. 

Desde entonces, se viene restaurando gracias a las aportaciones y ayudas de distintos entes y programas, pero es sobre todo al empeño del propio Ayuntamiento, de la Asociación Ripakoa y de la colaboración voluntaria de vecinos y vecinas por lo que este proyecto sigue adelante. 

¿Qué me llevó a acercarme una vez más por Lizóain?  

Pues fue la misma alcaldesa, Amaia Ekisoain, quien en las últimas Ferias de Urroz-Villa me enseñó una foto de una piedra que habían encontrado al descubrir una ventana que siglos pasados se había cegado y al ver la inscripción que contenía me metió el gusanillo en el cuerpo por saber qué se decía en ella. El sábado día 30 de Noviembre, como hacía un sol radiante, quedé para ver el descubrimiento.

ESTELA--LIZOAIN-2013-1--800x600-.jpgResulta que la ventana gótica de la cabecera del edificio estaba cegada y, como es un punto de luz natural importante para el edificio, se planteó volverla a abrir. Entre las piedras que se quitaron apareció una estela funeraria rota en dos pedazos. Uno el disco, aunque no está completo, y otro el pie.  

La sorpresa fue que una de las caras del disco presenta una inscripción a lo largo de cuatro renglones, lo que no es muy frecuente en las piezas de este género que se han encontrado y catalogado hasta el momento. 

El hueco que nos ocupa, posiblemente, digo posiblemente porque se ha perdido la documentación anterior al año 1875[1], se cerraría con las obras realizadas en torno al siglo XVI cuando en muchas iglesias se construyó la sacristía, se cerraron vanos, se colocó el coro al fondo de la misma, se reformó la bóveda en parte o en su totalidad, se colocaron retablos,…

 

DESCRIPCIÓN:

 

ESTELA-DE-LIZOAIN--800x600-.jpg

La estela descubierta en la antigua iglesia de San Miguel de Lizoáin se hizo, sería lo más correcto pensar, para señalar el lugar de enterramiento de una persona en el antiguo camposanto medieval aledaño a la misma, siguiendo la costumbre de la época bajomedieval. 

Está realizada en piedra de arenisca por un cantero popular que domina la técnica de labra de este tipo de mobiliario funerario con relativa pericia, pues si bien el grueso de la estela está bien trabajada, tanto en el disco como en el pie, la calidad de los grabados de sus caras dista bastante de la perfección, sobre todo en la cara en que aparece la escritura, como se contempla a simple vista. 

La altura total es de 66,5cm., de los que 37cm. corresponden al disco.  

El disco en su origen tuvo 40cm. de diámetro, aunque en la actualidad el diámetro horizontal ha perdido unos 6,5cm. Aparentemente el diámetro vertical parece menor pero si sumamos los 3cm. de la orla que seguiría por la zona del pie tenemos los 40cm. Ha perdido una sección circular lateral y presenta una anchura máxima de 33,5cm., siendo su grosor de 16,5cm. en la parte superior y 12cm. en su encuentro con el pie.  

El pie tiene 29,5cm. de altura por 20cm. de ancho y unos 12cm. de grosor.

Sendas caras del disco presentan decoración en relieve a causa del trabajo inciso realizado. 

En una de las caras, llamémosla A, aparecen cuatro renglones de texto realizado en la gran parte del semicírculo superior. Debajo del mismo se labra una cruz latina cuya anchura fluctúa alrededor de los 3cm. Una orla de unos 3cm. de anchura perfila la parte inferior de la cara. Hay que señalar, pues puede ser importante, que en la zona correspondiente al texto no se ha realizado la orla.  Tanto la zona del escrito como la cruz y la orla  mantienen el plano original de la cara.  

La cara posterior, la B, presenta mayor regularidad y está ocupada por una cruz griega cuyos extremo superior y laterales se abren en flor de tres pétalos semejando el esquema de la flor de lis, mientras que el extremo inferior es recto y se hace uno con el pie.

Esta cara toda ella está enmarcada por una orla salvo en la parte correspondiente al pie de la cruz citada. En los dos cuarteles superiores aparecen sendos anagramas de Jesús. Como en la cara A tanto los dos cuarteles superiores como la cruz griega,  la orla y el pie están en el mismo plano original. 

El canto del disco de la estela presenta sendas acanaladuras en todo su perímetro. 


TEXTO

PC012285-1---copia--800x600-.jpg

En una estela de estas características lo que llama la atención en primer lugar es su abundante texto, lo que no es muy frecuente ver en las estelas discoidales, lo cual confiere a esta estela particular categoría e interés.  

A su vez el texto inmediatamente nos reta a descifrarlo y descubrir el mensaje, que a modo de epitafio, aquí se grabó.  

Según me comenta mi amigo y asesor en este terreno, Koldo Colomo, tan sólo en la estela navarra de Iranzu aparece tanto texto. 

Contemplando la estela de Iranzu se aprecia a simple vista el distinto nivel de la pieza comparada con la de Lizoáin. Sin duda el poder económico, así como la categoría del difunto hacen que la estela de Iranzu esté, artísticamente hablando, por encima de la de Lizoáin, si desde este punto las contemplamos. La inscripción en este caso se hace sobre la orla de la estela con el tipo de letra gótica textual, siendo su nivel de ejecución una muestra de que el maestro cantero tallador era de un nivel profesional muy superior a quien escribe en Lizoáin. El personaje a quien hace referencia es el Prior Pedro a quien se le desea en forma de oración el eterno descanso.[2] 

En segundo lugar hay que decir que el tipo de letra nos remonta a la escritura gótica, aunque esté muy lejos de la gótica textual. Los rasgos rectos o rígidos de las letras, la economía que se hace del espacio con el fin de que se pueda escribir mucho en el mismo, el uso de contracciones de las letras así como el uso de abreviaturas nos lo pueden confirmar. [3] 

En este punto hay que hacer notar un diseño muy particular de lo que parece ser aquí la grafía del sonido Z que se hace a través de una pequeña espiral que se bifurca en su extremo inferior y que se encuentra en la cuarta línea. Diseño que se ha encontrado grabado con frecuencia como marca de cantería en edificios de finales del siglo XII y comienzos del XIII.[4] 

En tercer lugar hay que considerar la hendidura profunda del texto sobre la superficie lisa de la cara A, que otorga un aparente primitivismo a la pieza. 

Estos tres aspectos anteriores pueden servir de ayuda cuando se aborde el apartado referido a la datación de la estela, pero el paso siguiente que ahora hay que dar es tratar de identificar el texto y ver hasta dónde logramos descubrir su mensaje. 

Antes hay que decir sobre la persona que realiza este trabajo que parece lo acomete sobre una superficie lisa donde al menos en la parte del escrito no ha efectuado orla alguna en clara diferencia con la mitad inferior de la cara, donde está la cruz latina, que sí la tiene. Sobre la cara plana replantea su trabajo a través de cuatro renglones, aunque el cuarto pudiera ser un añadido obligado por la falta de precisión entre texto y espacio reservado ya que a todas luces el tamaño de las letras es mucho más pequeño. Lo mismo sucede con la primera línea. No ha replanteado adecuadamente y ha de ir disminuyendo el tamaño de las últimas letras y adaptarlo al entorno del disco.

 

IDENTIFICACIÓN DEL TEXTO DE LA CARA A

 

PC162761-1---copia--800x600-.jpg

Este es el último calco realizado sobre la propia estela en presencia de varias personas interesadas en el estudio de la misma. 

Para identificar cada una de las partes de la inscripción me serviré de las fotografías de las mismas.  

La primera parte está bastante desgastada y hay que fijarse mucho para descubrir algo que pudiera ser único en las estelas discoidales hasta el momento, que parece seguir la costumbre de algunos documentos que comienzan con la invocación a Dios, a la Trinidad, con el Crismón, etc.

En este caso se graba: SS N H, que interpreto como S(antí)S(imo) N(ombre) JESÚS.

El anagrama de Jesús está formado por la H y la J en medio. Sobre la J, un poco a su izquierda, se llega a apreciar los restos de una pequeña +. 

A la invocación inicial le sigue la palabra IO, YO 

Sigue a continuación la abreviatura formada por las letras MIG, que haría relación al posible nombre del destinatario de la estela: MIGUEL 

Después se lee muy bien la palabra LICIO.

La primera  impresión fue relacionar Licio con Lizoáin y consulté sobre el posible origen romano de este lugar a partir del nombre Licio. Julio Caro Baroja no comenta esta localidad. La más cercana y parecida es la de Linzoáin.[5] ¿No resulta ciertamente sospechoso el parecido de este nombre con el del lugar donde vivió Miguel?

El hecho es que Licio es un nombre que pudiera tener su origen en relación con la región del Asia Menor denominada Licia, que se haya en la costa mediterránea, pero también puede derivar de la palabra griega Lyke, Luz. Esta variante masculina, Licio, aparece en la mitología griega como uno de los sobrenombres de Apolo.[6]  

Al final del primer renglón, también bastante erosionado he logrado identificar las siguientes letras: La L, que se ve claramente. Vendría a continuación una I de cuya parte inferior se sirve  el tallista para hacer el primer trazo de la “n” minúscula y el segundo trazo de la misma le sirva para realizar el primer trazo de una “u”. Aprovechando la curvatura inferior de la u realiza una “s”, cuyo extremo superior lo inicia en la segunda parte de la u, lo que daría como resultado el nombre de LInus. LINUS.

Otra lectura, fue la primera que hice, se orientó a considerar aquí el vocablo LHUR, cuyo sonido recuerda al euskera, como Tierra, pero los filólogos no vieron esta posibilidad debido a la H.

Creo que la interpretación LINUS es más correcta pues se relaciona, como comentaré más adelante, con los dos nombres anteriores de la inscripción: Miguel y Licio. 

El segundo renglón comienza con un término que a primera vista y más al pronunciarlo, sigue sonando a vasco. Aquí se lee claramente MAITI y aunque los filólogos no ven la conexión con el euskera por su terminación en “ti” la fonética parece llevarnos al idioma que se hablaba como natural entre los habitantes de la zona. ¿Pudiera ser una variante zonal de “maitia”? 

La segunda palabra de este renglón es MARC. La C última pudiera ser la grafía incompleta de una E.

Estos “fallos” de escritura son frecuentes en grabados realizados por personas que posiblemente no dominaban ni la lectura ni la escritura porque no eran personas instruidas, sino artesanos que cuando escriben en la piedra se limitan a copiar lo que se les ha dado. Alguna otra “equivocación” veremos en esta misma estela.

Posiblemente se quiso hacer referencia a la palabra MARE.

Sería, por tanto, el nominativo, vocativo, acusativo o ablativo del singular de Mare-is, que hace relación a la anterior “Maiti”. 

El inicio de la tercera línea se ha perdido. Calculando la trayectoria del perímetro del disco de la estela posiblemente falte una o dos letras anteriores a la “u” y a la “n”.

El término acaba en “un” y quizás por el contexto del resto de la frase se pudiera adivinar, pero por ahora hay que ajustarse a lo que se ve. ¿?UN 

Aquí tenemos una abreviatura latina. Es el epitafio recogido en la frase latina “Requiescat in pace”, cuyo significado es "Descanse en paz".

Aquí se resume con las letras CRP, en este orden, para poder unir los rasgos verticales comunes a las letras R y P.  “RequiesCat in Pace”. 

Después podemos ver una letra sola. Es la L.

En números romanos la L indica el 50, lo que nos da información sobre los años que tenía la persona cuando falleció. Descansó en paz a la edad de los 50 años. 

A continuación otra palabra en latín se escribe en estos términos: RUNIUS.

Claramente se aprecia otra “equivocación”  en la primera letra. Según el tipo de letra ha grabado una R, cuando posiblemente quiso realizar una I que sería el trazo vertical, pero añadió, por lo que se aprecia, el horizontal a la derecha como en las otras R del texto. Su intención parece era escribir “IUNIUS” = JUNIO, indicando así el mes del óbito. 

Termina esta frase con una C.

Como se puede apreciar esta línea nos está informando del momento del año en que tuvo lugar el fallecimiento a la edad de 50 años. Ahora precisa el día del mes, que no es otro que el 1 de Junio que corresponde a las Calendas, que es lo que parece indicar esta letra. 

La cuarta línea también parece estar incompleta, lo que dificulta aún más su lectura e interpretación.  Lo que ahora se lee puede ser o “NAIZ  ARI” o “NAIZARI”. En el primer caso el sonido recuerda al euskera, aunque tampoco se atreven a valorarlo como tal los entendidos. En su lectura, “naizari”, lo he encontrado como nombre o apellido de personas. He contactado con personas de Venezuela que lo llevan y con personas árabes. No he obtenido respuesta ante mi petición de su posible significado. De todas formas al estar esta palabra incompleta pudiera ser que no sea ni lo uno ni lo otro.

Esta primera parte se separa de la que veremos a continuación por los dos puntos finales. 

Termina el escrito con el término RA, que posiblemente sea una abreviatura, pero que se escapa a mi interpretación en este momento, ano ser que se refiera a Ra como dios egipcio, lo que complicaría más el escrito. 

Así pues, lo que aquí leo es lo siguiente: 

SS N JESUS  IO  MIG  LICIO  LINUS

MAITI MARE

¿?UN  CRP  L  IUNIUS  C

¿?NAIZARI : RA 

Es decir, en lo que intuyo, puede interpretarse como:  

EN EL NOMBRE DE JESÚS YO MIGUEL LICIO LINUS

AMOR POR EL MAR (MARINERO)

¿?UN (Desconocido) DESCANSÉ EN PAZ A LOS 50 AÑOS EL 1 DE JUNIO

¿?NAIZARI : RA (Desconocido)

 

Después de la invocación a Jesús parece que el mismo difunto nos habla y nos menciona sus nombres, en el primer renglón. Nos declara su amor por el mar, si no es su profesión, en el segundo. Nos dice algunos datos del momento en que descansó en paz, día, mes y edad, aunque no nos comunica el año, en el tercero. El significado del cuarto se me escapa en este momento. 


IDENTIFICACIÓN DEL TEXTO DE LA CARA B 

 

PC012310-1---copia--800x600-.jpg

PC012311-1---copia--800x600-.jpgEn la cara B de la estela, también en los cuarteles superiores, se aprecian dos monogramas del nombre de Jesús. [7]

El de la izquierda está más estropeado, pero gracias a la incisión profunda del grabado se puede leer. Está formado por las letras IHS. La primera en el centro de la H y la S sobre las otras dos. La I parece que tiene forma de cruz latina.

El de la derecha se ha conservado muy bien y se puede leer con toda claridad: chs, manteniendo el trazo superior de la h la forma de cruz latina igualmente.

 

DATACIÓN 

PC012280-1---copia--800x600-.jpgSabemos que la persona a quien representa esta estela murió el 1 de Junio pero como no se añade el año habrá que acudir a otros indicios que más o menos puedan dar algo de luz en este punto.

El primer dato que hay que tener en cuenta es que esta estela, como se ha dicho, aparece entre el material que se empleó para cegar el ventanal gótico del ábside plano de la iglesia de San Miguel y desde entonces no ha sufrido desgaste alguno, por lo que tal como la vemos ahora así estaría cuando se colocó como material de cierre. El desgaste que muestra en la parte superior del disco indica que ha pasado un tiempo considerable desde su ejecución. Se podría calcular entre 50 a 100 años, si no más. 

Si se lograra saber cuándo se cegó el ventanal tendríamos un punto de referencia fidedigno para situar esta estela antes de esta fecha. Este dato del cierre de la ventana no se ha podido lograr investigando el Libro de Cuentas en el Archivo Diocesano, pues el que allí se encuentra da noticias, como ya se ha informado, a partir del año de 1875. 

Sabemos que la portada de la iglesia corresponde al siglo XIV y que la estructura del edificio está en la línea de otras iglesias hermanas de la zona: Larrángoz, Redín, Iriso,… [8] 

Sabemos que en el siglo XVI, a raíz del concilio de Trento, se hicieron reformas y ampliaciones en la mayoría de las iglesias: Coro, sacristía, torres, bóvedas,… y ésta de San Miguel no fue una excepción, como lo demuestra el coro en piedra.  

Sabemos, se conserva en parte, se pintó al menos la pared recta del ábside. Conocer a qué época corresponde esta pintura también nos ayudaría en la catalogación aproximada de la estela. ¿Se pintó antes de cegar la ventana? ¿Se hizo después? ¿La zona tapiada del interior de la ventana se pintó con el mismo grafismo? 

Si la iglesia se construyó entre los finales del siglo XIII y comienzos del XIV hay que pensar que durante un largo período de tiempo no se viera la necesidad de cegar la ventana. En este período es lógico suponer que la iglesia estuviera pintada. 

Posiblemente la ventana se cerró con ocasión de la colocación del retablo mayor, del que sólo nos quedan como muestras algunas de las esculturas que lo formaban.

Podemos calcular que entre la segunda mitad del siglo XVI o a lo largo del XVII fue cuando se colocó dicho retablo, por lo que habría que pensar que la estela correspondería a finales del XIV o con más posibilidad al siglo XV, si tenemos en cuenta su desgaste superior y otros detalles labrados en la misma, como los anagramas de la cara B. 

Por el tipo de letra estamos en época gótica. ¿Finales del XIII, siglo XIV? 

Por la presencia de los monogramas de Jesús se refuerza esta idea de que estamos en época gótica. 

PC012284-1---copia-1---copia--800x600-.jpgPor la presencia de la cruz latina, según me informa Koldo Colomo parece corresponder al siglo XV, al menos. Me dice lo siguiente: 

“Simeón, me ha llegado la estela de Lizoáin por otra vía. Esta vez me han enviado la cara epigrafiada completa y me he llevado una sorpresa al ver una cruz latina debajo. Este tipo de cruces son posteriores en el tiempo por lo que cabria pensar que o bien se hizo a posteriori reaprovechando la estela o bien la estela es menos antigua de lo que pensábamos en un principio, XV-XVI...” 

Otro interrogante se nos abre. ¿Es una estela reutilizada? ¿Lo original de la misma sería la escritura? 

Desde esta perspectiva se pudiera pensar que la estela en un principio se trabajó con sus dos caras planas. En una de ellas se realiza el escrito inciso con letras góticas “populares”, pues como se ve, dista mucho de ser un gótico textual como el que se emplea en los documentos y escritos “cultos” de la época. El autor de la inscripción no es un escribano y por ello tampoco calcula o replantea el escrito con esmero para que todo quede centrado, tampoco mantiene la regularidad en el tamaño de las letras y comete también “faltas de ortografía”.  

El dato que apoyaría la tesis de ser una estela reutilizada parece estar en la cara A. 

Se hace raro ver la parte superior sin orla, mientras que la inferior sí la lleva. Lo más lógico hubiera sido trazar primero la orla en todo el círculo como se aprecia en la cara B, y luego realizar la inscripción, que resaltaría dentro del mismo. Pero no se hizo así. 

Parece como si en un principio se grabaron sólo las tres primeras líneas, sin más adornos.  Después, cuando se necesitó, pudiera haberse modificado tal como la vemos ahora, rebajando las caras, haciendo la orla y dejando al nivel primitivo la cruz latina de la cara A y la cruz y monogramas de la cara B. También pudiera haberse añadido en ese momento la cuarta línea de la cara A, adaptando la letra al poco espacio que se tenía. 

Hipótesis que quizás se pudiera demostrar con métodos científicos de análisis. Mientras tanto situemos la estela, siempre con prudencia, dentro del siglo XV.  


INTERPRETACIÓN  

Desde que contemplé por primera vez el texto de esta estela me di cuenta de que los sonidos romances, latinos y vascos están presentes. Si además la última línea tuviera relación con el árabe estamos ante un caso, si no singular, al menos llamativo, que me hace pensar, ya sea en la expresión de una forma de lenguaje popular que mezcla palabras de distinta procedencia que de alguna manera se funden en la comunicación, ya sea en un texto intencionado realizado por persona relativamente culta que se lo entrega al cantero para que lo grabe en la estela. 

También me llama la atención que se cite al difunto con tres nombres seguidos en la primera línea, lo que me lleva de nuevo a pensar en los personajes importantes de la época romana. Es evidente que esta estela no parece ser de tal época, pero esta composición de nombres bien pudiera ser un recurso de persona instruida para indicar que el personaje al que hace relación, aparentemente, fue una persona de cierta categoría en el lugar.  

El nombre de MIGUEL LICIO LINUS daría cierto empaque a quien así se le denomina ya que sigue el estilo romano.

Praenomen: Miguel.

Nomen: Licio

Cognomen: Linus 

Digo aparentemente porque bien pudiera ser esta primera frase de la inscripción un recurso para revivir de esta forma culturas y creencias antiguas que si bien oficialmente habían desaparecido, sin embargo pervivían en el fuero interno de los habitantes de la comarca. Creo que no sería el único caso en la comarca de Izaga. 

La pervivencia de creencias “paganas” de época romana es evidente y por algo la misma Iglesia Católica no tiene reparo en “cristianizarlas” y colocarlas talladas en las fachadas de sus templos. Tal es el caso del culto al dios Jano Trifronte, que se pretende cristianizar en forma de la Santísima Trinidad, como vemos en Artáiz, Iriso y Garitoain. Su aparición en el mes de Ianuarius (Enero) del calendario medieval de Ardanaz de Izagaondoa correspondiente al siglo XIV muestra claramente que a pesar del intento de cristianización por parte de la Iglesia, no se consiguió y en el sentir de las gentes se seguía reconociendo al dios romano Jano como señor de los tiempos. 

En la primera línea me encuentro además con otro nombre al comienzo de la frase, por lo que en realidad son cuatro. Sí, cuatro, pues también está presente el de Jesús, aunque en este caso se pudiera interpretar como una invocación de fe del difunto. Así pues los cuatro nombre que aparecen en la primera línea son: Jesús, Miguel, Licio y Linus.  

¿Por qué estos cuatro nombres en esta estela? 

¿Cuál es el punto de referencia en el que confluyen estos cuatro nombres? 

¿Es simplemente esta estela el testimonio que indica la presencia de un enterramiento de una persona cristiana o es una prueba de creencias anteriores que perviven bajo la apariencia cristiana?

¿Qué se puede esconder detrás?

¿Sirvió realmente para señalar el enterramiento de un habitante de Lizoáin o bajo esta apariencia fue un “altar” o “monumento” camuflado, para venerar a un dios pagano?

¿Por qué se emplea esta estela, después de romperla al menos en tres pedazos, para cegar la ventana? 

Me pregunto todo esto después del trabajo que he realizado para identificar los nombres de Licio y de Linus. Los dos me llevaron a otro personaje y éste me dio la clave para ver algo más detrás de lo que aparentemente la estela nos comunica, que quizás daría una explicación más convincente de por qué se usa esta estela para tapiar la ventana y no ninguna otra más. 

Todo ello se comentará en el momento de presentar esta estela. Hasta que ese momento llegue adelanto mi agradecimiento a Amaia Ekisoain, a Txaro Begué y Félix Lizarraga de la Asociación Ripakoa de Lizoáin, a Koldo Colomo y Gorka Lekaroz, que amablemente me han atendido y colaborado con sus aportaciones para que este trabajo saliera adelante.

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] El único Libro de Fábrica de la iglesia de Lizóain que se conserva comienza en el año de 1875 y está catalogado en el Archivo Diocesano de Pamplona como la Caja 730-5

[2] Jesús Úcar Muruzábal y María Teresa Arana Aicua; La estela y la escritura en Navarra;

dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/144835.pdf‎  “+ hiC. IACET :DONP PETR DEO??NDA : POR : DE : IRACIO : CUI : ALA : REQUIESCAT : IN PACE AMEN” “Aquí yace el Señor Pedro (Deo??nda)  Prior de Iranzu cuya alma descansa en paz Amén”

[3]  Juan José Marcos; Escritura Gótica; guindo.pntic.mec.es/~jmag0042/escritura_gotica

[4]  Simeón Hidalgo Valencia; Canteros románicos por los caminos de Navarra Tomo I: pág. 109. Tomo II: pág. 591. Marca de cantería recogida en San Martín de Guerguitiáin – Izagaondoa - Navarra.

[5] http://es.wikipedia.org/wiki/Lizo%C3%A1in-Arriasgoiti

[6] http://es.wikipedia.org/wiki/Apolo

[8] Catálogo Monumental de Navarra, IV**, págs. 69-70; Gobierno de Navara. Institución Príncipe de Viana; 1992.

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ESTELAS
Comenta este artículo
6 diciembre 2013 5 06 /12 /diciembre /2013 13:24

UNA ESTELA FUNERARIA DE GARÍTOAIN – NAVARRA

Por Simeón Hidalgo Valencia (06-12-2013)

 ESTELA-DE-GARITOAIN-2.jpg

Quedé con Juan Ramón en Monreal en una tarde soleada de los inicios del otoño para ver algunas piezas talladas en piedra que uno de los vecinos de la villa de Monreal tiene en su finca.

Amablemente nos las enseña mientras nos habla de la afición de su abuelo, D. Joaquín Lecumberri a “comprar piedras talladas”, aunque su profesión fuera la de molinero de Monreal.

Esta afición le llevó a adquirir hace décadas, al entonces párroco, algunos restos de la antigua iglesia de Garítoain, lugar del que hoy sólo queda el nombre, pero que era paso obligado para los peregrinos hacia Santiago.

Su pequeña iglesia medieval del siglo XIII desapareció y sus piedras sirvieron, en el siglo XX, para levantar una de las casas de Monreal, aunque algún lote, la portada antigua en la que en uno de sus capiteles figura el Trifaz al estilo de los de Artáiz e Iriso, ascendió hasta la cumbre de la Higa y allí se colocó en la restauración de la ermita de Santa Bárbara. Desde entonces los ojos del vigía están atentos a los acontecimientos del valle.

Aledaño a la iglesia en su origen de Santa Fe o de Santiago en el siglo XV y desde el siglo XVIII como de San Babil, el camposanto velaba el eterno descanso de sus habitantes y como era costumbre antigua muchos de sus túmulos se señalaban con estelas de piedra.

Hoy, después de un par de meses, doy salida a una de estas piezas, que con el lote adquirió el señor Joaquín.  

La estela funeraria que a continuación presento procede, por tanto, del desaparecido Garítoain. Aunque hay referencias del lugar ya en 1086 según la Gran Enciclopedia Navarra, Tomo V, pag. 301, quedó despoblado entre los siglos XIII y XIV, aunque fue de nuevo habitado en parte de los siglos XIX y XX. 

Está realizada en piedra de arenisca y es relativamente pequeña. Mide en altura 60cm., dividida la misma en:  

1º: El pie de 34cm. de alto. En su parte más ancha mide 16,5cm., siendo su grosor a esta altura de 15cm. De forma puntiaguda, va disminuyendo hasta los 7,5 cm. por 8,5 cm., facilitando así su introducción en la tierra.  

2º: El disco, tallado por sus dos caras, asoma 26cm. No es perfectamente circular sino un poco ovalado, pues su diámetro horizontal mide 29cm. y el vertical tiene una altura de 26cm. El grosor del disco va desde los 14cm. en su parte superior hasta los 15cm. en su encuentro con el pie. 

PA161548-2---copia--800x600-.jpg

PC052317-1---copia--800x600-.jpgEn una de sus caras se talla una cruz florenzada. Sus cuatro brazos se abren en tres pétalos a manera de sendas flores de lis o pata de la oca, o runa de la vida, lo que nos habla simbólicamente de la condición cristiana y de la esperanza que la persona sobre la que se pone este símbolo tiene en la resurrección. Como detalle curioso hay que señalar que en el centro de la cruz se abre un pequeño rombo. Todo ello está enmarcado por una orla, aunque en su parte superior se haya perdido a causa del deterioro de la pieza. Tanto la cruz como la orla resaltan sobre el fondo de esta cara. 

Se aprecia la mano de un cantero que realizó su trabajado a mano alzada sin dibujo o plantilla previos, que le permitiese trazar y ejecutar el símbolo con proporción y equilibrio. 

PA161551-1---copia--800x600-.jpgEn la otra cara el artesano realiza con el mismo método del vaciado y el mismo nivel uno de los símbolos más fuertes y frecuentes en este tipo de trabajos a lo largo de la Historia. Es la estrella de seis puntas formada por dos triángulos equiláteros interconectados. 

PC052315-1---copia--800x600-.jpgA esta estrella se la denomina Estrella de David o Sello de Salomón. Su simbolismo nos habla del encuentro entre lo celeste y lo terrestre, lo divino y lo humano, lo masculino y lo femenino, el encuentro de los cuatro elementos,…

De hecho la Estrella de David o Sello de Salomón es el símbolo de la Alianza entre Yahvé y su pueblo elegido, Israel.  

En el centro de la estrella aparecen dos especies de lunas. La superior en menguante. La inferior en creciente. Lo interesante es que estas dos lunas intensifican el valor del símbolo de la misma estrella y forman lo que podríamos definir como el ojo o mirada que guía y conduce al difunto. Viene a ser como la antorcha que alumbra el camino hacia el más allá a través de las tinieblas de la muerte. Todo ello dentro del círculo de la orla, que en esta cara se ha conservado mejor. 

No tiene ninguna referencia escrita, ni ningún detalle que pudiera hacer referencia a la persona que acompañó en su descanso. Sencillamente el anonimato, como era habitual en época medieval. 

Me llama la atención el sincretismo de creencias que esta estela nos comunica y que manifiesta por la cara de la cruz que la persona es cristiana, aunque la cara de la estrella nos acerca a verdades y creencias antiguas. Sincretismo muy frecuente en la época medieval a la que pertenece con bastante seguridad esta estela. Sincretismo y pervivencias de creencias “paganas” que conviven con el cristianismo y que, como se ve con mucha frecuencia en esta comarca, los clérigos no tienen reparo en “cristianizar” y colocarlos en portadas y fachadas de las iglesias para adoctrinar de esta manera a sus feligreses de acuerdo con su credo. Así lo vemos en iglesias como San Martín de Guerguitiáin o en San Martín de Artáiz, en San Pedro de Iriso o en la misma portada de la iglesia de Garítoain, por ejemplo.

Simbolismo fuerte la de esta estela que por una cara nos habla de vida en la figura de la cruz y por otro la estrella con el ojo divino se hace talismán protector cuando se armonizan y alían los contrarios. Aún hoy día este símbolo mantiene su fuerza protectora y como amuleto muchas personas lo portan.

Situar esta pieza en un momento concreto en el tiempo resulta difícil, pero si tenemos en cuenta que esta pieza, por su tamaño, tipo de labra, nivel de ejecución del trabajo, temas que se graban y sobre todo que la necrópolis originaria corresponde al menos al siglo XI, cuando ya se documenta la iglesia de Garítoain y que estuvo en activo hasta el siglo XIV en que la despoblación era ya un hecho, hay que pensar, como me apunta mi amigo Koldo Colomo, más entendido que yo en cuestión de estelas, en repuesta a una consulta mía, que pudiera corresponder a un momento entre los siglos XI-XIII.  

“Pues tú mismo has hecho una buena datación, entre el XI y el XIII. No se puede afinar más. En una cara tiene una cruz llaveriza y en la otra no distingo a través del móvil. Si consideramos por la talla que las estelas más antiguas eran mas toscas se podría reducir algo la horquilla de tiempo, pero es un criterio subjetivo. Las estelas comienzan en el XI y algunos expertos dicen que entran en decadencia ya en el XIII aunque perduren hasta el XV y posteriormente hasta el XIX en las estelas de camino.” 

Aceptemos, pues, estos criterios y concedamos para esta estela, mientras no haya datos seguros y objetivos que lo nieguen, el carácter medieval para ella, como testigo de una época y como una pieza más recogida del rompecabezas de Garítoain, que nos ayude a mantener vivo su recuerdo.

 

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ESTELAS
Comenta este artículo
18 febrero 2013 1 18 /02 /febrero /2013 20:27

UNA ESTELA FUNERARIA EN LIZARRAGA DE IZAGAONDOA

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (18-02-2013)

 

Estela-Lizarraga-1-3--800x600-.jpg

Las nuevas tecnologías me ponen al corriente de “esas piezas de piedra”, que escondidas en desvanes y sótanos aparecen cuando uno menos se lo espera. Así es, a través del famoso WhatsApp, como se me informa, a mediados de Enero, de la aparición en los bajos de la casa parroquial de Lizarraga, semienterrada entre porquería, de la aparición de una estela funeraria.

Damián me da la noticia, pero como el tiempo estaba como estaba en esos momentos y además hay que dar prioridad a los imprevistos de la vida, no puedo acercarme hasta el sábado pasado, 16 de Febrero.

Como ¡por fin! ha salido el sol lo quiero aprovechar y contacto con Damián para ir a fotografiar y catalogar esta pieza del Patrimonio de Izagaondoa.

Cuando llego me está esperando junto a su hermano Pablo y ya tienen la estela preparada en el atrio de la iglesia.

 

-La he sacado fuera, al sol, porque en la casa parroquial hay muy mala luz.      

-Así que no estaba bajo tierra.

-No, semitapada por la porquería. 

Estela-Lizarraga-3-1--800x600-.jpg

La observo con detenimiento por ambas caras, que están talladas, y algo infrecuente me llama la atención en algunas zonas.

 

-Parece que tenía pintura, me comenta y señala Damián.

 

Esa es la impresión que da, a no ser que con el tiempo, al moverla y arrastrarla haya adquirido, por el roce, esos tonos de color que se ve en algunas zonas de altorrelieve. Lo hago notar desde el primer momento porque no es lo habitual en este tipo de piezas funerarias. Un pequeño raspado y análisis nos sacaría de dudas y ayudaría a situarla en el tiempo.  

 

Estela-Lizarraga-2-1--800x600-.jpgEn equipo procedemos a tomar datos de la pieza. Yo hago las fotografías y apunto las medidas. Damián pone en práctica sus conocimientos técnicos, toma y me dicta las medidas y junto con Pablo mueve la pieza cuando es necesario.

Las medidas son las siguientes: Diámetro del disco, en su cara completa 27cm. y su grosor 16cm.; La altura del pie son 43cm. con una anchura frontal de 15cm. yendo su grosor desde los 16cm. en la zona del disco hasta los 18cm. en su parte más baja. La altura total de la estela es de 70cm.  

   

Estela-Lizarraga-4-1--800x600-.jpgAnalizamos los dibujos de sus caras y vemos que en una de ellas, la que está más deteriorada, se aprecia una estrella de ocho puntas, aunque la persona que ejecutó esta pieza no consiguió un trazo perfecto.

Da la impresión también de que ha labrado dos líneas verticales más o menos paralelas y las ha cruzado perpendicularmente con dos líneas horizontales y en los pequeños cuadrados que se forman ha tallado las diagonales, pero si observamos con atención  veremos que se trata de una estrella de ocho puntas, de estar toda la figura completa.

Ya hablaremos de su simbolismo. 

 

La otra cara representa un motivo vegetal muy repetido, como el anterior, en las estelas funerarias.

Se trata de una flor hexapétala. Su trazado es sencillo. Cada uno de los pétalos ronda los 11cm. de Estela-Lizarraga-4-2--800x600-.jpglargo por 4cm. en su parte más ancha. 

 

Una estrella y una flor plasmadas en una estela funeraria.

¿Por qué estos motivos para señalar por los tiempos la tumba de la persona que yacía bajo ella?

¿Qué quieren comunicarnos? 

 

Que hace relación a la muerte está fuera de toda duda, pues era la forma habitual de indicar el lugar de reposo de un ser querido.

 

¿Qué se puede saber a partir de estos grabados? Aparentemente parecen simples dibujos de adorno, pero ¿Por qué estos y no otros? Tratemos de leer lo que en otras épocas comprendían perfectamente.

¿Qué leo y veo yo al ver esta estela?

Pues veo la realidad de la muerte y el paso que ha realizado el difunto, desde una vida que tiene principio y final que dura los años del finado, hasta el nivel de la eternidad.

-¿Dónde lo ves? 

-Fíjate en la estrella de ocho puntas. Intenta dibujarla de un solo trazo. No te rindas. ¡Se puede hacer! Cuando lo consigas verás que el punto de partida es a la vez el punto de llegada y que podrías seguir así constantemente. Pasa igual que con el círculo. Empecemos donde empecemos a trazar la figura llegamos al mismo lugar cuando la acabamos. Así podríamos estar toda una eternidad.

Esta es una primera clave. La persona que aquí estaba enterrada creía en el más allá eterno y quien encargó esta estela eligió este símbolo para expresar la creencia de su ser querido y sus propias creencias.

 

-¿Por qué hace estas aspas en los cuadrados pequeños, sobre todo en el central?

-Buena pregunta. ¿Qué letra es?

images-6---800x600-.jpg-La X ¿no?

-Sí en nuestro alfabeto, pero si te das cuenta la palabra “alfabeto” no es castellana, aunque la empleemos con toda normalidad. Se forma por la unión de las dos primeras letras griegas. Alfa + Beta.

¿Qué letra griega corresponde a nuestra “equis”?

-La Chi = X

-Casualmente la letra que se labra en los pequeños cuadrados de la estrella de ocho puntas, sobre todo en el central.

-¿Qué comunica esta cara de la estela?

- Que el difunto cree en la eternidad de la vida futura y a la vez que es cristiano, pues la X es la Estrella6-04-1--800x600-.jpgprimera letra por la que comienza el nombre de Cristo en griego: Χριστός, Christós, que significa “Ungido”. 

 

-¿Cuál es el significado de la otra cara?

-La otra cara también tiene su significado y en ella hemos de ver, si sabemos leer los símbolos, algo más que una simple flor de seis pétalos. Si trazamos las diagonales se nos forma una estrella de seis.

-¿Qué dos letras griegas la forman?

-La Chi, que ya hemos visto X y la Iota que se representa con un palote vertical I.

-La I en el inicio de Jesús en griego. Ιησουα, Iēsoûá.

-Lo que este símbolo nos dice es que el difunto cree en Jesucristo.

 

Así, donde uno que no comprenda este símbolo ve sólo una flor, el hombre medieval, que lo comprendía, veía el nombre de Jesús, el Cristo e identificaba a su portador como miembro de la religión cristiana. No es más que una forma de Crismón. 

Así pues, esta estela funeraria nos indica que la persona difunta a la que señala tenía una fe y creía en Jesucristo, es decir era cristiana y como Él esperaba la vida eterna.

Esta estela es una pieza religiosa que todavía hoy en día la miramos con cierto respeto porque está relacionada con la muerte y nos hace recordar a los seres queridos que ya partieron y nos muestra la meta a la que todos llegaremos. 

 

-¿De qué época es esta estela?

 

-Eso es más difícil de decir. Puede que sea medieval, aunque habría que estudiarla con más detenimiento. Su largura hace pensar en una época posterior al XV, pero… Si tuviésemos datos de dónde se recogió por primera vez…  

 

Lo que ahora toca es cuidarla y custodiarla para que no desaparezca de Lizarraga y quizás hacerle un pie adecuado para exponerla en lugar seguro para que esta pieza del Patrimonio de Izagaondoa no desaparezca. 

 

Este artículo se lo dedico a los hermanos Damián y Pablo Ibáñez Zabalza, gracias a ellos he podido escribirlo y reflexionar. Animo también a todos los mayores de Izagaondoa a que miren a su alrededor y valoren estas y otras piezas, que aunque sean piedras, son piedras con Historia y las piedras una vez más, como esta estela de Lizarraga, nos hablan. Miremos en nuestros desvanes, sótanos y antiguas cuadras. Quizás encontremos algo de lo que en otros tiempos fuimos.

 

¿Educaremos a nuestros niños y jóvenes en este camino?

 

 

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ESTELAS
Comenta este artículo
9 enero 2013 3 09 /01 /enero /2013 17:56

PEQUEÑAS PIEZAS DE UN PATRIMONIO DESCONOCIDO

 

* UNA ESTELA FUNERARIA EN ARTÁIZ *

 

Por Simeón Hidalgo Valencia (09-01-2013)

 

 ESTELA DE LUIS CESTELA-DE-LUIS-C--4---800x600-.jpg

 

Decía en mi artículo anterior del mismo título, que sería muy interesante montar una exposición con esas piezas de piedra que tenemos en nuestras casas, que de alguna forma son parte de la vida de nuestros antepasados y que se merecen las demos a conocer.

Puede ser una exposición digna de admirar en la Comarca de Izaga.

Para abrir boca, además de las piezas que mostré en el artículo anterior, traigo ahora otra pieza de categoría.

Como vemos, es una estela funeraria. La estela funeraria está en todas las culturas del mundo, desde sus ancestrales orígenes, en la órbita tradicional de perpetuar, a través de un pequeño monumento, la memoria de los seres queridos una vez la muerte se los ha llevado de este mundo.

Desde la prehistoria hasta nuestros días ésta ha sido y es una práctica común.

La pieza que hoy presento es una estela funeraria. En su momento señaló el túmulo del difunto y en sus silenciosas tallas se esconden los deseos de los vivos hacia su ser querido. No hay texto, pero hay mensaje. Quizás sea esto lo más interesante, por encima incluso del diseño de los motivos plasmados en sus caras. Si nos quedamos en ellos nos perdemos lo importante. Al ver los grabados creció mi interés por leer los mensajes.

Estamos ante un lenguaje de símbolos que, desgraciadamente, en muchas ocasiones su comprensión se nos escapa.

Intentaré leerlo hasta donde llego.

Cuando el señor de la casa me la mostró, lo primero que me llamó la atención fue uno de sus detalles centrales. Sentí en ese momento la misma sorpresa que hace años experimenté contemplando los sillares del monasterio cisterciense de Fitero. ¿Qué tienen en común algunos sillares de este monasterio y esta estela funeraria, tan alejados entre sí, tanto en el tiempo como en el espacio?

FITERO-3--800x600-.jpgPermítanme narrar antes una anécdota que el entonces párroco de Fitero me contó, que debe ser frecuente entre la gente joven que viene a visitarlo. Me decía el párroco que un día, en una de las muchas excursiones de escolares, los alumnos más avispados y observadores preguntaron si aquí estuvieron los nazis en el siglo XX. Acababan de estudiar la Segunda Guerra Mundial y parece eran sensibles al horror de muerte y destrucción ocasionado por este régimen totalitario. ¿Qué les motivaba a realizar esta pregunta? El conocimiento de este pasaje de la Historia y el conocer el símbolo nazi por excelencia: la esvástica o cruz gamada.  Allí estaba, y está, grabada en muchos de los sillares del monasterio.

El párroco, entonces, amplió el conocimiento de estos estudiantes y les explicó cómo estos símbolos o marcas las hicieron los canteros medievales de los siglos XII y XIII y cómo es un signo que se remonta a las civilizaciones antiguas en todas las partes del mundo.

Este es un ejemplo claro de cómo en Occidente, después de la Segunda Guerra Mundial, la esvástica o cruz gamada ha perdido su auténtico y original significado y quien intente recuperarlo se exponga a ser mal entendido.

¿Qué tienen en común?, se preguntaba más arriba. Pues que tanto en la estela funeraria de Artáiz como en el monasterio de Fitero la esvástica o cruz gamada está presente, como lo está también en el de La Oliva,  en la catedral de Tudela, en las iglesias de San Miguel de Estella y de San Pedro de Olite o en los castillos de Olite y de Tiebas, por citar algunos lugares donde la he recogido en Navarra. 

 

                     C-OLITE--800x600-.jpg                                Castillo de Olite                                  

    FIETRO-2--800x600-.jpg                                                                Monasterio de Fitero 

 

¿Por qué la esvástica en una estela funeraria?

Quizás por ser un símbolo que nos habla en el fondo de la vida, por asimilarse a un signo protector frente al mal, por ser la representación del sol fuente de vida, por ser una forma de cruz y simbolizar el deseo de que al difunto le vaya bien en su eternidad.

Pero al contemplar la esvástica de esta estela con el mismo ángulo y giro que la del nacional-socialismo alemán un escalofrío recorre mi cuerpo y se me  hace duro ver lo positivo que este símbolo  tiene aún hoy en día en otras culturas orientales. Para alguna de ellas llega a ser la representación de uno de sus dioses. 

 

                   ESTELA-DE-LUIS-C--3---800x600-.jpg                                                                    Estela de Artáiz 

 

Esta cara de la estela contiene una esvástica que gira hacia la izquierda lo que la mentalidad oriental vería como la representación de la muerte y la destrucción, obra del dios Siva, frente al dios creador Brama, si girara hacia la derecha. En definitiva se puede ver aquí la cara de la muerte.

ESTELA-DE-LUIS-C--2---800x600-.jpgLa otra cara de la estela nos muestra en su centro un monograma también muy antiguo. Es la estrella de seis puntas formada por la intersección de dos triángulos equiláteros y sus correspondientes diagonales que forman a su vez una estrella de seis rayos. Triángulos y rayos están enmarcados por el círculo.

Es fácil ver aquí la estrella de David, signo de la alianza entre el Dios de la Biblia y su Pueblo elegido. Símbolo de la unión de lo masculino y femenino creador de vida. Símbolo de la unión de lo celeste y lo terreno, enmarcado en la totalidad divina que representa el círculo.

No es nuevo este grabado. Para los que me hayan leído en el artículo dedicado a la portada de la iglesia de San Martín  de Izco les sonará y comprenderán la fuerza vital de esta marca.

Se puede consultar el artículo en:

http://simeonhidalgo.over-blog.com/article-la-portada-de-la-iglesia-de-san-martin-de-izco-99551585.html 

 

P6031047--800x600-.jpg                                               El mismo grabado en la iglesia de Izco 

 

¡Qué coincidencia!

¡Por una cara la muerte! ¡Por otra cara la vida!

¡Por una cara lo nazi! ¡Por otra cara lo judío!

¿Cuántos años tendrá esta estela?

¿A qué época corresponde?

¿Quién era la persona que bajo ella yacía?

¿Era cristiano o era judío?

Se suscitan muchas preguntas, porque si nos paramos a pensar, bien pudiera ser posterior al holocausto judío por parte del horror nazi y estar mostrando las dos caras de una época horrenda de la Historia de la Humanidad en el siglo XX, pero más bien parece anterior a esta fase de la Historia, por lo que esta estela, si fuera así, se convierte en una profecía.  

 

Pequeñas piezas de un patrimonio desconocido. Hoy una estela funeraria de Artáiz plagada de Historia en sus caras… y así más piezas recogidas y ocultas en nuestras casas que, analizadas, estudiadas y comentadas, nos pueden contar una historia, su historia de vida, su historia de muerte, su historia de amor, su historia de pasión… 

 

Mira por los recovecos de tu casa del pueblo y si tienes alguna piedra tallada: una estela, un escudo, un capitel, un molino antiguo…, que pueda formar parte de la próxima exposición mándame un recado. 

 

A lo mejor descubrimos historias dignas de contar.

 

 

 

 

 

 

Repost 0
Published by simeonhidalgo.over-blog.com - en ESTELAS
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de simeonhidalgo.over-blog.com
  • El blog de simeonhidalgo.over-blog.com
  • : Este blog quiere recoger mis inquietudes y trabajos sobre el Patrimonio del Valle de Izagaondoa y valles vecinos en torno a Izaga, en Navarra. Igualmente pretende dar a conocer el Patrimonio de nuestros pueblos.
  • Contacto

Recherche

Liens